¿Qué piensan los candidatos presidenciales en Francia sobre el cannabis?

¿Qué piensan sobre el cannabis los candidatos a la presidencia en Francia?

¿Qué piensan sobre el cannabis los candidatos a la presidencia en Francia? (Fuente: Pixabay/Pixabay)

(En Français) (In English)

Los cinco candidatos que lideran la elección presidencial en Francia, quienes provienen de todos los sectores del espectro político, ofrecen enfoques diametralmente distintos en relación a la política sobre el cannabis.

Los votantes franceses acudirán a las urnas en abril para elegir un nuevo presidente, despidiendo al actual primer mandatario François Hollande. Cada uno de los cinco candidatos líderes han expresado su punto de vista sobre la prohibición del cannabis ­ un problema que por lo general no ha estado en el debate dentro de la política francesa.

Francia posee una de las leyes más represivas de la Unión Europea en lo que respecta al cannabis, según afirma el Observatorio Europeo de la Droga y las Toxicomanías (EMCDDA). La posesión de cannabis, incluso para uso personal, puede ser castigada con lasta 10 años de cárcel o una multa de hasta €7.5 millones.

A pesar de esta postura estricta, el cannabis aún es prevalente en Francia. Alrededor de 550.000 personas – o el 1.5 por ciento de la población entre 15 y 64 años – consumen cannabis todos los días, según afirma el think tank Terra Nova en Francia, de inclinación izquierdista.

Aproximadamente la mitad de la población francesa se ha declarado a favor de alguna forma de legislación del cannabis, mientras que un 84 por ciento cree que la política actual no es efectiva a la hora de “limitar el tráfico y consumo de cannabis”, de acuerdo a un sondeo realizado por Ipsos en 2016.

Cuando el Presidente Hollande dé un paso al costado, ¿Elegirá Francia un líder que desafíe el status quo sobre el cannabis?

A continuación, las opiniones de los candidatos en torno al tema:

 

François Fillon

François Fillon es el candidato del Partido Republicano de centro-derecha (Les Républicains) y parece estar a favor de mantener el status quo sobre el cannabis.

En una entrevista por televisión a principios de enero, Fillon, quien fue primer ministro de Franca desde 2007 hasta 2012, afirmó estar ”contra la despenalización o la liberalización”.

Aunque admitió que la el enfoque francés “no necesariamente es el mejor”, declaró que “la política de otros países que han despenalizado el cannabis [no han tenido] los resultados que esperamos”.

“En los Países Bajos [donde la posesión y el consumo están despenalizados], el tema se está debatiendo”,  agregó, “pero no podemos decir que donde está despenalizado hay menor cantidad de consumidores".

De acuerdo a los datos de EMCCDA, un 11.1 por ciento de la población de Francia declara haber consumido cannabis el año pasado. La cifra equivalente en los Países Bajos es de un 7.7 por ciento.

 

Benoît Hamon

Benoît Hamon, el candidato del Partido Socialista (Parti socialiste), ha abierto nuevos caminos en la política tradicional francesa, mediante un llamado a la regulación del cannabis y ha etiquetado la prohibición como “hipocresía”.

Hamon, que forma parte del mismo partido que el Presidente Hollande, ha lamentado los “568 millones al año” que se gastan en la prohibición del cannabis, refiriéndose a un estimado del gasto estatal publicado por Terra Nova. Ha hecho un llamado para que esos dineros sean redirigidos a la “prevención y [difusión] de información sobre los riesgos asociados con el consumo”.

Hamon sugiere que la prohibición ha hecho del cannabis una amenaza a la esencia misma de Francia: “si no rompemos con estas economías paralelas, no recuperaremos el control sobre estos territorios. Si queremos traer de vuelta la República, es necesario legalizarla”.

Hamon aboga por un mercado del cannabis regulado de forma legal para “agotar la economía clandestina” y reducir la violencia asociada.

 

Emmanuel Macron

Emmanuel Macron, fundador y candidato presidencial del Partido ¡En Marcha! (En Marche!), está a favor de despenalizar la posesión de pequeñas cantidades de cannabis para aliviar la presión sobre el sistema judicial francés.  

No ha dado un apoyo explícito a una regulación legal, pero ha insinuado su apertura a ella.  

En una entrevista en septiembre, reconoció que la prohibición del cannabis “plantea un problema de seguridad” en relación a la delincuencia en barrios desfavorecidos y el financiamiento del crimen. Afirmó que la regulación legal del cannabis podría ser “efectivo”.

 

Jean-Luc Mélenchon

Jean-Luc Mélenchon es el fundador y candidato de, Francia Insumisa (La France insoumise), un movimiento colectivo de ciudadanos.

Mélenchon ha hecho un llamado a la regulación legal del cannabis para que el gobierno pueda normar la sustancia y reducir sus daños.

“Quiero poder hacer campaña contra el cannabis”, ha dicho. “Para esto, se debe legalizar. Es hipócrita decir que lo prohibimos cuando todos sabemos que todos fuman”.  

En su propio blog, Mélenchon afirma que "la prohibición no es la solución para controlar los riesgos" del cannabis, teniendo en cuenta que la prohibición global ha fallado en reducir el consumo de drogas. 

 

Marine Le Pen

Marine Le Pen, líder del Frente Nacional (Front national) de extrema derecha, se ha opuesto rotundamente a una reforma a la ley del cannabis en Francia.  

La candidata populista, quien se espera que tenga el segundo lugar en las votaciones, ha hecho firmes declaraciones sobre política de drogas, donde ha insinuado un interés en fortalecer el enfoque prohibicionista.

“Estamos perdiendo a guerra contra las drogas, pero por una razón muy simple, que no la estamos llevando a cabo”, afirmó en una entrevista en 2011, luego de describir la despenalización del cannabis como una “idea peligrosa”.  

En un comunicado de prensa de 2012, Le Pen se opuso firmemente a una reforma a la política sobre el cannabis, afirmando que la droga se había vuelto más dañina con el tiempo, con potenciales “efectos devastadores sobre la salud y el comportamiento”.  

“Fumar un cigarrillo de marihuana hoy en día es como fumar al menos cinco cigarrillos de hace 30 años atrás”, afirma su comunicado, sin referencias.

En octubre de 2016, su director de campaña David Rachline declaró que el apoyo de su oponente socialista, Benoît Hamon, para la legalización del cannabis era “totalmente delirante”.