Cámara Baja de Filipinas Aprueba Uso y Producción de Cannabis Medicinal

Fuente: Pixabay

La Cámara Baja del Congreso de Filipinas aprobó un proyecto de ley para legalizar el consumo y la producción de cannabis medicinal, decisión que cuenta con el apoyo del presidente de mano dura Rodrigo Duterte.

El 29 de enero, la Cámara de Representantes aprobó de manera contundente la lectura final del Proyecto de Ley Nº 6517 - la Ley Filipina de Cannabis Medicinal para Uso Compasivo - que permitiría a los pacientes consumir cannabis medicinal si son diagnosticados con ciertas afecciones debilitantes y con la prescripción de la droga otorgada por un profesional médico autorizado. Las patologías que califican incluyen cáncer, glaucoma, esclerosis múltiple, trastorno de estrés postraumático y ser VIH positivos.

Según los medios estatales, los médicos sólo podrán emitir recetas de cannabis medicinal si están autorizados individualmente por la Agencia Antidroga de Filipinas (PDEA, por sus siglas en inglés). El proyecto de ley también contempla la creación de instalaciones especializadas con la misión de adquirir y distribuir el cannabis medicinal.

La propuesta legislativa permitiría el cultivo doméstico de cannabis, habiendo establecido que la Junta de Drogas Peligrosas debe “identificar áreas específicas aceptables para el cultivo de cannabis [... que] sólo será autorizado en instalaciones cerradas bajo llave” [y] que se encuentren a una considerable distancia de las escuelas.

El proyecto contempla la creación de un Comité Asesor para diseñar e implementar normativas, y permitiría a varios organismos de investigación, incluido el Instituto Nacional de Salud de la Universidad de Filipinas, investigar los usos del cannabis medicinal.

Antes de convertirse en ley, el proyecto debe ser aprobado por el Senado y luego ratificado por un comité de conferencias bicameral, según informa ABS-CBN.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, respaldó la legalización del cannabis medicinal (Fuente: Wikimedia)

El presidente Duterte, quien desde el poder estatal instigó la masacre de miles de personas por presunta participación en cuestiones de drogas, anunció que firmaría cualquier ley que legalizara el uso de cannabis medicinal en Filipinas. El mismo Duterte admitió haber usado cannabis para “mantenerse despierto”, pero luego afirmó que el comentario había sido una broma. También dijo que estaba “abusando” del poderoso opioide fentanilo, otro comentario del que luego se retractó.

La guerra contra las drogas de Duterte ha estado orientada ostensiblemente contra las personas que usan o venden metanfetamina, aunque algunas de las víctimas [de esta guerra] fueron atacadas por vinculación con cannabis. Además, muchas personas han sido asesinadas bajo el pretexto de la guerra contra las drogas, a pesar de no existir una vinculación evidente con el comercio de drogas, o incluso con el uso de drogas.

Lea el proyecto de ley en su totalidad aquí: Una Ley que Ofrece Compasión y Derecho de Acceso al Cannabis Medicinal y Promueve la Investigación de sus Propiedades Terapéuticas