El Perfil Racial y La Brutalidad Policial en la Represión de las Drogas en Hamburgo

(Fuente: Pixabay/Pixabay)

La muy discriminatoria y severamente implementada política de drogas está provocando críticas en la ciudad alemana de Hamburgo.

Las autoridades de Hamburgo han estado reprimiendo el tráfico de drogas durante varios años. El enfoque policial, centrado principalmente en los barrios del centro de la ciudad, ha sido duramente criticado por los líderes comunitarios por discriminar violentamente a los hombres de raza negra.

 

El Grupo Especial de Lucha contra el Narcotráfico

Luchar contra los delitos de drogas en las calles de Hamburgo es la principal responsabilidad del grupo especial de lucha contra el narcotráfico, creado en abril del año 2016. Enno Treumann, el jefe de este grupo especial, ha declarado abiertamente que el grupo tiene como objetivo a personas de "origen africano".

Cuando el grupo especial fue puesto en marcha, Treumann advirtió que las personas que traficaban con drogas serían "más vigiladas" por las fuerzas del orden. Sin embargo, los datos indican que la gran mayoría de las personas a las que apunta el grupo especial no fueron procesadas.

Los miembros del grupo especial contra las drogas indagaron a 17,321 personas durante los primeros seis meses de su existencia; Casi 100 búsquedas cada día. Entre ellos, sólo 411 personas fueron arrestadas.

Christiane Schneider, miembro del Parlamento de Hamburgo, señaló que el grupo especial ni siquiera identificó la naturaleza de los delitos de los detenidos.

"El grupo especial ni siquiera es capaz de decir si hubo algún tipo de delito relacionado con las drogas", ella dijo, "[el grupo especial] es completamente ineficaz y debe ser eliminado".

El enfoque racial del grupo especial está programado para ser revisado en la corte a finales de este año, ya que un residente negro ha presentado una demanda donde se queja de repetidas búsquedas policiales discriminatorias y chequeos de identificación.

 

La Muerte de Jaja Diabi

 

En enero del año 2016, nueve meses después de la creación del grupo especial, a Jaja Diabi - un refugiado de África Occidental de 21 años en Hamburgo -  se le encontró en posesión de 1.6 gramos de marihuana.

La posesión de menos de 10 gramos de marihuana en Hamburgo es reconocida legalmente como una "cantidad insignificante" que no debe ser procesada.

A pesar de esto, el juez asumió que él era un comerciante de drogas y evaluó que debería ser detenido en caso de que intentara huir antes de su juicio.

Murió en su celda varios días después, con la policía alegando que se había suicidado. La autoridad judicial, sus amigos y su familia afirmaron que Diabi no exhibía tendencias suicidas antes de su encarcelamiento.

 

La Comunidad Contraataca

En lugar de aceptar o apoyar las acciones de la policía, algunos residentes locales han formado una iniciativa para contrarrestar la represión aparentemente racista.

Los líderes de la iniciativa, Anwohner_innen Initiative Balduintreppe (The Balduintreppe Initiative), celebran conferencias públicas para discutir la situación policial y para considerar formas de mejorar el sustento de las personas que se ven afectadas por ella.

Phillip, que no reveló su apellido, es el cofundador de The Balduintreppe Initiative. Él dice que la presencia de la policía se ha vuelto abrumadora en su barrio de Hamburgo.

"Es imposible ser negro y vivir en esta área sin ser acosado diariamente", dijo a TalkingDrugs.

"La situación aquí alrededor de Balduintreppe es terrible y la presencia policial continua es sofocante. Hay controles y asedios diarios, controles de identificación, búsquedas, patrullas policiales por todas partes, día y noche. Detenciones brutales, algunas veces muy similares a un secuestro, en nuestro patio trasero."

"La situación es muy frustrante y no vemos ningún esfuerzo humano por resolver la situación por parte de las autoridades, sino una constante escalada por parte de la policía que no estamos dispuestos a aceptar".

El dia 18 de febrero, un centro comunitario local - en asociación con The Balduintreppe Initiative - será el anfitrión de una conferencia sobre perfil racial y políticas de drogas. El evento, que también marca el primer aniversario de la muerte de Jaja Diabi, considerará una serie de temas, entre ellos:

"La venta de drogas [ilegales] en las calles es uno de los trabajos más peligrosos y precarios que hay en Hamburgo. [...] ¿Cómo se puede mejorar la situación de vida y trabajo de aquellos que comercializan con drogas? "

 

Las Experiencias de Aquellos que están en la Calle

Muchas de las personas que venden drogas en las calles de Hamburgo son refugiados o migrantes de los países de África Occidental, así lo informó the Spiegel. Como a menudo se les niega el derecho a trabajar en Alemania, las actividades ilegales pueden convertirse en las únicas opciones para ganarse la vida.

Muchos hombres que venden drogas en Hamburgo se han pronunciado, argumentando que su incapacidad para adquirir permisos de trabajo los obliga a situaciones peligrosas.

"Es claro y comprensible que no es la voluntad de cualquiera de nosotros hacer lo que estamos haciendo hoy. Queremos trabajar, pero no hay posibilidad para nosotros ", dijo un hombre llamado Kemele, en una entrevista con un miembro de The Balduintreppe Initiative.

Otro residente, Gómez, que vende marihuana, describió el duro tratamiento que experimentó en una incursión policial:

"La policía se llevó a 34 personas de una manera realmente brutal, aunque nadie se resistió. Todos los que eran de raza negra fueron arrestados. Y no encontraron nada con ellos. Los dejaron sentados durante horas con abrazaderas, para que la sangre no llegará a las manos. Nos tratan como perros. ¿Por qué? Somos seres humanos también ".

 

---

Las violentas medidas racistas contra las minorías étnicas y los refugiados parecen haberse convertido en un aspecto normalizado de la vigilancia de las drogas en Hamburgo. La oleada creciente de solidaridad entre los residentes locales puede allanar el camino para un discurso público más racional sobre el narcotráfico de bajo nivel, particularmente en lo que respecta a las personas que ya están en una posición vulnerable dentro de la sociedad.