La Situación Cambiante de la Reducción de Daños: Nuevos Desafíos y Oportunidades

La naloxona es un medicamento que salva vidas y que puede revertir las sobredosis de opioides

La naloxona es un medicamento que salva vidas y que puede revertir las sobredosis de opioides (Fuente: Wikimedia)

Durante un viaje de trabajo a Bangkok hace unas semanas, hablé con un colega de Indonesia, llamado Ignacio. “La Terapia de Sustitución de Opioides en las cárceles se suspenderá más adelante este año”, dijo, mostrándose abatido, [y agregó que] “los fondos se han terminado y los programas se están cerrando”. La Organización Mundial de la Salud reconoce que la Terapia de Sustitución de Opioides (OST, por sus siglas en inglés) “es efectiva para reducir sustancialmente el consumo de opiáceos ilícitos, las conductas de riesgo del VIH, las muertes por sobredosis y la actividad delictiva”. Es una medida vital de reducción de daños para las personas que usan opiáceos, y es muy necesaria tanto dentro como fuera de las cárceles. El retroceso de cualquier país en lo referente a esta disposición puede tener consecuencias potencialmente graves para las personas que consumen drogas.

Mi nombre es Katie Stone y desde 2014 he dirigido el desarrollo de la publicación bienal [llamada] Estado Global de la Reducción de Daños (“el Estado Global”) de [la organización] Harm Reduction International. Desde 2006, el Estado Global ha estado mapeando datos y respuestas a las epidemias de VIH y de Hepatitis C relacionadas con el uso de drogas inyectables y no inyectables. En todo nuestro sector, Harm Reduction International trabaja con médicos, académicos, abogados y activistas de todo el mundo recopilando los datos más recientes para fundamentar políticas de defensa basadas en la evidencia

Ahora estamos a 12 meses del lanzamiento del Estado Global 2018. El mismo es único porque es un producto de la comunidad de reducción de daños para la comunidad de reducción de daños. Para asegurar que el Estado Global continúe siendo un recurso sólido que sirva a la comunidad, nuestro primer paso para la publicación de 2018 fue iniciar una conversación con colaboradores.

En octubre de 2017, [usamos] una encuesta para llegar a más de 100 miembros de sociedades civiles, organizaciones de personas que usan drogas, académicos, proveedores de servicios y donantes de todo el mundo. Queríamos entender cómo la comunidad usa [la información que aporta] el Estado Global y cómo se podía mejorar. Esto es lo que encontramos, y lo que haremos para fortalecer el Estado Global 2018:

Anfetaminas

Notamos un gran interés en tener más datos sobre los estimulantes de tipo anfetamínico (ATS, por sus siglas en inglés) y sobre las nuevas medidas de reducción de daños para el uso de estimulantes de tipo anfetamínico (incluyendo información sobre actividades y accesorios relacionados con el uso de drogas). Esto reflejó los patrones de consumo de drogas en América Latina y Asia, como así también las tendencias cambiantes en el uso de drogas a nivel mundial.

En el Estado Global 2018, planeamos compartir más información sobre la disponibilidad y el tipo de servicios de reducción de daños para ATS que se brindan en cada región del mundo.

Naloxona

Reconociendo el terrible aumento de las sobredosis de opioides, los entrevistados de América del Norte y Europa Occidental desean ver más datos sobre la disponibilidad de naloxona y la distribución de la misma entre pares.

En el Estado Global 2018, pasaremos de comunicar sobre la naloxona desde el relato del informe a incluir información en los cuadros de datos al comienzo de cada capítulo regional sobre la disponibilidad de naloxona y su distribución entre pares.

Control de drogas (análisis de comprimidos)

Los encuestados mostraron interés en el control de drogas como una medida emergente de reducción de daños, a menudo más relevante entre los jóvenes y las personas de entornos urbanos. Por ejemplo, las pruebas de detección de drogas en varios países europeos permiten a las personas enviar muestras para identificación de fármacos y análisis de pureza, con el objetivo de minimizar los daños y de proporcionar información sobre la disponibilidad y aparición de nuevas sustancias psicoactivas (NPS, por sus siglas en inglés).

En el Estado Global 2018, incluiremos el control de drogas en las secciones informativas de las regiones que están emprendiendo tales iniciativas.

Nuevas sustancias psicoactivas

Las nuevas sustancias psicoactivas (NPS, por sus siglas en inglés) tienen a los legisladores en un frenesí en muchos países de ingresos medios y altos, y nosotros, como comunidad, conocemos una cantidad insuficiente sobre la potencia, los efectos y las contraindicaciones de las NPS.

En el Estado Global 2018, trataremos a las nuevas sustancias psicoactivas como un área temática específica, si bien reconocemos los desafíos de un mercado en rápido movimiento y la escasez de recopilación de datos significativos.

Continuaremos destacando los progresos de las políticas sobre derechos humanos relacionadas con la reducción de daños, junto con cualquier cambio en la disponibilidad y accesibilidad a los servicios de salud y reducción de daños para las personas que consumen drogas. Esto incluye el acceso a pruebas y tratamiento para VIH, Hepatitis C y tuberculosis. Continuaremos dedicando espacio en el informe a las salas de consumo de drogas, y anticipamos que éstas ocuparán un lugar más destacado en el informe de 2018, debido al creciente predominio internacional en los últimos años de estas medidas que salvan vidas.

A la par que documentamos el acceso a los programas de jeringas y agujas y a las Terapias de Sustitución de Opioides en las cárceles en los informes del Estado Global, nuestra investigación más profunda sobre medidas de reducción de daños en prisión se difunde en informes y en reuniones informativas específicas, al igual que nuestra investigación y comentarios sobre La Pena de Muerte por Delitos de Drogas.

Este año, Harm Reduction International también presentará un informe independiente sobre el estado de la financiación de la reducción de daños a nivel mundial. Pero, como la crisis de dicho financiamiento continúa siendo una barrera importante para el progreso en gran parte del mundo, esto también recibirá considerable atención en el informe del Estado Global 2018.

En términos generales, nos entusiasmó recibir comentarios contundentemente positivos sobre el Estado Global y su utilidad. Por ejemplo, ONGs e investigadores en América Latina informaron que utilizaban el Estado Global para capacitaciones, activismo e investigación; los encuestados de Bangladesh y Uganda declararon que usaban los datos del Estado Global para el desarrollo de estrategias y la redacción de propuestas; y las ONGs internacionales describieron de qué modo encontraron en el Estado Global una fuente útil de información para la promoción.

En Harm Reduction International nos enorgullece ser los autores del único informe que proporciona un análisis independiente del estado de la reducción de daños en el mundo, y estamos inmensamente agradecidos por las asociaciones que lo hacen posible. Estén atentos en los próximos meses, para obtener actualizaciones de todo el mundo sobre el Estado Global de la Reducción de Daños 2018.

Este es el primero de una serie de artículos de TalkingDrugs que se publica en la fase previa al lanzamiento del Estado Global de la Reducción de Daños 2018. Consulte la publicación de 2016 aquí.

 

* Katie Stone es Analista de Investigación en Harm Reduction International, una ONG internacional líder que trabaja para reducir los impactos negativos que el uso de drogas y las políticas de drogas tienen sobre la salud, la sociedad y los derechos humanos, mediante la promoción de políticas y prácticas de salud pública basadas en evidencia, y de enfoques de políticas de drogas basadas en los derechos humanos.

Select newsletters to receive