Informe Europeo sobre Drogas 2013: Hechos y Cifras

El Centro Europeo de Monitorización de Drogas (EMCDDA) ha presentado su informe anual sobre la situación de las drogas en Europa. Una de las principales misiones del EMCDDA es la de ayudar a proveer la información necesaria para implementar la estrategia de los próximos años en cuanto a drogas.

Muchos de los desarrollos positivos que rodean las drogas en Europa han sido como resultado de un debate con un mayor entendimiento de los problemas y una evaluación rigurosa y científica de las medidas requeridas para abordarlos.

Los siguientes hechos y cifras extraídas del Informe Europeo de Drogas (European Drug Report 2013) abarcan cómo la droga es suministrada y utilizada, cuáles son sus problemas derivados y cómo están respondiendo a las drogas los países europeos:

Un millón de incautaciones de drogas ilícitas en Europa
La mayoría de las incautaciones en 2011 fueron declaradas por dos países solamente, España y el Reino Unido, sin embargo, Bélgica y cuatro países nórdicos también declararon cifras relativamente elevadas. Otro país importante en cuanto a incautaciones de drogas es Turquía.

Consumo de drogas y problemas relacionados con las drogas
Una cuarta parte de los adultos europeos han consumido drogas ilícitas. Hay una diferencia considerable en los niveles de consumo en Europa, desde un tercio de los adultos en Dinamarca, Francia y el Reino Unido, a menos de uno de cada diez en Bulgaria, Grecia, Hungría, Rumanía y Turquía.

Cannabis
En los últimos diez años, el número de incautaciones de hierba de cannabis ha sobrepasado al de resina, y representa actualmente más de la mitad de las incautaciones totales de cannabis. Lo que refleja, en parte, la creciente disponibilidad de hierba de cannabis producida de manera local en muchos países. La cantidad de resina de cannabis incautada, sin embrago, aunque ha caído en los últimos años, es aún mucho más alta que la cantidad de hierba de cannabis declarada (483 toneladas frente a 92 toneladas en 2011).
El cannabis es la droga ilícita más probada por los estudiantes europeos. En 2011, entre los jóvenes de 15 y 16 años, fue de entre el 5% en Noruega al 42% en República Checa, según encuestas de ESPAD.

Se estima que 15,4 millones de jóvenes europeos (15-34) (11,7% de este grupo de edad) consumieron cannabis en el último año, 9,2 millones de ellos con edades entre los 15 y 24 años (14,9%).
Los datos de 22 países, sugieren que alrededor del 1% de los adultos, al menos tres millones, declararon consumir la droga a diario o casi a diario. Más de dos tercios de ellos con edades entre los 15 y 34 años, y dentro de este grupo más de tres de cada cuatro son varones.
Europa ha visto aumentar el número de clientes de cannabis que entran en tratamiento por primera vez, de 45.000 en 2006 a 60.000 en 2011.

Cocaína
En 2011, alrededor de 86.000 incautaciones de cocaína fueron declaradas en Europa, correspondientes a 62 toneladas de droga interceptadas. Lo que representa un caída de casi el 50% sobre las 120 toneladas récord interceptadas en 2006. El número de incautaciones también ha caído, aunque de manera menos acentuada, quedando el récord en 100.000 incautaciones en 2008.
Se estima que más de 2,5 millones de jóvenes europeos (1,9% de este grupo de edad), consumió cocaína el último año. Dinamarca, Irlanda, España y el Reino Unido declararon niveles relativamente altos de consumo de cocaína entre adultos jóvenes (2,5-4,2%) en el último año.

La cocaína fue citada como la principal droga por el 14% de los clientes que entraron en tratamiento de drogas en 2011 (60.000), y 19% de los que entraron en tratamiento por primera vez (31.000).
Alrededor del 90% de todos los clientes de cocaína fueron declarados por sólo cinco países: Alemania, España, Italia, Holanda y el Reino Unido. El número de clientes que entraron en tratamiento por primera vez en su vida utilizando principalmente cocaína se incrementó de 35.000 en 2006 a 37.000 en 2009, y disminuyó a 31.000 en 2011 (23 países).

Un análisis reciente a nivel europeo identificó una triplicación de los indicadores de las urgencias de los hospitales relacionadas con cocaína en algunos países desde finales de los años 90, con un máximo alrededor de 2008 en España y el Reino unido (Inglaterra). La mayoría de las urgencias ocurrieron entre jóvenes varones.

