Hong Kong y su Programa de Tratamiento con Metadona: una Historia Exitosa

Fuente: Flickr

Hong Kong y su programa de tratamiento con metadona ha estado apoyando eficazmente a personas con uso problemático de opioides durante décadas y, según sugiere un nuevo informe, otros países deberían tomar nota de esto.

El informe - Informado a Nivel Global, Consciente a Nivel Local - fue publicado por Open Society Foundations el 19 de octubre y se centra en el suministro de tratamiento con metadona a las personas que usan opioides en Hong Kong. Como se describe en el informe, la metadona es un medicamento recetado “tomado diariamente para reducir el deseo compulsivo de consumir heroína y una gran cantidad de analgésicos opioides” y “a menudo se lo conoce como el tratamiento mejor estudiado y más efectivo contra la drogadependencia”. También figura en la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud (PDF).

El informe fue escrito por el Dr. Robert G. Newman, quien ha jugado un rol importante en la facilitación del acceso al tratamiento con metadona en la ciudad de Nueva York desde la década de 1970. “El pragmatismo en acción” del enfoque de Hong Kong le maravilla por varias razones cruciales.

El programa de metadona de Hong Kong es estatal y las autoridades garantizan barreras mínimas para el ingreso al tratamiento; la posibilidad de admisión y readmisión en el mismo día a las clínicas quedó establecida hace mucho tiempo como una norma para toda la ciudad. Además, el programa emplea personal dedicado y comprometido en forma efectiva. Las instalaciones de tratamiento con metadona de Hong Kong están a cargo de voluntarios entrenados, profesores de medicina y un grupo de trabajadores sociales, lo cual desmiente el concepto generalizado de que los cuidados con metadona requieren personal minuciosamente capacitado.

Los puntos fuertes del programa están basados en su amplia disponibilidad y accesibilidad, incluido el acceso a las instalaciones durante prácticamente todo el día. Las clínicas están abiertas desde la madrugada hasta altas horas de la noche e incluso permanecen abiertas durante las emergencias en toda la ciudad. Alrededor del 60 por ciento de los pacientes de Hong Kong tratados con metadona vive a menos de 1,6 kilómetros de distancia de una clínica de metadona, mientras que casi el 85 por ciento vive a unos 15 minutos de viaje de una clínica.

Esencialmente, las autoridades no presionan a los pacientes para que suspendan o reduzcan su uso de metadona. Contrariamente a lo que sucede con muchos otros sistemas de tratamiento con metadona en otras partes del mundo, el sistema de Hong Kong no tiene como objetivo “curar” la adicción a los opiáceos, sino que opta por ofrecer tratamiento y asistencia continuos a aquellos que lo necesitan.

Además del suministro de medicamentos a las personas, también se le reconoce a este programa el control de la propagación del VIH y la reducción de la delincuencia. Según un informe de 2009 de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, la tasa de VIH entre los participantes del programa de metadona es de alrededor de 0,3 a 0,4 por ciento. Este informe también señala que alrededor del 26 por ciento de los que ingresaron al programa tenía condenas penales previas, pero sólo el 4 por ciento fue condenado por un delito después de la inscripción.

Persiste la incertidumbre sobre si las autoridades de Hong Kong podrán responder de manera igualmente efectiva al uso problemático de otras drogas, especialmente en medio de un aparente aumento en el uso de ketamina y anfetaminas. De todas formas, el informe del Dr. Newman sugiere que el sistema de tratamiento con metadona de Hong Kong ha sido altamente exitoso y que debería servir como ejemplo para otros países sobre cómo reducir los daños del uso problemático de opioides de una manera compasiva y basada en la evidencia.

 

Lea el informe completo aquí: Informado a Nivel Global, Consciente a Nivel Local: El Enfoque Pragmático de Hong Kong para Profundizar el Tratamiento con Metadona.