La educación sobre la sobredosis de opiáceos reduce el 98% de las muertes en Estados Unidos

Por Paul O'Neill

En marzo de 2012 la Comisión de Narcóticos de las Naciones Unidas reconoció la sobredosis como un tema mundial de salud pública que necesita ser atendido por la Organización Mundial de la Salud y sus países miembros. Es en este contexto que, de 1996 a 2010, 50 mil espectadores potenciales de sobredosis por opiáceos recibieron formación en Estados Unidos por programas de educación en sobredosis y distribución de naloxona, una antagonista de opioides que invierte los efectos de sobredosis. Ello resultó en más de 10,000 rescates de sobredosis, concluye un informe del Centro Médico Universitario de Boston y dirigido por el Dr. Alexander Walley

Quizás más importante son las observaciones que hace el informe con respecto a los aprendizajes que esto implica para la salud pública y los programas gubernamentales de respuesta a las drogas.
Durante el periodo de estudio, 2,912 individuos estuvieron afiliados a los programas, y 54% de ellos dijeron haber experimentado una sobredosis previamente. Sin embargo, se demostró que la educación para la sobredosis y la distribución de naloxona es una intervención de salud pública eficaz para hacer frente a la creciente epidemia de sobredosis.

También se encontró que las comunidades que recibieron educación para la sobredosis y naloxona reportaron significativamente menos muertes que en comunidades donde no se recibió entrenamiento. Se observó que cuanto mayor es la tasa acumulada de la implementación del programa, mayor será la reducción de las tasas de mortalidad. En otras palabras, mientras más personas en situación de riesgo o en contacto con personas en riesgo de sobredosis que se les administró naloxona, y entrenados para prevenir, reconocer y responder a una sobredosis, menor es la tasa de mortalidad por sobredosis.

Si bien no se sabe cuántas de estas personas podrían haber muerto si no hubieran recibido naloxona, lo más probable es que muchos de ellos lo habrían hecho. Estos rescates han inspirado a muchos a mantener la esperanza de que todas las muertes por sobredosis se pueden prevenir.

La prevención de muertes innecesarias por sobredosis de opiáceos es un problema que une causas - es un lugar donde personas con diferentes perspectivas de tratamiento y reducción de daños pueden ponerse de acuerdo y trabajar juntos. Puede representar un punto de partida desde el que podemos trabajar juntos para hacer frente a los daños asociados al consumo de drogas.

Para leer el informe del Centro Médico Universitario de Boston, da clic acá
Esta nota se elaboró a partir de una entrevista al Dr. Walley que se puede leer en su versión original en inglés, acá.