Corea del Norte «Aumenta la Producción de Metanfetamina Cristal» por Sanciones Económicas

Fuente: Pixabay

Las empresas estatales de Corea del Norte están aumentando la producción y el tráfico ilícitos de metanfetamina de cristal en medio de la agitación económica que se generó a raíz de las sanciones impuestas por la ONU, según fuentes regionales.

Para compensar las sanciones recientemente impuestas sobre el comercio de sus recursos naturales, como así también otras sanciones económicas, Corea del Norte - también conocida como República Popular Democrática de Corea (DPRK, por sus siglas en inglés y RPDC, por sus siglas en español) - presuntamente ha aumentado la producción doméstica ilegal de metanfetamina de cristal.

«Las empresas estatales y los comerciantes de Corea del Norte han estado esperando que los mercados de exportación abrieran nuevamente, a partir de que las sanciones comenzaron a tener un impacto importante [anteriormente] este año. Ahora [que] el comercio para los exportadores de carbón se ha cerrado debido a los lanzamientos de misiles del país (...) se están volcando a la producción y el contrabando de drogas como sustituto», señaló una fuente con base en la RPDC, según DailyNK. DailyNK es el principal medio en idioma inglés que cubre los acontecimientos en la RPDC. Tiene su sede central en Seúl, pero obtiene información de informantes en la RPDC, como así también de personas que han desertado a Corea del Sur, cruzando la frontera.

«El ingrediente básico [ácido fenilacético] se introduce de contrabando desde China y luego se vende a los productores de Corea del Norte, que fabrican el ‘cristal’», añadió una fuente. Luego, la metanfetamina se trafica local e internacionalmente, por parte       de agentes no estatales que operan en complicidad con el Estado, según sostuvo otra fuente: «Los funcionarios del gobierno utilizan la cadena de suministro de drogas como una forma de conseguir sobornos, lo que da lugar a niveles de corrupción y soborno muy pronunciados ».

El involucramiento ilegal con los mercados de drogas parece especialmente atractivo para el régimen de la RPDC, ya que las sanciones han llevado al país a estar cada vez más aislado económicamente de los mercados mundiales legales. El 5 de agosto, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó por unanimidad la Resolución 2371, que declaraba que la RPDC «no suministrará, venderá ni transferirá carbón, hierro, mineral de hierro, mariscos, plomo y mineral de plomo a otros países». Esta resolución fue adoptada por el temor de los estados miembros de la ONU a que la RPDC utilizara los ingresos provenientes de la comercialización de dichos recursos para financiar su programa de armas nucleares. Esto ocurrió días después de que las autoridades de la RPDC prometieran lanzar un ataque nuclear contra «el corazón de los Estados Unidos».

No es fácil obtener información definitiva sobre la producción y el tráfico de drogas en la RPDC debido al carácter hermético del Estado, aunque numerosos informes de fuentes coreanas y extranjeras sugieren que el régimen ha sido cómplice en la producción y distribución ilegales de metanfetamina durante más de una década.

Como ha informado TalkingDrugs, grandes cantidades de metanfetamina originaria de la RPDC han sido interceptadas por países extranjeros. Más importante aún, en 2013, las autoridades estadounidenses detuvieron a cinco hombres por intentar introducir de contrabando 100 kilogramos de metanfetamina producida por la RPDC en Estados Unidos. Antes de los arrestos, en una grabación secreta de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), uno de los hombres reveló a un informante que «el gobierno de Corea del Norte ya quemó todos los laboratorios [de metanfetamina] para mostrar a los estadounidenses que ya no la están vendiendo, la quemaron. [Pero en realidad], transfieren [la metanfetamina] a otra base».

La metanfetamina de la RPDC no se produce exclusivamente para los mercados internacionales. El uso de la droga se ha generalizado en todo el país, según los investigadores. Debido a la aparente falta de medidas de reducción de daños en este país, es probable que esta situación conduzca a graves consecuencias sanitarias. «Como Corea del Norte no tiene la posibilidad de resolver la adicción a las drogas, muchos norcoreanos simplemente continúan consumiéndolas, a pesar de los efectos negativos sobre su salud física y mental », expresó en un comunicado el Centro de Bases de Datos para los Derechos Humanos de Corea del Norte.

Dado que la RPDC está cada vez más aislada en el escenario mundial, aún queda por ver si su régimen se involucrará aún más con el tráfico de drogas o, incluso, con otros mercados ilícitos.