Los 10 más buscados por la DEA son de México y Colombia

Dentro de la lista de los fugitivos más buscados por la Administración de Cumplimiento de Leyes sobre Drogas (DEA por sus siglas en inglés) figuran tres miembros del cartel mexicano Arellano Félix que son Eduardo Arellano Félix, Manuel Aguirre Galindo y Gustavo Rivera Martínez, además de otras nueve personas en su mayoría de origen latino. Pero el más ilustre de todos, es el famoso narcotraficante mexicano Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”. El gobierno estadounidense ha ofrecido hasta 5 millones de dólares por información relevante que permita su captura.

El caso del Chapo Guzmán es digno de película hollywoodense. Es el millonario más buscado del mundo. Es considerado por la famosa revista Forbes como uno de los hombres más ricos del mundo con una fortuna calculada en US$1.000 millones. Es conocido como “El Chapo”, apelativo que usan en el oeste mexicano para las personas de baja estatura. ¿Cómo un hombre que no terminó la educación primaria logra hacer tamaña fortuna? “El Chapo” es oriundo de Badiraguato, ubicado en el estado de Sinaloa, en el noroeste de México y que es la zona de donde la mayoría de los jefes de narcotráfico proviene y una de las que produce más marihuana y heroína en ese país.

De acuerdo a información recabada sobre él, Guzmán es un tipo peligroso, seductor y con capacidad para esperar el momento más propicio para llevar a cabo sus venganzas. Se le conocen al menos tres matrimonios, el último con una joven de sólo 18 años. Suele trasladarse en vehículos de lujo, blindados, acompañado de más de una veintena de guardaespaldas entrenados por ex militares y expertos en el manejo de armas. Se dice que nunca de desprende de su rifle AK47 bañado en oro.

En 1993 fue arrestado por la policía mexicana por homicidio y tráfico de drogas, pero en 2001 escapó de la cárcel con la ayuda de casi un centenar de personas y tomó el control del cartel de Sinaloa. La policía mexicana ha ofrecido una recompensa de más de US$ 2 millones para quien aporte información relevante que permita su captura. Sin embargo, de acuerdo al arzobispo de la Arquidiócesis de Durango, Héctor González Martínez, “El Chapo” vive en Guanacevi, un municipio colindante con Chihuahua y “que todo el mundo lo sabe menos la autoridad”.

Junto al “El Chapo” figuran otras nueve personas en la lista, cuatro colombianas, tres mexicanas, un pakistaní y sólo un ciudadano norteamericano. Dentro de los colombianos están: Nelson Barrera por importación, producción y distribución de cocaína; María Teresa Osorio De Serna por lavado de dinero; Oscar Caracas Viveros por importación, producción y distribución de cocaína; e Iván Darío Ramírez por posesión de cocaína. La lista de los mexicanos está compuesta por Elizabeth Garza Otte por distribución y posesión de drogas; Rafael Caro Quintero por secuestro y asesinato de un agente federal además por posesión e intento de distribución de marihuana y cocaína; y Vicente Carrillo Fuentes por posesión de cocaína e intento de distribución. La lista la completan el ciudadano pakistaní Haji Ehai Ibrahim por intento de distribución de heroína e importación de sustancia controlada y el norteamericano Fritz Louis Otte por distribución y posesión de drogas.

El sitio web de la DEA asegura haber pagado al menos ocho recompensas hasta ahora. Llama la atención que la mayoría de los más buscados son mexicanos y colombianos, curiosamente los países en donde el gobierno estadounidense ha concentrado su política de guerra a las drogas. ¿Es esta una señal de éxito de esa política? ¿O al contrario, revela el fracaso de la legislación?

 

Comentarios