Fabricante Israelí Vende Armas a Duterte para la Guerra Antidroga

Un miembro de la Policía Nacional de Filipinas

Un miembro de la Policía Nacional de Filipinas (Fuente: Wikimedia)

Un fabricante israelí de armas provee cientos de rifles de asalto y otros tipos de armas a las fuerzas policiales antidroga en Filipinas.

La guerra antidroga en Filipinas, emprendida por el presidente Rodrigo Duterte, ha causado un número estimado en 12.000 muertes desde su comienzo en julio de 2016. Siguiendo esta disposición, la policía y los justicieros han matado principalmente a personas pobres, algunas de ellas por estar bajo sospecha de haber vendido drogas, otras sospechadas de haber usado drogas, y algunos - incluyendo docenas de niños - por estar aparentemente en el lugar equivocado en el momento equivocado.

La guerra contra las drogas ha sido profundamente condenada por numerosos gobiernos, instituciones internacionales y defensores de los derechos humanos. A pesar de ello, una firma israelí ha comenzado a vender una considerable cantidad de armas a la Policía Nacional de Filipinas (PNP, por sus siglas en inglés), que está detrás de una gran cantidad de asesinatos, incluyendo la infame ejecución pública de un adolescente en 2017. Las primeras ventas comenzaron meses después de que Duterte se comparara con [Adolfo] Hitler, y se enorgulleciera porque su guerra contra las drogas se iba a asemejar al Holocausto.

“Si Alemania tuviera a Hitler, las Filipinas tendrían...”, dijo, haciendo una pausa y señalándose a sí mismo. “Hitler masacró a tres millones de judíos... hay tres millones de drogadictos. Los hay. Estaría feliz de masacrarlos”, informó The Guardian por aquellos días.

i24NEWS, un canal de televisión israelí, ha conseguido documentos que indican que las Industrias de Armas israelíes (IWI, por sus siglas en inglés) comenzaron a abastecer con armamento a las agencias antinarcóticas de Filipinas en junio de 2017. Esto incluye el suministro de 313 rifles de asalto y 1.920 pistolas al PNP, como así también 560 rifles de asalto a la Brigada Antinarcóticos de Filipinas (PDEA, por sus siglas en inglés).

IWI es uno de los mayores fabricantes de armas de fuego del mundo, y le perteneció al gobierno israelí hasta 2005. La aprobación del gobierno fue necesaria para las ventas de armas al PNP y PDEA.

Carlos Conde, investigador filipino para Human Rights Watch, condenó la iniciativa: “Dado el hecho incontrovertible de que el PNP y la PDEA están involucrados en violaciones masivas de derechos humanos relacionadas con la guerra antidroga, esta negociación para la venta de armas de fuego no puede ser interpretada como nada más que un respaldo a esta catástrofe de los derechos humanos”.

Filipinas también ha comprado armas a otros países, incluyendo a los Estados Unidos, aunque estas armas fueron explícitamente asignadas a los esfuerzos antiterroristas en el sur de Filipinas, donde el gobierno lucha contra grupos militantes, y no a la guerra contra las drogas.

El presidente Duterte tiene programado visitar Israel en septiembre, lo que lo convertiría en el primer presidente filipino en hacer esto.