Bolivia, la ONU y la coca

 

 

El parlamento boliviano ha aprobado un escrito de demanda ratificada por el gobierno del presidente Morales para excluir a Bolivia de la Convención de Drogas Narcóticas de 1961   en el 2012 en materia de prohibición de uso personal, consumo, posesión o cultivo de la hoja de coca

Para reafirmar esta medida el gobierno citó el Artículo 384 de la Constitución Boliviana aprobada en el 2008, que obliga al estado a proteger el uso de la hoja de la coca como una parte de la herencia cultural ancestral y rechaza la designación de la coca en su estado natural como un narcótico.    

El ministro de  asuntos exteriores afirmó  que “hacer esta queja es muy importante para que nuestra gente pueda continuar practicando su cultura”

Bolivia ha estado activamente pidiendo un cambio de la Convención del 1961 desde el 2009. En ese año comenzó un proceso para enmendar el Artículo 49 de la Convención, que prohibía el consumo de la hoja de la coca 25 años después de su inicio. La propuesta de enmienda fue formalmente opuesta por los 17 firmantes de la Convención incluyendo los EEUU, el Reino Unido, Francia, Japón y Rusia.         

Mientras que la mayoría de los gobiernos occidentales no han tenido ninguna dificultad para prohibir esta práctica indígena, otros países han sido un poco más condescendientes. El gobierno chino, por ejemplo, ha comparado la prohibición  de mascar coca en Bolivia con la prohibición de beber té en China. 

La protección del mascado tradicional de la hoja de coca, el cual se inicio en Los Andes hace más de 3000 años, ha sido una prioridad para el presidente Morales, cuya popularidad se inicio después de dirigir una coalición de cultivadores de coca defendiendo sus derechos para cosechar sus plantas contra los intentos de los EEUU para erradicarlas. Aunque la Convención de la ONU trata  de igual forma a la hoja de la coca y la cocaína de igual manera, Morales y sus seguidores rechazan la clasificación de la hoja de la coca como un narcótico con el popular slogan de campaña “Coca, si! Cocaína, No!    

Las comunidades andinas mascan coca tanto por razones personales como por motivos de salud pública. Entre los beneficios se encuentra el uso como remedio de medicina tradicional para aliviar los problemas gastrointestinales, mal de alturas y trastornos respiratorios. Un informe elaborado por la Organización Mundial de la Salud pero vetado por los EEUU confirmo estos beneficios. 

La salida de Bolivia de la Convención de 1961  será efectiva a comienzos del 2012. Aunque la queja oficial de Bolivia sobre la hoja de la coca la dejará técnicamente excluida de los requisitos de la Convención a principios del 2012, Bolivia ha declarado que voluntariamente intentará cumplir  con la materia de tráfico de drogas y control de narcóticos     

El gobierno boliviano ha corroborado públicamente su apoyo al desarrollo de un mercado global para productos de la coca, incluyendo té de coca, refrescos y productos farmacéuticos, los cuales reducirán la demanda de cocaína.