Roba tocino y salchichas para comprar heroína

Parece que las buenas costumbres culinarias pueden meter en más de un lío a quien aprovechándose de ellas intentan conseguir un beneficio propio. Este es el caso de Mark Asworth quien el pasado 26 de febrero fue condenado a una multa de 200 libras por haber robado un paquete de tocina y otro de salchichas de una carnicería en la costa oeste del Reino Unido. El autor de los hechos, al parecer se sintió obligado a robar las mercancías para financiar su adicción a la heroína.

Según explicó ante el juez, el Sr. Answorth no disponía de receta alguna para conseguir metadona y por ello, en un momento de debilidad, decidió agenciarse de dos paquetes de tocino y una rastra de salchichas.

La noticia que, en teoría debería pasar desapercibida por la escasa relevancia de la ofensa, tiene en el fondo un valor altamente humano no sólo por reflejar tan gran necesidad, sino también por mostrar un fallido intento de economía del trueque ya que más o menos una dosis de heroína viene a costar lo mismo que el importe del robo. Ante tal coincidencia a uno no le queda más remedio que cuestionar el auténtico valor que tienen las cosas y los  escrúpulos que tienen algunas personas pues aceptar salchichas y tocino a cambio de heroína es cometer un miserable delito que deniega a la víctima de alimento mientras engorda las tripas de cualquier vulgar camello sin remordimientos.

Y como las historias de robos cometidos para financiar adicciones son archiconocidas bastará con decir que en este caso la nula perspicacia del ladrón debería servir también para entender el valor de una justicia que persiste en castigar al más débil sin entender la verdadera razón o sinrazón que motivaron los hechos.

Comentarios