Escocia Puede Ahora Tener el Índice Más Alto de Muertes Relacionadas con Drogas en la UE

Fuente: Wikimedia

Las muertes relacionadas con las drogas en Escocia han alcanzado la cifra más alta jamás registrada, y la tasa de estas muertes puede ser ahora la más alta de la Unión Europea (UE). Esto pone de manifiesto la necesidad urgente de medidas de reducción de daños, como el establecimiento de una sala de consumo seguro de drogas.

Los datos publicados el 15 de agosto por los Registros Nacionales de Escocia sugieren que Escocia ahora tiene el mayor índice de muertes relacionadas con las drogas de cualquier país de la Unión Europea. En toda Escocia, según el informe, hubo 160 muertes relacionadas con las drogas por cada millón de personas en 2016. Esto se compara con una estimación de 65,8 por cada millón en Inglaterra y Gales, y un promedio europeo de 20,3 por cada millón. El Observatorio Europeo de la Droga y la Toxicomanía estima que el país de la UE con la tasa más cercana de muertes inducidas por las drogas es Estonia, con 102 muertes de este tipo por millón de adultos.

Las muertes relacionadas con las drogas en Escocia están aumentando a un ritmo sin precedentes. El número aumentó en un 23 por ciento entre 2015 y 2016 - llegando a 867 - la cifra más alta jamás registrada. Más del 54 por ciento de estas muertes implicaron el uso de heroína o morfina.

Si bien ha habido aumentos en las muertes relacionadas con las drogas en la mayoría de los diferentes grupos etarios, los aumentos son particularmente pronunciados entre los grupos de mayor edad. Entre 2000 y 2016, estas muertes entre las personas de 45 a 54 años aumentaron de 16 a 213, mientras que los decesos entre las personas de 55 a 64 años subieron de 3 a 66. La edad promedio de las muertes relacionadas con drogas en Escocia ha aumentado constantemente a lo largo de los últimos 20 años: De 28 en 1996, a 34 en 2006, a 41 en 2016.

Este grupo etario de mayor edad, apodado la generación Trainspotting, está muriendo en número cada vez mayor, sin que sus muertes reciban una cobertura significativa por parte de los medios o de los políticos. Niamh Eastwood, directora ejecutiva de Release, el centro del Reino Unido que se especializa en drogas y legislación sobre estupefacientes, describió cómo "si muere un hombre de 40 años que vive en la pobreza y la privación, eso no va a ser noticia". Este grupo está increíblemente marginado y sus muertes no parecen atraer la misma atención".

Para reducir estas muertes crecientes entre las personas que usan heroína y morfina, en especial los grupos marginados empobrecidos, se establecerá en Glasgow una sala de consumo seguro de drogas (DCR, por sus siglas en inglés). Las DCRs salvan vidas, asegurando que las personas que usan drogas lo hagan en compañía de profesionales médicos que pueden proveer materiales de inyección estériles, ofrecer consejo de reducción de daños y - de ser necesario - administrar naloxona, un antídoto de sobredosis. No hay un solo caso registrado de alguien que haya muerto de una sobredosis de drogas en cualquier DCR del mundo.

Las DCRs también son beneficiosas para las personas que no usan drogas, ya que reducen los residuos de drogas descartadas en las calles, reducen la propagación de enfermedades infecciosas como el VIH, mejoran el acceso generalizado a los servicios de emergencia y permiten a la policía concentrarse en los crímenes graves.

La elección de Glasgow para instalar la primer DCR de Escocia no es casual. El área del Gran Glasgow y Clyde1 tiene el mayor número de muertes relacionadas con drogas que cualquier otra área en Escocia supervisada por alguna de las Juntas Zonales del Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés), una desafortunada estadística que ha mantenido en forma constante durante la última década. Si bien esta región tiene más población que cualquier otra en Escocia, ésta no es la razón de su triste record. También tiene el índice más alto de muertes relacionadas con drogas - con 170 muertes de este tipo por cada millón de personas entre 2012 y 2016.

La inmensa mayoría de las muertes ocasionadas por drogas en Glasgow, 225 sobre un total de 257, se debieron al uso de opioides - con 195 por heroína, morfina, metadona o buprenorfina. Esto ilustra más la importancia de la próxima DCR en la ciudad, así como la necesidad de más instalaciones en toda Escocia.

Mientras que Inglaterra y Gales están experimentando una emergencia de salud pública en relación con las muertes vinculadas con estupefacientes, la situación en Escocia es marcadamente peor. La eventual introducción del DCR en Glasgow aliviará algunos de los daños que las drogas - en particular los opioides - pueden plantear, pero se debe implementar un paquete más amplio de medidas de reducción de daños. Además, la situación se ve exacerbada por la continua criminalización de las personas que consumen drogas, ya que este estigma social desanima a dichas personas en cuanto a buscar ayuda o asesoramiento.

Las autoridades de Escocia y de otras partes del Reino Unido harían bien en considerar el enfoque de Portugal. Este país, que despenalizó la posesión de todas las drogas en 2001, tiene una tasa de mortalidad por drogas de 5,8 - una de las más bajas de Europa.

1. Nota de la traductora: El Gran Glasgow y Clyde es una subdivisión administrativa de alto nivel que cubre la ciudad de Glasgow, en Escocia (Reino Unido). Es una de las catorce regiones de Escocia. (Fuente: Wikipedia)