El Jefe del Sistema Penitenciario de Filipinas Dice que las Personas Condenadas por Posesión Menor de Drogas Deben Ser Ejecutadas

El Presidente Rodrigo Duterte y Ronald Dela Rosa

El Presidente Rodrigo Duterte y Ronald Dela Rosa (Fuente: Wikimedia)

El jefe del sistema penitenciario de Filipinas dijo que cualquier persona condenada por un delito relacionado con drogas, incluida la posesión personal, debería ser ejecutada. Esta declaración se da cuando un proyecto de ley que reintroduce la pena de muerte en la Cámara de Representantes gana un apoyo abrumador.

El Director General de la Oficina Penitenciaria, Ronald Dela Rosa, quien asumió el cargo de alto rango a fines de abril del año 2018, dijo que las personas condenadas por cualquier delito relacionado con las drogas deberían ir "directamente a la inyección letal". Dela Rosa señaló específicamente que esto debería incluir a las personas que sean encontradas en posesión de pequeñas cantidades de drogas ilegales para uso personal, estas declaraciones fueron emitidas el 11 de mayo durante una entrevista con Rappler.

Dela Rosa no tiene poder legislativo, pero declaró "si dependiera de mí, [cualquier delito debería recibir la pena de muerte] siempre que implique drogas".

Su declaración se produjo días después de que la Cámara de Representantes del país votará para aprobar la lectura final de un proyecto de ley que introduciría la pena de muerte para varios delitos relacionados con las drogas, incluido un delito de posesión de drogas.

El Proyecto de Ley 4727 de la Cámara de Representantes permite a los jueces imponer la pena de muerte a las personas condenadas por importar, fabricar o vender drogas; mantener una "guarida, escondite o centro vacacional" de drogas; o que posea una cantidad de drogas que exceda un cierto umbral, incluyendo 10 gramos de heroína, cocaína o metanfetamina, o 500 gramos de cannabis. El proyecto de ley permite que las personas sean ejecutadas por colgamiento, escuadrón de fusilamiento o inyección letal.

Un extracto del Proyecto de Ley 4727

El presidente Rodrigo Duterte ha respaldado públicamente el proyecto de ley. En julio del año 2017, dijo que el cambio legislativo "[nos] permitiría cumplir con nuestro mandato de proteger a nuestra gente". [...] La pena capital no se trata solo de disuasión, sino también de retribución ", informó TalkingDrugs.

La declaración de Dela Rosa en apoyo a la pena de muerte para todos los delitos de drogas puede no ser sorprendente para muchos en Filipinas. Él es el ex jefe de policía de Davao City, donde Duterte fue alcalde una vez, y tiene una estrecha relación con el presidente.

En una aduladora publicación en Facebook antes de la elección de Duterte en el año 2016, Dela Rosa elogió al-entonces candidato como "la mayor influencia en [su] carrera" y "el líder más grande en la tierra". Su lealtad a Duterte pareció dar frutos, ya que Dela Rosa fue nombrado jefe de la Policía Nacional de Filipinas (PNP) un día después de la inauguración presidencial en junio de ese año. La PNP es el principal organismo de aplicación de la ley detrás del asesinato de miles de personas por presuntos delitos relacionados con drogas, sin cargos ni condenas, que se ha llevado a cabo en todo el país desde que Duterte y Dela Rosa tomaron el control del gobierno y la fuerza policial respectivamente.

Ahora que se ha aprobado la lectura legislativa final, el Proyecto de Ley 4727 se presentará ante el Senado para su consideración. Si bien las esperanzas de Dela Rosa de aplicar la pena capital para todos los delitos relacionados con las drogas pueden no dar fruto en el corto plazo, es muy probable que la pena se imponga pronto a las personas condenadas por ciertos delitos de narcóticos. A pesar de todo, parece que continuará la matanza extrajudicial de personas por presuntos delitos relacionados con las drogas.