La locura del Coaxil en Rusia

El mercado de las drogas ha cambiado completamente en los últimos años en Moscú. ¡”La era de las drogas de farmacia ha llegado!"-dicen los usuarios de drogas.
Antes todo estaba claro, heroína, cannabis,” pastillas”. Hoy en día las principales drogas son aquellos medicamentos que no se pueden vender sin receta médica, pero que sin embargo son comercializados en grandes cantidades a través de farmacéuticos corruptos. Uno de los fármacos más ampliamente comercializado y asequible, y el más peligroso ya que puede ser mortal si se inyecta por vía intravenosa, es el antidepresivo Coaxil (uno de los nombres comerciales de la Tianeptina).

El primer caso de mi investigación sobre "medicamentos farmacéuticos" no llegó con vida  a la  presentación de dicho estudio, murió hace dos días por una infección de sangre. Su nombre era Sashko.

Sashko se inyectó Coaxil por primera vez en primavera. Su pierna se hinchó...Mi compañero Sergey, que se suponía que debía presentarme a Sashko, no se esperaba tampoco este súbito cambio de circunstancias. Pero Sashko dijo: "¿Y qué?", y continuó inyectándose. En otoño  su pierna comenzó a quedarse fría y se hinchó aún más. ¡Imaginaos de qué manera el Coaxil anula el cerebro!, la pierna se le estaba poniendo negra, pero Sashko seguía inyectándose. Cuando comenzó la gangrena, le cortaron la pierna. Cuando llamé ayer a mi madre me dijo que Sashko había muerto…

Cuantas más historias escucho peor se pone la cosa. Sergey también me contó el caso de Svetlana, de veinte años de edad, que también estaba enganchada al Coaxil. Ella tampoco ha llegado a nuestra primera cita.

Svetlana ya había perdido una pierna de rodilla para abajo - dijo Sergey perplejo. -Así que comenzó a inyectarse en la ingle y pilló la arteria. Ésta se bloqueó y tuvieron que  llevarla al hospital para una segunda amputación. Svetlana está ahora en el hospital sin piernas...

Adolescentes y jóvenes de 17 a 24 años... Tan pronto, tan absurdo, tan irremediable... ¿Creéis que sólo son dos casos? Cientos de terribles tragedias  como estas han ocurrido en Moscú durante los últimos tres años. La locura del Coaxil es uno de los secretos más oscuros y sucios de la capital rusa.

Primera reunión. El cirujano.

La primera vez  que oí hablar  de consumidores de Coaxil fue en un hospital de enfermedades infecciosas en Sokolina Gora (uno de los distritos de Moscú). Allí se me habló de una epidemia que se esparcía entre los jóvenes de Moscú y causada por  disolver pastillas de Coaxil en agua para luego inyectarse la solución. Diminutas partículas bloquean los vasos sanguíneos y, como resultado,  se produce gangrena. Me hablaron de decenas de chicos y chicas sin brazos o piernas que estaban encerrados en uno de los pisos del hospital.

Entonces le pregunté sobre dichos casos a mi amigo Iván que trabaja como cirujano en el hospital  N15, especializado en enfermedades venéreas. Iván me respondió que durante los últimos tres años llegaban al hospital todos los días de dos a tres casos de Coaxil. Los cirujanos amputan los brazos y las piernas de jóvenes de entre 17 y 25 años. "Lo sentimos más por sus madres que por ellos mismos. Ellas gritan con dolor ¡no cortéis  las piernas de mi hijo! Los paramédicos también se dan cuenta de ello”, dice Iván, “nos traen a los pacientes de inmediato. Cada día que pasa el número de pacientes aumenta. En ocasiones tenemos hasta cinco  pacientes de Coaxil a la vez en nuestro departamento.”

¿Por qué se produce la gangrena, qué sucede?

Si se observa el proceso de disolución del Coaxil que emplean  los usuarios de esta droga, se ve muy claramente por qué. Los  usuarios machacan las pastillas para disolverlas en agua, muy a menudo del grifo.  La solución que se obtiene todavía contiene  minúsculas partículas de pastilla no disueltas que al dispersarse por la sangre obstruyen las venas, causando así  un coágulo. Este crece  rápidamente, ya que proporciona un ambiente ideal para la creación de microorganismos, produciendo complicaciones muy serias. Si por error el usuario se inyecta en una arteria, pequeños coágulos empiezan a desarrollarse en las arteriolas también. En estos casos, la gangrena se propaga muy rápidamente. Por lo general las primeras complicaciones aparecen durante los primeros seis meses de uso de la droga, a veces incluso antes. Muy a menudo los "novatos" tienen un desliz con la primera inyección. Los “expertos”  pueden durar un año como máximo.

