China Ejecuta a 10 Personas por Delitos de Drogas No Violentos

Fuente: Pixabay

Las autoridades chinas ejecutaron a diez personas por delitos no violentos relacionados con drogas inmediatamente después de una audiencia pública para dictar sentencia.

El 23 de junio, el grupo, que había sido condenado por delitos de narcotráfico a principios de este año, perdió su apelación contra sus condenas a muerte y el Estado los ejecutó sin dilación. Según China Daily, en el juicio de apelación las diez personas fueron condenadas por producir, poseer y traficar grandes cantidades de drogas ilegales. La audiencia tuvo lugar en público en la ciudad de Lufeng, en la provincia de Guangdong, una región costera en el sudeste del país.

El tribunal dijo que uno de los hombres ejecutados, Fan Shuixian, “ganó 1,1 millones de yuanes ($172.000) por la venta de la efedrina que extrajo, y [que] luego mezcló [con] 16,4 kilogramos de metanfetamina, comúnmente conocida como hielo”.

La efedrina es una droga con muchos fines legales y farmacéuticos, pero también es reconocida internacionalmente por las autoridades como [una sustancia] precursora en la producción de metanfetamina ilegal.

La ciudad de Lufeng es tristemente célebre por su asociación con el tráfico de drogas en China, habiendo - en una ocasión - suministrado un tercio de la metanfetamina producida en el país, según el periódico chino Global Times.

Esta no es la primera vez que la ejecución de personas por delitos de drogas no violentos en Lufeng acapara los titulares. En diciembre de 2017, diez personas fueron ejecutadas inmediatamente, en buena medida por delitos relacionados con drogas, tras un juicio público frente a miles de espectadores en un estadio deportivo local.

Si bien las ejecuciones se llevan a cabo a puertas cerradas, aparentemente los juicios tienen el propósito de ser mostrados [como] espectáculos públicos macabros para disuadir a otras personas de involucrarse en el tráfico de drogas. Un oficial de policía anónimo dijo a China Daily que las ejecuciones disuadirían a otras personas de [implicarse con el] tráfico de drogas y ayudarían a promover la “campaña antidroga” en la región.

China sigue siendo uno de los verdugos más prolíficos del mundo, aunque se desconoce el número de personas asesinadas por el estado por delitos relacionados con drogas o por otras ofensas. En un informe reciente de Harm Reduction International - La Pena de Muerte por Delitos de Drogas - se observó que “las estadísticas sobre condenas a muerte y ejecuciones [en China] se consideran tan sensibles que se mantienen como secreto de Estado, lo cual hace imposible conocer la verdadera cifra del número de ejecuciones que se llevan a cabo cada año”.

El presidente Xi Jinping ya ha prometido que el enfoque de la política represiva de drogas del país continuará; no habrá “descanso hasta [obtener] una victoria arrolladora”, manifestó.