Un Caso Menor en España es un Gran Triunfo para una Política de Drogas Más Hábil

Source: Wikimedia

Uno de los temas más complejos en el actual sistema internacional de fiscalización de drogas ha sido el enfoque jurídico de la coca, debido a la relación de esta planta con la cocaína comercial y con antiguas tradiciones andinas. Sin embargo, es poco habitual que un caso relacionado con la hoja de coca llegue a un tribunal europeo, en una región donde esas tradiciones rara vez se discuten.

Es por eso que un reciente triunfo legal en España fue tan sorprendente - y bienvenido. El caso, que ocurrió en la pequeña ciudad catalana de Girona, tuvo que ver con la importación de polvo de hoja de coca (también conocido como mambe). El acusado, un ciudadano colombiano que vive en España desde hace 10 años, fue acusado de intento de tráfico de drogas tras haber sido detenido en 2014 por enviarse un paquete con 2 kilogramos de hoja de coca molida.

Este artículo fue publicado inicialmente por Open Society Foundations y se puede ver aquí.

Los colombianos que viven en España a menudo son estigmatizados y asociados con el comercio de drogas, por lo cual es posible que el acusado haya sido víctima de la elaboración de perfiles delictivos. Además, cuando se trata de plantas que contienen compuestos psicoactivos, en muchas partes del mundo los sistemas de justicia penal tienden a basarse en el concepto del “reduccionismo químico”, excluyendo - con frecuencia - factores culturales o contextuales.

El equipo defensor, liderado por Roberto Castro y apoyado por el Centro Internacional de Educación, Investigación y Servicio Etnobotánico (ICEERS, por sus siglas en inglés), y por el Instituto Transnacional, se basó considerablemente en testimonios de expertos en prácticas culturales ancestrales relacionadas con la coca.

En las regiones andina y amazónica de Sudamérica, la hoja de coca es ampliamente utilizada, por lo general, en forma legal, para diversos propósitos ceremoniales, medicinales y nutricionales. La defensa también hizo hincapié en el hecho de que - en la actualidad - hay un resurgimiento del uso de la coca que va más allá de lo que se podría considerar, en términos puristas, los límites tradicionales o indígenas.

“Actualmente, el uso de la hoja de coca en su forma no procesada, ya no está limitado a los territorios y poblaciones indígenas. Estas prácticas se están extendiendo debido a las propiedades estimulantes, nutricionales y medicinales de la coca”, explicó después del juicio Pien Metaal, del Programa de Drogas y Democracia del Transnational Institute.

Los fiscales habían solicitado una pena de 4 años de prisión, alegando que el acusado intentaba obtener 6,3 gramos de “cocaína”, aún cuando la Suprema Corte de España había establecido en 7,5 gramos el límite para la posesión de cocaína para consumo personal.

La defensa refutó diciendo que era absurdo importar 2 kilogramos de hoja molida con el objeto de extraer cocaína para su posterior distribución - opinión que fue corroborada durante el juicio por el Instituto Nacional de Toxicología. Si esa hubiese sido la verdadera intención, el mercado negro sería una fuente mucho más efectiva. Extraer cocaína requiere tener acceso a un proceso químico altamente sofisticado, algo fuera del alcance del demandado y, de hecho, del de la mayoría de las personas.

“El consumo de hoja de coca no es comparable con el de la cocaína”, expresó el Dr. José Carlos Bouso, director científico de ICEERS. “No existe evidencia científica de que masticar hojas de coca sea nocivo para la salud. Más bien, hay cada vez más pruebas de lo contrario. Por ejemplo, la investigación ha demostrado que es un estabilizador de los niveles de glucosa en sangre, un beneficio… con innumerables aplicaciones médicas.”

A medida que transcurría el largo proceso, quedó claro que los hechos estaban del lado de la defensa y que la postura punitoria estatal con respecto a esta planta tradicional se apoyaba en la ignorancia. El juicio concluyó el mes pasado con el retiro de la acusación por parte de la fiscalía y la absolución total del acusado. Tras anunciarse la conclusión del caso, los seguidores que llenaban la sala del tribunal, rompieron en una ovación.

 El veredicto no sólo demostró la inocencia de una sola persona, sino también - de manera más amplia - la históricamente errónea prohibición de la hoja de coca. Sin embargo, una reforma eficaz de la política de drogas no se puede lograr en el contexto de un solo país, o incluso, de una región. Lo que este triunfo legal representa es un promisorio primer paso para legitimar los usos ancestrales de la hoja de coca en todo el mundo.  

El Centro Internacional de Educación, Investigación y Servicio Etnobotánico y el Instituto Transnacional son beneficiarios de Open Society Foundations.