¿En qué condiciones llegan al hospital?

Si hablamos de una vena, el giro de los acontecimientos es el siguiente: un par de horas después de la inyección se produce una inflamación con aspecto amoratado y  dolor intenso del brazo o la pierna. Si un usuario se inyecta en una arteria, un  dolor intenso se inicia prácticamente al instante y el brazo se oscurece, se enfría y se cubre de morados.

¿Son las complicaciones inevitables?

Definitivamente no. La mayoría de las veces casos como éste terminan en la amputación.

Digamos que usted recibe a un paciente de Coaxil, ¿qué procedimiento se sigue?

“Lo primero que se hace es un ultrasonido de los vasos sanguíneos y  a continuación se administran anticoagulantes y antiinflamatorios. En el caso de que exista un coágulo arterial se mediría el alcance de la gangrena para determinar a qué altura efectuar la amputación, evitando así su propagación.
Las amputaciones son muy comunes. No te puedo dar el número exacto, ya que los estudios estadísticos todavía no han concluido, pero me gustaría señalar que los usuarios de drogas no se detienen después de una o dos inyecciones. Por lo general, tan pronto como se les da de alta, vuelven a reincidir. Normalmente reservan la extremidad sana y continúan inyectándose en la que ha sido tratada. Y todo esto lleva a una repetición del mismo proceso que vuelve a acabar en una gangrena.”

¿En qué condiciones se encuentran los pacientes?

“Todo depende del tiempo  que hace que toman la droga y del historial médico de cada  uno. Si es su primera o segunda inyección no suele haber hepatitis viral, SIDA o daño en las arterias, y las lesiones  suelen ser sólo locales. Si este paciente recibe tratamiento y deja el Coaxil tiene muchas posibilidades curarse sin dejar apenas secuelas. Pero déjame decirte algo: nadie deja el Coaxil.
Con los usuarios experimentados es una historia diferente. Estos son pacientes que ya llegan además con otras enfermedades infecciosas y por ello desarrollan complicaciones graves. Sus expectativas de recuperación son muy pocas. La mayoría de estos pacientes permanecen hospitalizados durante meses, se les opera varias veces para limpiar los coágulos y los tejidos desvitalizados. Por regla general estos pacientes están en reanimación y necesitan respiración artificial y otros apoyos. A pesar de nuestros esfuerzos, la gran mayoría de ellos acaban muriendo de  embolia pulmonar (cuando un coágulo bloquea la arteria pulmonar), infección de sangre, fallo múltiple de órganos...”

¿Qué clase de gente son tus pacientes?

“Hace diez años la mayoría de ellos eran personas hurañas y desmoralizadas, que ya utilizaban "drogas sucias" .Hoy en día el tipo de pacientes ha cambiado drásticamente y son adolescentes y jóvenes de entre dieciséis y veintisiete años de edad. Pueden ser niños en edad escolar, estudiantes de prestigiosas universidades,  gerentes de empresas, en fin, cualquiera. No son personas de familias disfuncionales, más bien lo contrario.
Últimamente podemos observar una tendencia muy desagradable entre  los adolescentes que, tratando de ocultar el uso de drogas, se inyectan en la ingle. Esto les lleva a sufrir complicaciones muy rápidas y muy graves. Estos pacientes sufren muy a menudo de embolias pulmonares y endocarditis bacteriana, que requieren el implante de válvulas prostéticas en el corazón.
Otro tipo de usuarios son aquellos que ya tomaban heroína previamente. Este grupo es  el más difícil e ingrato de tratar. Este tipo de pacientes necesitan un tratamiento muy largo y arriesgado, al cual la mayoría se niega a someterse. A menudo experimentan síndrome de abstinencia durante su estancia en el hospital y escapan, simplemente, pero tarde o temprano vuelven a nosotros en condiciones mucho peores.”

¿Recuerdas el peor caso?

“Una madre joven con ambas piernas amputadas, pero sobrevivió. Muchos de ellos no lo consiguen...”

