El Conflicto en Ucrania Dificulta el Acceso al Tratamiento de VIH y Metadona

"Por favor, permita el ingreso de la Metadona. La gente está muriendo aquí", declara Olga de Luhansk en un video reciente producido por Igor Kuzmenko de la Red Euroasiática de personas que consumen drogas (the Eurasian Network of People Who Use Drugs). Olga es una de los cerca de mil pacientes en la región de Donbass al este de Ucrania, quien recientemente se enteró de que la medicina para su tratamiento diario para la adicción sería cortada o reducida a dosis por debajo de la norma, lo que obligó a las personas bajo este tratamiento a la retirada dolorosa o volver a las drogas callejeras.

Fue en la region de Donbass donde el Vuelo 17 de Malaysia Airlines fue derribado hace un año, matando a 298 personas. Pero para los pacientes que necesitan de la medicina aquí, el juego político está demostrando ser más mortal que el fuego de los misiles.

Este artículo fue publicado por primera vez por Open Society Foundations. Leer el artículo original aquí.

El conflicto entre el Gobierno Ucraniano y los separatistas apoyados por Rusia amenaza la vida de los pacientes civiles a quienes se les ha cortado, o pronto lo será, los medicamentos que salvan sus vidas. Además de los pacientes que requieren la metadona, hay 8,000 pacientes con VIH quienes ven peligrar su tratamiento y la esperanza para su supervivencia. Los tratamientos contra el VIH en el área de Donbass durarán sólo unas pocas semanas más, hasta mediados de agosto.

El gobierno de Ucrania se ha lavado las manos respecto a su responsabilidad de las áreas que ya no controla, cortando los fondos para los hospitales y diciendo a los pacientes que tienen que viajar hacia el territorio del gobierno para obtener la medicina - una sugerencia poco práctica y cínica. Las autoridades de la autoproclamada República Popular de Luhansk, una zona controlada por los separatistas, han dicho que ellos van a seguir el enfoque ruso y prohibir la metadona; se ha reportado que nueve pacientes se suicidaron en medio de la desesperación.

Mientras tanto, los ucranianos no han permitido cruzar a través de la región de Donbass desde febrero a un convoy humanitario que lleva medicamentos para el VIH o para la adicción. Los rebeldes tampoco han aparecido, excepto para recordar que la ONU también requiere de su permiso antes que la medicina pueda ser transportada.

Afortunadamente, la conciencia pública sobre la crisis está creciendo. Michel Kazatchkine, el Enviado Especial de la ONU sobre el VIH / SIDA para Europa del Este y Asia Central, emitió un fuerte llamado en el diario the New York Times el dia 27 de julio, instando a las autoridades de ambos lados a tomar medidas. El Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria (The Global Fund to fight AIDS, TB, and Malaria) ha dicho que está dispuesta a pagar por los medicamentos, y el director ejecutivo Mark Dybul - junto con las autoridades de la Organización Mundial de la Salud (OMS), proveedores de salud y los pacientes que trabajan combatiendo el VIH, la tuberculosis y la dependencia de drogas a través de Europa del Este - emitieron una declaración instando a la acción.

Por ahora, los pacientes en la region de Donbass están contando los minutos y preguntándose si sus medicamentos llegarán a tiempo. Es una pregunta que nunca deberían haber tenido que contemplar.

Como señaló Kazatchkine, Ucrania ha sido un líder en la respuesta mundial a la epidemia del VIH. Ahora, el gobierno tiene que mostrar liderazgo una vez más, y así evitar que 8,000 personas vulnerables, y la decencia médica básica, sean añadidas a la lista de bajas del conflicto.

*Daniel Wolfe es Director del International Harm Reduction Development Program en the Open Society Foundations.