Chile, se une a los cambios del cannabis

La ola de reformas sobre el cambio legal en el status de la marihuana que recorre la región latinoamericana ha llegado a Chile y la recién inaugurada presidencia de Verónica Michel Bachelet ya alista un cambio en ese sentido, pese a la oposición de algunos sectores, mientras que en la capital mexicana se calienta el debate sobre el mismo tópico.

Bachelet tomó juramento como presidenta de la República de Chile el pasado 11 de marzo (tras haber ostentado el cargo entre 2006 y 2010) y una de sus promesas de campaña fue el cambio que ahora está a punto de ocurrir. Sin embargo, de acuerdo con reportes de última hora, dicha modificación habría ocasionado ya la dimisión el día de ayer de Francisca Lorenzano, directora del Servicio Nacional para la Prevención del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda).

Lorenzano habría citado como razón para abandonar su cargo la solicitud de renuncia por las diferencias entre dicha institución y la Ministra de Salud, Helia Molina, quien apoya el remover la marihuana de la lista de drogas duras. Antes de dejar el puesto, Lorenzano afirmó que “el decreto está listo, lo ponemos a disposición de la Presidenta Bachelet para que lo firme lo antes posible. Aquí no estamos legalizando la cannabis”, en referencia al caso del Uruguay.

Asimismo, las divisiones entre políticos chilenos sobre ese tema son claras, ya que algunos como el caso del Senador Francisco Chahuán, (Renovación Nacional) cuestionaron que durante el primer mandato de Bachelet, esa misma droga pasó de la lista 2 a la 1. Y ahora esté ocurriendo lo contrario.

En contraste, el presidente de la comisión de Salud de la Cámara Baja Marco Antonio Nuñez del Partido por la Democracia (PDD) se dijo partidario de sacar a la marihuana de la lista de drogas duras, ya que ello contribuirá a que el tratamiento a sus usuarios tenga una perspectiva “a partir de la salud y no desde la perspectiva criminal”.

En la práctica, el remover al cannabis de la lista de drogas duras significaría que ésta podría usarse para la manufactura de medicamentos y también en estudios científicos, lo que ahora es imposible. Dicha propuesta es controvertida, pues según una encuesta en Internet, la división entre quienes apoyan la medida y quienes la rechazan en este país austral, están casi en un 50 por ciento, con ligera ventaja de los primeros.

En el caso de la Ciudad de México, la propuesta de cambio en la cantidad de marihuana que un usuario puede portar podría incrementarse de 5 a 30 gramos. Aunque de hecho, la diferencia más radical sería en cómo se legisla el Código Penal Federal y la Ley General de Salud , los cuales actualmente sólo pueden ser modificados desde la federación y que –en caso se acepte la propuesta, serían susceptibles de reforma a nivel local.

Pero tal como en el caso chileno, dicha postura divide a la sociedad y sectores conservadores como la iglesia católica han manifestado su rechazo ante dicha medida e incluso sectores dentro de la misma izquierda no la apoyan del todo. Pero cuando menos el debate se ha iniciado y los cambios que puedan ocurrir reflejan el estado actual de modificaciones que acontecen a nivel latinoamericano en ese sentido.

Fuentes:

http://www.soychile.cl/Santiago/Sociedad/2014/03/17/237097/Francisca-Flo...
http://cooperativa.cl/noticias/pais/salud/drogas/francisca-florenzano-de...
http://cooperativa.cl/noticias/pais/salud/drogas/chahuan-cree-que-sacar-...