Indonesia: Las ejecuciones no detendrán el problema de las drogas

Indonesia pena de muerte

Nuestra Organización de Enlace en Indonesia, Rumah Cemara, ha escrito al presidente de Indonesia para condenar enérgicamente su decisión de dar el visto bueno para ejecutar a seis personas por delitos relacionados con las drogas.

Una carta abierta -- firmada por más de treinta organizaciones de la sociedad civil de Indonesia, incluyendo Rumah Cemara -- fue enviada al Presidente, Ir. H. Joko Widodo. La carta hace un llamado a poner fin a todas las ejecuciones pendientes. Más de 64 personas - de nacionalidad extranjera y de Indonesia - han sido condenadas a muerte y actualmente están esperando en el corredor de la muerte.

Este artículo fue publicado por primera vez por the International HIV/AIDS Alliance. Leer el artículo original aquí.

La epidemia del VIH en Indonesia se encuentra entre las de más rápido crecimiento en Asia. El uso de drogas inyectables es un factor clave de las nuevas infecciones. Rumah Cemara adopta un enfoque de reducción de daños para la lucha contra el consumo de drogas y el VIH. Según Ardhany Suryadarma, administrador de políticas para el proyecto financiado por la Unión Europea (EU), Asia Action on Harm Reduction:

"Estas ejecuciones sólo exacerban el estigma de las personas que usan drogas, alejandolas de los programas de metadona y de los equipos más seguros para inyectarse. Sabemos que los servicios que ofrecemos mantienen más seguros a los individuos - usuarios de drogas -  y frenan la epidemia del VIH ".

"En la carta, hacemos un llamado a nuestro presidente para que se haga una revisión de la norma de aplicación de la ley de narcóticos de Indonesia y encontrar enfoques más eficaces para hacer frente al problema de las drogas en el país."

La carta se basa en la contundente evidencia que demuestra que la pena de muerte para los traficantes de drogas no es una respuesta eficaz al problema mundial de las drogas, y es una violación del Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

Según la organización Harm Reduction International, hay por lo menos 32 estados a nivel mundial que prescriben la pena de muerte por delitos relacionados con las drogas. Indonesia puso fin a su suspensión no oficial de las ejecuciones en 2013, cuando 2 ejecuciones fueron realizadas. No hay evidencia que sugiera que esto ha dado lugar a ninguna disminución de los delitos de tráfico de drogas o el número de personas que consumen drogas.

La carta también hace hincapié en que las ejecuciones de personas que trafican con drogas no guarda proporción con los delitos cometidos, tiene poco efecto sobre traficantes de drogas que dirigen negocios de tráfico ilegal y sobre el número de personas que consumen drogas.

Rumah Cemara es parte de una campaña mundial llamada Support Don't Punish que tiene como objetivo aumentar la conciencia de los daños causados por la criminalización de las personas que usan o consumen drogas.

  • La carta abierta fue provocada por la ejecución -- el 18 de enero -- de seis personas procedentes de Indonesia, Brasil, Países Bajos, Nigeria, Vietnam y Malawi.
  • Rumah Cemara es una de las cinco organizaciones de Enlace que están implementando el Programa de Acción Comunitaria sobre la Reducción de Daños (CAHR, por sus siglas en Inglés). Rumah Cemara trabaja en colaboración con el gobierno de Indonesia, actualmente están trabajando en tres provincias: Java Occidental, Bali y Nusa Tenggara Barat donde la prevalencia del VIH entre usuarios de drogas inyectables es de 60% en la región. En el año 2015, el programa se extenderá a otras tres provincias: Jakarta, Java Oriental y las Islas Riau.
  • La Unión Europea ha publicado una declaración sobre las ejecuciones.