Francia aprueba Innovador proyecto de ley que permite las instalaciones para consumir drogas

Parece que Francia se unirá a otros estados al introducir Centros de Inyección bajo Supervisión Médica (Medically Supervised Injection Centers - MSICs) para los usuarios de drogas, un gran paso adelante para los programas de reducción de daños en el país.

El 7 de abril, la Asamblea Nacional de Francia votó 50-24 a favor de una nueva legislación que permitirá a París y a por lo menos otras dos ciudades abrir Centros de Inyección bajo Supervisión Médica (MSICs) durante un período de prueba de seis años, así lo informó The Local. Las personas que asistan a estos centros estarán a salvo de la acción penal que se imputa por la cantidad de estupefacientes que posean y que sea considerada sólo para uso personal.

Los lugares de inyección supervisadas son centros de salud profesionales que proporcionan a los usuarios de drogas un espacio seguro e higiénico para inyectarse, ayudando a hacer frente a la propagación de los virus transmitidos a través de la sangre, como el VIH y la Hepatitis C en esta población afectada. El primer Centro de Inyección bajo Supervisión Médica del mundo se inauguró en 1986 en Suiza, con Australia, Holanda, Canadá, España y Dinamarca siguiendo el ejemplo. Actualmente, Irlanda está preparando una legislación para permitir un MSIC en Dublín.

Los MSICs pueden ofrecer servicios de asesoramiento y de asistencia sanitaria más amplia, y reducir significativamente el número de muertes por sobredosis; en Insite de Vancouver, por ejemplo, que fue inaugurado en el 2003 y donde se han registrado más de un millón de inyecciones, nunca ha habido una sobredosis fatal (ver video, más abajo).

El político derechista Philippe Goujon del partido opositor UMP criticó la nueva legislación francesa, declarando: "Deberíamos ayudar a los adictos a las drogas a no consumir en lugar de ayudarles a autodestruirse. En lugar de llamarlas instalaciones para consumir droga, deberíamos llamarlas galerías de la muerte.”

Sin embargo, la ministra de Asuntos Sociales y Salud, Marisol Touraine, dijo a la Asamblea Nacional que el objetivo de los MSICs "no es trivializar (o) facilitar el uso de drogas, sino tener en cuenta las situaciones existentes, si los apoyamos o no ", según el International Business Times, agregó que la medida no es moral, sino pragmática.

Los MSICs han sido objeto de debate en Francia, esto se remonta al año  2012, con Touraine afirmando que un pequeño número de instalaciones de prueba podrían abrirse antes del final de ese año. Sin la seguridad jurídica ofrecida por esta nueva legislación, sin embargo, el gobierno se alejó de la propuesta.

Existen aproximadamente 122,000 usuarios de drogas inyectables en Francia, entre los cuales el 7.2 por ciento tienen el VIH y el 41.7 por ciento tiene Hepatitis C, según el Estado Mundial de Reducción de Daños 2014.