En Kenia, la reducción de daños se ve limitada por la falta de apoyo social

Semilla de Esperanza, es un grupo de personas que usan drogas y están en un programa terapia de sustitución de opioides, (OST por sus siglas en inglés), y usan terapia del arte como un medio para desarrollar resiliencia y talento. Programa financiado por el Fondo de Resiliencia GITOC.

Apondi argumenta que, en los programas de tratamiento de drogas, o aspectos generales de salud para las personas que usan drogas en Kenia no se les brinda la estructura de apoyo necesaria para prevenir la dependencia de las drogas, ni mejoran las condiciones socioeconómicas, las cuales son las que conducen en primer lugar al uso problemático de drogas y la delincuencia.

El término “reducción de daños” se refiere a políticas, programas y prácticas que minimizan los efectos de salud, sociales y legales negativos, asociados con el uso problemático de drogas, las políticas y las leyes sobre drogas. La reducción de daños se basa en el principio de la justicia y los derechos humanos, centrándose en el cambio positivo y en trabajar con personas sin juzgar, coaccionar, discriminar o exigir que dejen de consumir drogas como condición previa para recibir apoyo.

Kenia adoptó por primera vez los programas de reducción de daños para personas que usan drogas en 2012, comenzando con programas de agujas y jeringas (NSP por sus siglas en inglés) y luego poniendo a disposición la terapia de sustitución de opioides (OST) en 2014, como una medida para prevenir infecciones por VIH. Desde entonces, el programa ha inscrito a más de 5200 personas que usan drogas, principalmente en siete condados (Mombasa, Nairobi, Kisumu, Kilifi, Lamu, Kwale y Kiambu) donde hay grandes poblaciones de personas usuarias de drogas.

La investigación y la evidencia posteriores indican que, si bien ha habido una reducción en la prevalencia del VIH entre los grupos de trabajo sexual y LGBTQ+, el éxito no se ha replicado para las personas que se inyectan drogas (PWID por sus siglas en inglés). Aunque las PWID son una población clave a la que se dirigen los programas de salud, y a pesar del aumento de las inscripciones en los sitios de OST y NSP, las tasas de VIH dentro de esta población se han mantenido relativamente estables desde 2011 hasta 2021: alrededor del 18% de las PWID tienen VIH, en comparación con un promedio de casi el 6% en la población general. Informes recientes también indican que el uso de drogas se está convirtiendo cada vez más en un denominador común en todas las poblaciones clave a las que se dirigen los programas de salud en el país. Esto ha subrayado la importancia de las intervenciones conductuales y comunitarias que desempeñan un papel importante en la gestión y el tratamiento del consumo de drogas, pero que no se han adoptado plenamente debido a la escasez de recursos.

La implementación de programas de reducción de daños en los países africanos enfrenta varios desafíos, de los cuales uno a considerar es la ausencia de fondos totalmente financiados que se encarguen del componente de salud mental, y que haga intersección con los problemas relacionados con las drogas. Los programas de reducción de daños en Kenia no están anclados en la ley; las políticas de drogas de Kenia aún son elaboradas por el Ministerio del Interior, que emplea organizaciones descentralizadas como organismos antinarcóticos y la Autoridad Nacional para la Campaña contra el Abuso de Alcohol y Drogas (NACADA) para ordenar sobre educación en materia de drogas, reglamentar el funcionamiento de los centros de rehabilitación y formular políticas nacionales sobre drogas.

La falta de legislación de reducción de daños en el país significa que efectivamente hay una falta de prioridad de estos programas en los presupuestos nacionales y la perpetuación de un entorno criminalizado que vigila, estigmatiza y discrimina a las personas que consumen drogas. Por lo tanto, los servicios de tratamiento están determinados por factores legales, políticos, culturales y económicos que se centran en el tratamiento biomédico de los pacientes, en lugar de abordar los factores de comportamiento que originaron relaciones problemáticas con las drogas en primer lugar.

El enfoque en los indicadores biomédicos (como las tasas de prevalencia del VIH) significa que la mayoría de las respuestas a los problemas de drogas en Kenia se han centrado únicamente en reducir su prevalencia, sin tener en cuenta el panorama general. No existen programas de reducción de daños en Kenia fuera de la prevención del VIH, ni programas adicionales para apoyar la terapia de sustitución de opioides y la reinserción de las personas en la sociedad después del tratamiento por drogas.

La persistente falta de programas orientados al cambio social y de comportamiento ha significado que no se aborden los problemas sociales y económicos que afectan a las personas que usan o han usado drogas. Las personas luchan por encontrar empleo después del tratamiento, o aún enfrentan el estigma debido a su historial de consumo de drogas. Esto a su vez, refuerza y acelera las dificultades socioeconómicas existentes vinculadas con la pobreza, el crimen, la falta de educación, la paternidad/maternidad no planificada, el encarcelamiento y la detención, entre otros. Crea un ciclo interminable de dependencia de los delitos menores como medio de supervivencia. A pesar de las buenas intenciones de los programas de OST, la falta de apoyo social y económico significa que es poco probable que se interrumpa este ciclo.

África tiene una gran población de jóvenes desempleadxs, lo que a su vez aumenta el atractivo del consumo de drogas. Con una corrupción interminable y fronteras altamente porosas, cada vez más drogas encuentran su camino hacia el continente. Cada vez hay más preocupaciones sobre una epidemia de drogas entre lxs jóvenes africanxs en los próximos años, con pocas soluciones presentes si no hay cambios fundamentales.

Los programas de reducción de daños deben desarrollarse en función de la realidad de la vida de las personas que consumen drogas. Se necesita renovar el enfoque en intervenciones basadas en la comunidad como una forma de continuidad en la recuperación, con más énfasis en la resiliencia y las habilidades cognitivas. La educación sobre la dependencia de las drogas y el alcohol, los desencadenantes comunes y cómo manejar la ansiedad de consumir también es necesaria en una etapa más temprana como estrategias de prevención para responder a factores ambientales como el desempleo juvenil y el uso de drogas en los círculos sociales. Los centros de tratamiento y los servicios de salud deben ser proactivos manteniendo un contacto regular con sus clientes, involucrando a familiares y amigxs como parte de su tratamiento, abordando múltiples problemas de salud mental y consumo de drogas, y facilitando la formación profesional y el empleo.

VOCAL-KENYA está utilizando su rol de sociedad civil para liderar el trabajo con los comités parlamentarios y los departamentos gubernamentales, abogando por alejarse de las políticas de drogas punitivas y, en cambio, avanzar hacia un enfoque en los derechos humanos y la salud pública. VOCAL también está trabajando en la introducción de un proyecto modelo de ley de reducción de daños en 2022, que introducirá fondos nacionales para el tratamiento del consumo de drogas. VOCAL también se asocia con los agentes del orden público para introducir planes alternativos y sentencias comunitarias, cuyo objetivo es reducir el número de personas que cometen delitos menores de drogas que tienen sentencias prolongadas en prisión, al mismo tiempo que se asocian con organizaciones internacionales para realizar investigaciones sobre las tendencias actuales en el consumo de drogas y que pueden informar a la política.

 

*Bernice Apondi ha estado trabajando con comunidades de personas que consumen drogas y legisladores en África Oriental durante los últimos 10 años. Su área de enfoque ha sido: cambiar el paradigma y poner la salud pública, la seguridad comunitaria, los derechos humanos y el desarrollo en el centro de las leyes y políticas de drogas de la región. Actualmente, Bernice es consultora de investigación y promoción y VOCAL-KENYA.