El Gobierno de Estados Unidos Desea Saber si el Éxtasis Podría Ser la Droga Perfecta para Tratar el TEPT

Varios infantes de marina estadounidenses que sufrían TEPT han sido tratados con éxtasis

Varios infantes de marina estadounidenses que sufrían TEPT han sido tratados con éxtasis. (Fuente: Wikimedia)

La Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y una organización no lucrativa, la Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos (MAPS, por sus siglas en inglés), llegaron a un acuerdo sobre pruebas médicas que podrían conducir a la regulación del éxtasis para su uso en el tratamiento del TEPT (PTSD, por sus siglas en inglés).

El 26 de agosto, la Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos anunció que la Administración de Alimentos y Fármacos había otorgado al éxtasis la “designación de Terapia Innovadora” en el tratamiento del TEPT. El acuerdo permitirá la realización de ensayos clínicos de Fase III sobre el uso del éxtasis para personas que padecen TEPT. Los ensayos de Fase III son la última etapa de prueba antes de que un medicamento potencial obtenga la aprobación de la Administración de Alimentos y Fármacos. La Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos está patrocinando dos ensayos clínicos de Fase III de psicoterapia asistida con éxtasis en pacientes con TEPT severo. Afirmaron que los "ensayos evaluarán la eficacia y la seguridad de la psicoterapia asistida con éxtasis en 200-300 participantes con este trastorno, cuyas edades son de 18 años o más, en sitios de Estados Unidos, Canadá e Israel".

Si todo sale de acuerdo a lo planeado, los ensayos comenzarán a matricular a los sujetos participantes en la primavera de 2018.

Al designar la terapia asistida con éxtasis en pacientes con Trastorno de Estrés Postraumático como "terapia innovadora", la “Administración de Alimentos y Fármacos ha acordado que este tratamiento puede tener una ventaja significativa y una mayor adecuación con respecto a los medicamentos disponibles para tratar el TEPT”, informa la Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos.

El éxtasis ha sido una sustancia ilegal en los Estados Unidos desde 1985, cuando la Administración de Cumplimiento de Leyes sobre Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) lo clasificó “como un producto tóxico peligroso sin uso clínico aceptado". A pesar de esta clasificación, el potencial del fármaco para proporcionar beneficios médicos está ganando un creciente interés - si no aceptación - entre los académicos. La investigación preliminar ya ha sugerido un potencial significativo en el tratamiento del TEPT.

Nicholas Blackston, un ex-infante de marina estadounidense que sirvió en la guerra de Irak, afirma que el éxtasis - combinado con la terapia - lo curó. Blackston había participado en un estudio clínico de Fase II patrocinado por la Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos, diseñado para evaluar la dosificación, eficacia y seguridad del éxtasis en el tratamiento del TEPT. Antes de someterse a este último, había descripto otro tratamiento para el estrés postraumático que lo dejaba sintiéndose "como un zombi".

Después de completar tres sesiones con dosis de 75 mg y tres sesiones con dosis de 125 mg en 2012, Blackston dijo: "Vi todo mi pasado de forma totalmente diferente. Ya no era algo que me perseguía". Desde que concluyó su tratamiento, Blackston ya no califica para la escala clínica del TEPT, en la que se mide la gravedad del trastorno.

Después de los ensayos de Fase II de la Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos, que combinan la administración de éxtasis con psicoterapia, el 61 por ciento de los participantes ya no padecía el TEPT dos meses después de haberse completado el ensayo. Esa cifra se elevó a 68 por ciento en un seguimiento subsiguiente de 12 meses.

Si en los próximos ensayos se obtienen resultados similares a los anteriores, la Administración de Alimentos y Fármacos podría aprobar el tratamiento del TEPT asistido con éxtasis para 2021, según Rick Doblin - fundador y director ejecutivo de la Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos.

"Si usted tuviera que encontrar la droga perfecta para tratar el TEPT, sería el éxtasis”,  dijo Doblin al Washington Post. Además, como los veteranos de guerra son uno de los principales grupos que sufren del Trastorno de Estrés Postraumático, Doblin afirma que la investigación de la Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos puede fácilmente "ganar la comprensión del público", ya que "nadie va a argumentar en contra de la necesidad de ayudar a estos veteranos".

El profesor David Nutt, neuropsicofarmacólogo del Imperial College de Londres, dijo a la revista Science que "este no es un gran paso científico. Ha sido obvio durante 40 años que estas drogas son medicamentos. Pero es un gran paso en lo que hace a la aceptación". De hecho, antes de que el éxtasis fuera prohibido y catalogado como una droga de la Lista I por la Administración de Cumplimiento de Leyes sobre Drogas, el fármaco había sido utilizado por algunos psiquiatras como una herramienta psicoterapéutica, demostrando ser particularmente eficaz para la terapia de pareja.

Según informó Talking Drugs, la investigación científica sobre el éxtasis y otras drogas ilegales puede ayudar a la reforma de las políticas respectivas. Estos recientes ensayos clínicos sobre éxtasis y TEPT podrían tener un impacto significativo tanto en la percepción de la sociedad como en las políticas públicas.

El resultado de estos próximos estudios relacionados con el TEPT y la adicción al alcohol podría ver al éxtasis siendo ampliamente aceptado por el público y por los miembros del ámbito médico en los Estados Unidos. Pero esto es sólo el principio. Doblin tiene grandes planes para el futuro: "Ahora que tenemos un acuerdo con la Administración de Alimentos y Fármacos, estamos listos para comenzar las negociaciones con la Agencia Europea de Medicamentos".