Anfetaminas
Las anfetaminas siempre han sido las más comunes en Europa, pero ahora hay signos de incremento de disponibilidad de metanfetaminas.
Después de un período de niveles más altos, tanto en términos de números y cantidades, las incautaciones de anfetaminas en 2011 han vuelto a niveles parecidos a 2002. Por el contrario, las incautaciones de metanfetaminas, aunque todavía pequeñas en número y cantidad, se han incrementado en el mismo período.

Más de 20 muertes in 2011 y 2012 han sido asociadas con el compuesto 4-metilanfetamina relacionado con la anfetamina, provocando que la EMCDDA y Europol emprendan un análisis de riesgos a nivel europeo, y que la Comisión Europea recomiende medidas de control en toda la Unión Europea.
Sólo dos países tienen estimaciones recientes del número de usuarios con problemas con las metanfetaminas: alrededor del 0,42% para la República Checa (2011) y del 0,21% para Eslovaquia (2007), ambos adultos de 15 a 64 años. Indicadores en problemas con el uso de metanfetaminas se han dado en Alemania, Grecia, Chipre y Turquía.
Alrededor del 6% de los clientes que entraron en tratamiento de drogas en 2011 en Europa declararon las anfetaminas como su droga principal: 24.000 clientes aproximadamente, de los cuáles 10.000 entraron en tratamiento por primera vez en su vida.

Éxtasis
Su tendencia a la baja es atribuida a los refuerzos en los controles e incautaciones centradas en el PMK, el principal  precursor químico para la fabricación de MDMA. Sin embargo, hay indicadores de un reciente resurgir del mercado del éxtasis, aunque no a niveles ya vistos. El MDMA parece estar volviéndose más común, y el polvo de alta pureza esta disponible en parte de Europa.

Se estima que 1,8 millones de adultos jóvenes consumieron éxtasis el último año, variando por países desde menos del 0,1% al 3%. Su consumo alcanzó su cima a principios y mediados de la primera década de este siglo, antes de decaer. Entre 2006 y 2011, la mayoría de los países han mantenido tendencias estables o a la baja en el consumo de éxtasis.

Mefedrona
En la actualidad, sin embargo, solo el Reino Unido ha repetido estudios que incluyen estas drogas. En el más reciente, el 1,1% de los adultos (16-59) en Inglaterra y Gales declararon consumir mefedrona el año pasado, convirtiéndola en la cuarta droga ilícita más utilizada.
Entre los 16 y 24 años, su prevalencia durante el último año fue la misma que la del éxtasis (3,3%), la tercera droga con mayor prevalencia en este grupo de edad. A pesar de ello, su nivel de consumo ha disminuido en todos los grupos.

Alucinógenos, GHB y ketamina
Los niveles de prevalencia globales de setas alucinógenas y LSD utilizados en Europa han sido generalmente bajos y estables durante algunos años. Entre los adultos jóvenes (15-34), estudios a escalas nacionales estiman la prevalencia para estas setas alucinógenas entre el 0% y el 2,2%, y para el LSD entre el 0% y el 1,7%.

Opiáceos
La cantidad de heroína incautada en 2011 (6,1 toneladas) fue la más baja declarada de la última década, y equivalente sólo a la mitad de la cantidad incautada en 2001 (12 toneladas). El uso de opiáceos continúa siendo el responsable de una parte desproporcionada de la mortalidad y morbidez resultantes del uso de las drogas en Europa. El principal opiáceo utilizado en Europa es la heroína. La mayoría de usuarios de opiáceos son usuarios de varias drogas, y las cifras de prevalencia son más altas en áreas urbanas y entre grupos marginales. Además de por problemas de salud, los usuarios de opiáceos que entran en tratamiento declaran niveles mayores de desempleo y falta de techo donde vivir, y niveles más bajos de educación en comparación con usuarios de otras drogas.

La prevalencia media de problemas con los opiáceos entre adultos (15-64) se estima en 0,41%. Equivalente a 1,4 millones de usuarios con problemas de opiáceos en 2011.
Los consumidores de opiáceos (principalmente heroína) representan el 48% de todos los clientes que entraron en tratamiento especializado en 2011 en Europa (197.000 clientes) y alrededor del 30% de ellos lo hacían por primera vez en su vida. En cuanto a tendencias, el número total de clientes de heroína ha disminuido en Europa, cayendo del máximo de 59.000 en 2007 a 41.000 en 2011, y con reducciones más acusadas en los países del oeste.

