Drogadictos en Rusia: ¿damnificados por la política?

Los recientes eventos en la región de Ucrania han creado inesperadas consecuencias para muchos, una de éstas parecen ser las condiciones de los drogadictos rusos, cuyas posibilidades de recibir ayuda para su tratamiento parecían débiles incluso antes del problema entre esos países y -después de las declaraciones del Director del Control Federal de Drogas, acusando a Occidente por  la creciente disponibilidad de heroína en esta nación, parecen aún más distantes.

Víktor Ivanov, quien la semana anterior fue incluido en una lista de prohibición de visa estadunidense, tras la crisis en Ucrania y posterior anexión de Crimea a la Federación Rusa, dijo que esa acción sólo serviría para prevenir cualquier posible cooperación a nivel internacional contra el narcotráfico y afirmó que los problemas que enfrenta su país ,en particular con la heroína, son una consecuencia directa del fracaso de los Estados Unidos, la OTAN y sus aliados en Afganistán, donde la producción de opiáceos se ha multiplicado unas 40 veces durante la última década.

El gobierno de Vladimir Putín tiene una política extremadamente restrictiva respecto de las drogas, la cual incluye severas penas de prisión para quienes trafican con substancias ilegales.

Apenas en diciembre pasado, Ivanov criticó duramente las políticas de países occidentales de tratar de ayudar a los drogadictos, como el proveer metadona y jeringas a los farmacodependientes, asegurando que esto es inefectivo e incluso afirmó que “los usuarios de marihuana tienen entre un 50 y 60 de oportunidades de convertirse en heroinómanos”, aunque no citó fuente alguna para hacer tal afirmación, además de censurar a Uruguay por su postura respecto de la marihuana.

En Rusia existen entre uno y uno y medio millones de usuarios de heroína, de acuerdo con agencias oficiales, pero observadores independientes apuntan a una cifra casi doble, y un reporte reciente (2013) afirmó que existen cerca de 8 y medio millones de farmacodependientes, mientras que el Ministerio Ruso de la Salud especificó que el total de drogadictos registrados en los dispensarios especialistas es cerca de 600 mil.

Peor aún, de acuerdo con ciertos reportes, a algunos heroinómanos —muchos de los cuales requieren tratamiento por hepatitis, SIDA o Tuberculosis— les sería negado el servicio, y algunas ocasiones ni siquiera se les permitiría acceso a los centros de salud.

Hasta qué punto las últimas sanciones de Occidente afectarán el problema creciente de drogadicción en Rusia y la disponibilidad de substancias ilegales, es aún un misterio, pero al igual que el caso de Ucrania, es muy posible que las diferencias políticas a nivel global se traduzcan en mayor sufrimiento para aquellos que utilizan drogas, quienes podrían ser olvidados en los programas de salud, tratamiento y rehabilitación.

Fuentes:
http://rt.com/politics/russia-drugs-marijuana-legalize-633/
http://rt.com/politics/drugs-sanctions-us-russia-329/
http://www.worldaffairsjournal.org/article/death-indifference-aids-and-h...
http://www.rferl.org/content/russia-moscow-heroin/25143501.html