Expertos en Medicamentos en Canadá Piden Suministro Regulado de Heroína para Reducir Sobredosis

Heroína producida farmacológicamente (Fuente: Wikimedia)

En el oeste de Canadá, un prestigioso grupo de expertos en drogas ha propuesto que se autorice a las personas a que tengan acceso a un suministro de heroína legalmente regulado, en un intento por reducir las sobredosis y combatir el crimen organizado.

En un nuevo informe, el British Columbia Center on Substance Use (BCCSU, por sus siglas en inglés) propuso la creación de clubes exclusivos para miembros, donde los pacientes podrían adquirir legalmente heroína producida farmacológicamente. Este enfoque reduciría la probabilidad de que alguien ingiriese inadvertidamente heroína que contenga fentanilo - un poderoso opioide al que se le han atribuido las elevadas tasas de sobredosis - y al mismo tiempo debilitaría a los grupos del crimen organizado al desalentar a las personas a comprar heroína de forma ilegal.

BCCSU sostiene que esta medida se necesita con urgencia en su provincia debido a la actual crisis de salud pública. En 2018, se reportaron casi 1.500 [casos de] sobredosis en la Columbia Británica, aproximadamente 260 muertes por cada millón de habitantes, cifra tres veces más alta que el promedio canadiense de 81 muertes por sobredosis por cada millón de personas. De estos 1.500 casos, un alarmante 85 por ciento implicó [presencia de] fentanilo ilícito. Esto sugiere que el acceso a un suministro regulado de heroína sin fentanilo podría - en gran medida - reducir el número de muertes.

El club funcionaría como una “cooperativa de compras manejada por sus miembros”, lo que significa que éstos sumarían sus recursos para adquirir a los proveedores la heroína al por mayor a un precio más bajo. BCCSU sugiere que [el club] sea administrado por una organización sin fines de lucro, que involucre a expertos con experiencias de vida relevantes.

Para evitar el desvío hacia el mercado ilegal, el club limitaría las cantidades proporcionadas a “lo que podría esperarse para un uso personal individual a corto plazo”.

Los clubes se establecerían junto con otros servicios de reducción de daños y tratamiento, de modo que las personas que buscasen ayuda debido a su consumo de drogas pudiesen acceder a ellos de manera fácil y gratuita. Además, el enfoque mejoraría los resultados de la reducción de daños al requerir - como parte del proceso de solicitud de inscripción - que los miembros completasen una instrucción sobre prevención de sobredosis y uso de naloxona, un medicamento para revertir las sobredosis.

 El ingreso de los miembros al club dependería de un proceso de investigación de antecedentes, según los detalles del informe, que dice así:

“Un proceso de selección realizado en el lugar por un miembro del personal - proveedor de atención médica - podría ayudar a garantizar que los jóvenes curiosos y otras poblaciones vulnerables (por ejemplo, personas sin experiencia o que nunca haya tomado opioides) reciban información equilibrada y precisa sobre el programa y sobre los riesgos conocidos del uso de heroína, incluidas la sobredosis y la adicción”.

De ser implementado, el enfoque se evaluaría de modo exhaustivo y se modificaría, si fuese necesario.

Para que la propuesta pase por una fase de prueba, BCCSU deberá ganar el apoyo del gobierno nacional y el de los gobiernos provinciales, como así también el de cualquier autoridad local que supervisara el esquema, no sólo por los recursos y el apoyo, sino también para proveer una vía legal. Al presente, es ilegal que un club de este tipo adquiera y distribuya heroína, pero existe un mecanismo de exención que permitiría la aprobación por parte de un ministro.

El gobierno provincial ha dicho que está examinando el informe y que aún no ha tomado una decisión al respecto.

Lea el informe completo: Heroin Compassion Clubs