Nuevo Club Social para el uso de Cannabis en Utrecht

La ciudad de Utrecht es la primera ciudad holandesa en contar con un Club de Cultivadores de Cannabis. El Club Social Domstad permitirá cultivar Cannabis a un pequeño grupo de personas que necesitarán contar con la aprobación de las autoridades locales para poder cultivar la droga en la ciudad. Las autoridades locales han pedido al Ministerio de Justicia holandés que haga una excepción en la “ley del opio” similar a las que éste ha hecho antes con los productores de Cannabis terapéutico.

El propio Ayuntamiento de Utrecht escribió una carta a Ivo Opstelten, Ministro de Justicia, en la que explica: “Los propulsores de esta iniciativa ven en el modelo de club una alternativa que complementa, en lugar de reemplazar el modelo de los coffee shops. La propuesta tiene como finalidad prevenir los efectos que el cultivo descontrolado tiene sobre la salud pública”. Sin embargo, Opstelten dijo que su ministerio emprendería acciones legales contra el Ayuntamiento de Utrecht si éste permitía las actividades del club.

Este ha sido el último intento de permitir la producción de Cannabis en Holanda. Hasta ahora estos intentos han tropezado con la negativa del gobierno central y otras autoridades.

Otros ejemplos de Clubes Sociales para el uso de Cannabis

El Club Social Domstad de Utrecht sigue la estela de los clubes creados en España hace unos años. A pesar de que la ley española prohíbe el cultivo y el tráfico de Cannabis, la ley no persigue el autoconsumo. Además los jueces normalmente aplican eximentes y atenuantes con lo que las penas son pequeñas.

Gracias a esta situación, diferentes grupos de fumadores de Cannabis decidieron crear clubs done poder fumar esta droga. Los propios clubs gestionan sus plantaciones que son sufragadas por la aportación económica de los miembros, que pueden ser de dos tipos: terapéuticos o lúdicos.
Sin embargo, no es fácil convertirse en miembro ya que las nuevas solicitudes han de estar apoyadas por, al menos, otro miembro del club. En el caso de los fumadores terapéuticos la condición médica ha de estar probada y será revisada por un médico en el club.

“"Es necesario que las cuentas estén claras para poder demostrar que las cantidades producidas se corresponden con lo consumido por los socios", explica el Presidente de uno de los clubes. Este es un aspecto importante ya que los clubes no quieren crear tráfico de drogas.

Una de las principales ventajas para los miembros es que no tienen que buscar la droga en el mercado negro, el cual está casi siempre controlado por mafias y en el que no siempre se sabe el origen y la composición de la droga.

A día de hoy, España cuenta con entre 400 y 500 clubes en todas las comunidades autónomas, los cuales agrupan alrededor de 100.000 personas.