¿Sientes lástima por tus pacientes?

“A veces sentimos pena por los niños, que por falta de información perdieron sus brazos o piernas con la primera inyección. Me inclino a creer que realmente no sabían lo peligrosa que esta droga podía ser. Pero si no es su primera vez, esto significa que saben acerca de las posibles complicaciones, y entonces no hay lugar para la compasión, sólo para una amarga rabia y decepción...”

Segunda reunión. El farmacéutico.

“Sólo hace cuatro años la región oriental de Moscú y la zona de Butovo eran  consideradas como una "espiral de drogas”. El norte de Moscú (Kuzminki, Ljublino) era la zona de la heroína, más cerca del centro y el oeste se consumían más las "anfetaminas”. Las "drogas de farmacia" también existían, pero sólo los usuarios desesperados las usaban.
No lo vas a creer pero hoy en día no hay heroína en Moscú. Esto no es una buena noticia ya que la desaparición de la sustancia, por desgracia, no significa  la disipación del consumo de drogas. La demanda sigue. La heroína ha sido sustituida por las "drogas de farmacia", entre las que se incluyen principalmente medicamentos prescriptivos como Coaxil, Zolidar o Stadol.”

Los jóvenes no se inyectan menos, sino  que simplemente se han familiarizado con otras formas de uso de drogas y han encontrado una nueva gracias a la medicina. Pero esto es peligroso, no sólo por las complicaciones que puede acarrear, sino también porque el usuario de drogas sigue consumiendo  su droga “favorita”.
“Hoy, si un usuario no puede pagarse la heroína simplemente se va a una farmacia”, dice Alexei Petrov, quien trabaja para la oficina de  medidas preventivas para el SIDA de Yasen, Moscú.” Esto significa que los adictos a la heroína se convierten en usuarios de Coaxil, y esto es lo que ha cambiado. Si la heroína volviera  al mercado comenzarían a inyectarse de nuevo…”

También nos hemos enterado de que a un número importante farmacias en Moscú no les importaría ganar un dinero extra con la venta de dichos medicamentos. ¡Imagínate, la venta de mil unidades de Coaxil al mes aportaría a la farmacia 13,5 millones de rublos! Y según cifras oficiales hay 30 mil usuarios de drogas en Moscú.

“Yo misma conozco seis farmacias donde puedo comprar el medicamento”, dice Olga, usuaria de Coaxil.”Pero por lo que yo sé, se puede encontrar en cualquier parte. Las farmacias normalmente están abiertas día y noche. Llegó un punto en que los farmacéuticos solían tener Coaxil y jeringas bajo el mostrador. No es nada difícil encontrar una farmacia así, si eres observador. Así es como la encontré en Yuznaya. Estaba en camino a la estación de metro, cuando vi paquetes vacíos de Coaxil y Zoldiar  por el suelo, que al final me condujeron a la farmacia...”
“En otras ciudades esto no ocurre. Sé de algunas personas que vinieron a Moscú sólo porque aquí se puede comprar cualquier cosa en una farmacia”, dice Lesha Petrov. “¡Es un paraíso s para los usuarios de drogas, su Meca! Está claro que tú Nastja no lo comprarías y no todas las farmacias te lo venderían. Vamos a comprobarlo...”
Yasnevo, una farmacia pequeña. Lesha no se había terminado aún  su cigarrillo cuando señaló a dos chicos con tejanos y chaquetas de chándal entrando en una farmacia.
“ Están buscando Coaxil, estoy segura. Si quieres podemos ir a comprobar.”

Entramos en la farmacia y, como dos periodistas jugando al “cliente misterioso”, Lesha se acercó a los dos chicos y  con una mirada sospechosa en los ojos y les preguntó:
- ¿Qué vais a comprar?
-Un cepillo de dientes para mi hijo...
Uno de ellos entregó un billete de mil a través de la ventanilla y entonces ocurrió algo extraño, en un segundo, el farmacéutico cogió el dinero con una mano y le dio la droga con la otra. Ni siquiera se movió para llegar a los estantes de medicinas. Me dio la sensación de que ya lo tenía en su mano. Los chicos  salieron rápidamente de la farmacia.
“¿Qué ha pasado ahí?” me pregunté.
 “¿Estás sorda?"Han pedido dos Coaxiles”, quinientos rublos cada uno. