El consumo de drogas puede tener beneficios sociales, y se reconoce que esto podría mejorar la rehabilitación

Los jóvenes han informado sobre los beneficios culturales derivados del consumo de drogas, como el fortalecimiento de los vínculos sociales y el acceso a las redes sociales.

Los jóvenes han informado sobre los beneficios culturales derivados del consumo de drogas, como el fortalecimiento de los vínculos sociales y el acceso a las redes sociales. (Fuente: Pixabay)

El consumo de drogas ilícitas a menudo se enmarca en términos de riesgo y comportamiento antisocial o criminal. Pero el consumo de drogas suele ser una actividad altamente social. Para muchas personas, el placer de consumir drogas tiene que ver con la conexión social y los efectos físicos.

Un nuevo estudio destinado a comprender los beneficios sociales del consumo de drogas puede ayudarnos a mejorar las respuestas  al consumo de drogas peligrosas o dañinas

El placer no es solo físico

El placer es una parte obvia del consumo de drogas y los beneficios físicos a corto plazo son bien conocidos. Las drogas pueden producir un efecto "high", dar energía a las personas, hacer que se sientan bien, reducir el estrés y ayudar a dormir.

Los beneficios sociales del uso de drogas son más complejos de cuantificar. Pero ahora hay numerosos estudios que muestran que las personas consumen alcohol u otras drogas en entornos sociales como bares, clubes y fiestas para mejorar sus interacciones con los demás a través de una mayor confianza, una mayor sociabilidad y menos ansiedad. Para algunas personas, esto lleva a beneficios a largo plazo, como vínculos más fuertes con amigos.

Esto se demostró en estudios recientes, realizados en Australia, donde los jóvenes reportaron ganancias culturales por el consumo de drogas, como el fortalecimiento de las relaciones sociales y el acceso a las redes sociales que ofrecían una forma de capital cultural.

Los beneficios sociales del consumo de drogas

Las "drogas de fiesta" son aquellas que, como su nombre lo indica, generalmente se consumen en un ambiente de fiesta o discoteca. En este conjunto de drogas a menudo se incluyen MDMA (éxtasis), cocaína, ketamina, gamma hidroxibutirato (GHB), metanfetamina (speed) o metanfetamina cristalina (crystal meth or ice).

Los estudios han demostrado que las personas generalmente consumen drogas de fiesta para hacerles sentir energía, ayudarlas a socializar y divertirse.

Recientemente, en la Universidad La Trobe se llevó a cabo un estudio  que exploró el consumo de drogas de fiesta, incluido el consumo de metanfetamina cristalina, entre hombres homosexuales y bisexuales australianos que viven con VIH. De acuerdo con lo que sabemos sobre el consumo de drogas de fiesta, descubrimos que los hombres de nuestro estudio casi siempre usaban drogas de fiesta socialmente: en clubes nocturnos y fiestas de baile o para facilitar el placer sexual.

 

La gente generalmente usa drogas de fiesta para sentir energía, ayudarlas a socializar y divertirse. (Fuente: Stephen Arnold / Unsplash)

De manera aún más sorprendente, también encontramos que los hombres que eran consumidores ocasionales o habituales de drogas de fiesta informaron resultados sociales significativamente mejores que los no consumidores en una serie de medidas que incluyen un mayor nivel de resiliencia, menos experiencia de estigma relacionado con el VIH y una mayor sensación del apoyo de otras personas que viven con VIH así como de sus amigos homosexuales y bisexuales.

Esto es importante porque todos estos resultados están fuertemente asociados con un mayor bienestar emocional entre las personas que viven con VIH.

No pretendemos que este estudio muestre que el consumo de drogas (en cualquier forma) tenga un impacto directo en el bienestar a largo plazo. También es posible que las personas resilientes y socialmente conectadas sean más propensas que otras a formar parte de círculos sociales en los que el consumo de drogas es común.

Pero este estudio sí nos alienta a considerar las pérdidas sociales que algunas personas podrían enfrentar si dejan de consumir drogas. La amistad, la conexión, la intimidad y el sexo son fundamentales para la humanidad. Si estos están fuertemente ligados a los círculos sociales en los que una persona consume drogas, su bienestar social y emocional puede verse afectado si dejan de consumir drogas.

Para las personas que viven con VIH, quienes pueden haber experimentado el estigma o el rechazo relacionado con el VIH por parte de sus parejas sexuales, el acceso a las redes sociales y sexuales en las que se sienten aceptados puede ser parte del atractivo de las drogas de fiesta.

Cómo puede esto ayudar a responder al consumo de drogas

La investigación que explora las experiencias sociales de consumo de drogas de las personas puede informar de manera útil sobre los programas de reducción de daños o para dejar de fumar.

Si bien los efectos físicos de una droga pueden presentar riesgos, los entornos sociales en los que se consumen drogas no son necesariamente dañinos o peligrosos. De hecho, pueden ser todo lo contrario, proporcionando una fuente de amistad, apoyo y felicidad para los usuarios.

Podría ser tentador denunciar esto con la afirmación de que los posibles riesgos para la salud socavan cualquier reclamo de beneficio, o que las amistades generadas a través del consumo de drogas no son genuinas. Pero el sentido de comunidad y amistad se ha aprovechado con éxito en las campañas de minimización del daño causado por las drogas y el alcohol, como las campañas "Cuida a tus parejas" dirigidas a los jóvenes.

Centrarse en los entornos sociales en los que se produce el consumo de drogas también puede ser útil para estrategias para reducir otros riesgos. Por ejemplo, las campañas para promover el sexo seguro entre hombres homosexuales que usan crystal meth se han centrado en lugares y fiestas donde el "sexo en drogas" es común.

Entender los posibles beneficios sociales del consumo de drogas también puede mejorar los programas de rehabilitación de drogas. Las estrategias para ayudar a las personas a reconstruir los vínculos sociales, las amistades y las redes de apoyo podrían ser importantes para apoyar el cese a largo plazo del consumo de drogas.

 

*Jennifer Power, investigadora principal en the Australian Research Centre en Sex, Health and Society, La Trobe University

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el artículo original.