En 2011, once países europeos declararon que 10% o más de sus clientes primerizos de opiáceos entraron en tratamiento especializado, estando utilizando opiáceos distintos a la heroína, como fentanilo, metadona y buprenorfina. En algunos países, estas drogas representan ahora la forma más común de consumo de opiáceos: en Estonia, la mayoría de los que inician tratamientos para opiáceos consumían fentanilo ilícito, mientras que en Finlandia la mayoría de los clientes de opiáceos declararon ser usuarios de buprenorfina principalmente.

Entre los clientes que iniciaron tratamiento especializado, el 38% de clientes de opiáceos y el 24% de los clientes de anfetaminas declaran inyectarse la droga. Los usuarios que utilizan los opiáceos de manera inyectable varían dependiendo del país, desde menos del 9% en Holanda a más del 93% en Letonia. Entre 2006 y 2011, ha habido un decrecimiento general en la proporción de heroína inyectable entre clientes de heroína que acceden a un tratamiento de drogas por primera vez; el dato más reciente, sin embargo, muestra un pequeño incremento.

La cocaína, las anfetaminas y el éxtasis son los estimulantes ilícitos más utilizados en Europa, mientras que otras sustancias menos conocidas, incluyendo piperazines (por ejemplo BZP) y catinonas sintéticaos (ej. mefedrona y MDPV), pueden ser utilizadas de manera ilícita por sus efectos estimulantes.
Los datos de prevalencia ilustran divergencias geográficas del mercado de estimulantes en Europa, siendo la cocaína más prevalente en el sur y en el este de Europa, anfetaminas más común en los países del norte y del centro, el éxtasis el estimulante más prevalente en países del sur y del este.

Nuevas drogas
Analizar el mercado de las drogas es complejo por la aparición de nuevas drogas (nuevas sustancias psicoactivas) – sustancias químicas o naturales que no están bajo el control de las leyes internacionales, y fabricadas con la intención de imitar los efectos de las drogas controladas. En algunos casos, las nuevas drogas son fabricadas en Europa en laboratorios clandestinos y se venden directamente en el mercado. Otros químicos son importados por proveedores, a veces de China o la India, empaquetados de manera atractiva y vendidos como “euforizantes legales” en Europa.

El término «euforizantes legales» es inadecuado, ya que estas sustancias pueden estar controladas en algunos Estados miembros o, si se venden para consumo, pueden infringir la normativa sobre comercialización o sobre seguridad del consumidor. Para evitar los controles, se etiquetan a menudo de forma equívoca, indicando por ejemplo que se trata de «compuestos químicos en investigación» o de «alimentos de origen vegetal» y agregando en las cláusulas de exención de responsabilidad que no están destinadas al consumo humano.

Dada la importancia de Internet como mercado de las nuevas sustancias psicoactivas, el EMCDDA realiza periódicamente un ejercicio puntual de control del número de establecimientos en línea que las ofrecen a los consumidores europeos. Este número de establecimientos sigue creciendo, habiéndose identificado un total de 693 en enero de 2012.

HIV
La cifra total europea enmascara, en todo caso, importantes diferencias en los niveles y las tendencias de los nuevos diagnósticos de VIH en los distintos países. En 2011 se registraron en Grecia y Rumanía 353 nuevos diagnósticos, el 23% del total, mientras que en 2010 la cifra había sido ligeramente superior al 2% (31/1 469). Bulgaria, Estonia y Letonia notificaron ese mismo año ligeros aumentos de la tasa de nuevos diagnósticos, mientras que, en contraste, las tasas de Irlanda, España y Portugal siguieron disminuyendo, en consonancia con la tendencia a la baja observable desde 2004.

Hepatitis
La hepatitis vírica, en particular la causada por el virus de la hepatitis C (VHC), tiene una elevada prevalencia entre los consumidores de drogas por vía parenteral en Europa. Los niveles de anticuerpos del VHC en las muestras nacionales de consumidores de drogas por vía parenteral en 2010-2011 variaron entre el 18% y el 80%, aunque ocho de los 12 países que disponían de datos nacionales notificaron niveles superiores al 40%

Muertes relacionadas con las drogas
La mayoría de los estudios sobre cohortes de consumidores problemáticos de drogas muestran tasas de mortalidad comprendidas en el intervalo del 1-2% al año, lo que representa un exceso de mortalidad de 10 a 20 veces superior a lo esperado. Un reciente análisis del EMCDDA estimó que cada año mueren en Europa entre 10 000 y 20 000 consumidores de opiáceos.

La causa principal de muerte entre los consumidores problemáticos de drogas en Europa es la sobredosis, interviniendo en la mayoría de los casos los opiáceos, principalmente la heroína o sus metabolitos, a menudo en combinación con otras sustancias como el alcohol o las benzodiazepinas.

Para el año 2011, la tasa de mortalidad media por sobredosis en Europa se estimó en 18 casos por un millón de personas de 15 a 64 años del edad. Se notificaron tasas de más de 40 muertes por un millón de personas en seis países, siendo las más altas las correspondientes a Noruega (73 por millón) y a Estonia (136 por millón).ºEn conjunto, se notificaron unas 6 500 muertes por sobredosis en 2011, lo que supone un descenso respecto a los 7 000 casos de 2010 y los 7 700 de 2009.

La administración de tratamiento, especialmente el consistente en la sustitución de opiáceos, reduce sustancialmente el riesgo de mortalidad de los consumidores de drogas, y la mejora del acceso a las terapias, y el mantenimiento de estas, puede verse como una importante medida de prevención de las sobredosis.
Un método innovador para abordar estos riesgos consiste en aumentar la disponibilidad del antagonista de opiáceos naloxona. Cinco países informan de la aplicación de proyectos o programas piloto que prevén la entrega de naloxona a los consumidores de opiáceos, sus familiares o sus cuidadores. En el Reino Unido, un estudio reveló que, con una formación mínima, los profesionales sanitarios, incluidos los técnicos en toxicomanías, pueden mejorar sus conocimientos, capacidades y seguridad en sí mismos para tratar las sobredosis y administrar dicho producto.

Respondiendo a las drogas
En el conjunto de Europa, el empleo de medidas de carácter ambiental en los centros escolares sigue siendo raro. Se observan, sin embargo, progresos en algunos ámbitos, como el relativo a la promoción de un clima escolar de protección y al desarrollo de políticas sobre drogas a escala de centro (por ejemplo, mediante la emisión de directrices para responder al consumo o a la venta de drogas por los propios alumnos).

Algo más de un tercio de los países informan del empleo de estrategias de prevención y de reducción de daños en los entornos recreativos. Algunas de estas estrategias se dirigen directamente a las personas, como las consistentes en la distribución de folletos informativos, en las intervenciones de educación por los propios compañeros y en el uso de equipos móviles. Otras se centran en aspectos ambientales, tales como la regulación y autorización de los locales de venta de alcohol, la promoción de un suministro responsable de alcohol, la aplicación de iniciativas de gestión de masas y la garantía de un acceso gratuito al suministro de agua y de un servicio de transportes nocturno seguro.

Se estima que al menos 1,2 millones de personas recibieron tratamiento por consumo de drogas ilegales en Europa durante 2011. Los consumidores de opiáceos representan el grupo mayor, mientras que los datos sobre comienzo del tratamiento indican que el segundo y el tercer lugar corresponden a los consumidores de cannabis y de cocaína, aunque con diferencias observables entre unos países y otros.
El tratamiento más frecuente de la dependencia de opiáceos en Europa es el de sustitución, normalmente integrado con la atención psicosocial y prestado en centros ambulatorios especializados o por médicos de cabecera. La metadona es el fármaco que más se prescribe, hasta en tres cuartas partes de los pacientes; en la mayoría de los casos restantes se administra buprenorfina, que es el principal fármaco de sustitución en cinco países.

Las pruebas disponibles apoyan el tratamiento de sustitución de opiáceos, combinado con la atención psicosocial, para mantener a los consumidores en tratamiento y reducir el consumo de opiáceos ilegales y los daños relacionados con las drogas y la mortalidad.

Estos tratamientos distintos al de sustitución se administran a un porcentaje de consumidores problemáticos de opiáceos que varía entre el 5% y más del 50% en los nueve países que aportan datos suficientes. En todos ellos, las tasas combinadas de cobertura de los distintos tipos de tratamiento aplicados superan el 40% de esos consumidores.
La primera opción de tratamiento para la dependencia de la cocaína son las intervenciones psicosociales, siendo entre ellas la más eficaz la gestión de contingencias. En cuanto a los fármacos, pueden ser eficaces en la reducción del consumo los agonistas de dopamina y los antipsicóticos.

