Cesado el máximo responsable del órgano consultor sobre drogas del Reino Unido por afirmar que el tabaco es más peligroso que el cannabis

 La polémica ha estallado en el Reino Unido tras el cese del máximo responsable del órgano consultor sobre drogas de ese país.  El motivo no ha sido otro más que la publicación por parte del Centre for Crime and Justice del King’s  College de Londres de un estudio en el que el profesor David Nutt afirmaba que el uso de alcohol y tabaco era mas nocivo que el del LSD y el éxtasis. A estas conclusiones también hay que añadir las críticas que el académico vertió contra la reclasificación del cannabis como una droga  del tipo B.

Y es que según un artículo escrito por el mismo y publicado en The Times “todas las drogas son potencialmente dañinas y muchos de esos daños pueden ser medidos”. Los resultados de tales experimentos pueden producir un ranking de peligrosidad en relación con la  Ley de Mal Uso de Drogas y como consecuencia establecer diferencias entre los diversos efectos perjudiciales de las drogas. Así por ejemplo la Heroína y la Cocaína parecen estar en el lugar adecuado (Clase A) mientras que el Éxtasis (también Clase A) y el cannabis parecen no estarlo.
 Según cuenta el profesor Nutt, en otro artículo publicado por The Guardian el alcohol debería estar quinto en el ranking de sustancias adictivas, detrás de la cocaína, la heroína, los barbitúricos y la metadona. Al mismo tiempo que el tabaco debería ser noveno por delante del cannabis, LSD y el éxtasis. Nutt además sostiene que fumar cannabis crea tan solo un riesgo relativo de contraer enfermedades mentales y además cree  que consumir éxtasis es más seguro que montar a caballo.

Una de las razones fundamentales detrás de la clasificación ABC, a parte de la de definir las penas por  tráfico y posesión, es la de educar al publico acerca de los efectos dañinos de las drogas. Por esta razón es fundamental que dicha clasificación  se ciña lo más estrictamente posible a la realidad de sus daños ya que de lo contario las autoridades estarían mandando un mensaje equivocado al gran publico. Y también por este motivo los efectos nocivos de drogas legales como son el alcohol y el tabaco deben ser dados a conocer ya que existen evidencias científicas sobre sus consecuencias negativas.
 La disputa sobre el cannabis se remonta a principios de este año cuando el gobierno decidió dar marcha atrás en la política de despenalización de dicha droga iniciada en el 2004. La medida fue tachada por expertos como altamente populista y dirigida a contentar a los tabloides e impregnar al propio gobierno con un carácter más moralista. Paradójicamente, el diario El País se ha hecho eco de fuentes que indican que el Primer Ministro siempre ha intentado proteger fiscalmente a la industria del whiskey desde que llego al gabinete. 

  El verdadero problema del cese de Nutt radica en la cuestionable autoridad del ministro de interior, quien según todas las voces críticas actuó por razones políticas dejando  todas las evidencias científicas al margen.