Tanto la terapia cognitivo-conductual como la gestión de contingencias, a veces en combinación, parecen asociarse a resultados positivos. Se han estudiado varios fármacos para tratar la dependencia de la anfetamina y la metanfetamina, pero aún no se han aportado pruebas sólidas a favor de ningún régimen farmacológico concreto.

En Europa, el tratamiento de los consumidores de cannabis abarca una amplia gama de enfoques, tales como el tratamiento basado en Internet, las intervenciones breves, la terapia familiar multidimensional, la terapia cognitivo-conductual y otras intervenciones psicosociales estructuradas en régimen ambulatorio o de ingreso.
En 2011, más de la mitad de los países europeos informaron de la existencia de programas específicos de tratamiento para los consumidores de cannabis, y Bulgaria, Chipre, Hungría y Polonia tienen prevista la introducción de programas de este tipo.
No se dispone de protocolos normalizados para el tratamiento de GHB, aunque se encuentran en curso en los Países Bajos investigaciones de desintoxicación controlada mediante fármacos que contienen GHB.

Reinserción Social
Los datos sobre consumidores que iniciaron tratamiento por drogodependencia en 2011 demuestran que la mayoría de ellos estaban desempleados (47%) y casi uno de cada diez carecían de vivienda estable (9%). Es común en ellos el bajo nivel de estudios, ya que un 36% solo habían finalizado la educación primaria y un 2% ni siquiera eso.

Las tasas de consumo de drogas son más altas y las pautas de consumo más nocivas entre la población reclusa que en la población general, ya que entre el 5% y el 31% de los reclusos han consumido drogas por vía parenteral en algún momento.
Una estimación reciente indica que al menos 74 000 reclusos lo reciben durante el año, aunque los niveles de administración varían considerablemente de unos países a otros.

Reducción de la oferta de drogas
Las «brigadas de estupefacientes» y/o las agencias contra la delincuencia organizada a las que se asigna el mandato específico de conseguir la reducción de la oferta de drogas existen en 26 países, que informan de la existencia de un total de más de 1 000 unidades con mandato para reforzar que las leyes en cuanto a drogas se cumplen. En 23 países se ha estimado el número de funcionarios de esas unidades especializadas, en su mayor parte pertenecientes a la policía, que en total son al menos 17 000.

Políticas sobre drogas
Las políticas de control de las drogas se aplican en Europa en el contexto general del sistema internacional de control establecido por tres Convenios de las Naciones Unidas. Este sistema establece un marco para el control de la producción, el comercio y la posesión de más de 240 sustancias psicoactivas, la mayoría de ellas con un uso médico reconocido. Los Convenios obligan a los países a tipificar como infracción el suministro no autorizado. Lo mismo se aplica a la posesión de drogas para uso personal, aunque con sujeción a los «principios constitucionales y las concepciones básicas del sistema jurídico» de cada país. Esta cláusula no ha sido interpreta uniformemente por los países europeos y ello se refleja en los diferentes enfoques jurídicos adoptados al respecto.

En la mayoría de los países europeos, la mayor parte de las infracciones de la legislación sobre drogas se cometen por consumo o posesión para el consumo; en total se cometieron más de un millón de infracciones de este tipo en 2011, un 15 % más que en 2006. Más de tres cuartas partes de esas infracciones estuvieron relacionadas con el cannabis

Las infracciones relacionadas con la oferta de drogas han aumentado en una cuarta parte desde 2006, superando los 225 000 casos en 2011. En el caso del cannabis, la mayoría de las infracciones se cometen por posesión para consumo personal. En cambio, en el caso de la cocaína, la heroína y las anfetaminas, el mayor porcentaje de las infracciones hace referencia al tráfico, no a la posesión para consumo personal.

Evaluación económica
La evaluación económica, basada en el examen de los costes y los beneficios comparados de actuaciones alternativas, puede ser una herramienta importante para la evaluación de las políticas. Sin embargo, la cantidad y calidad de la información disponible sobre el gasto público en materia de drogas en Europa siguen siendo muy limitadas y esto representa un obstáculo importante para un análisis de coste-efectividad.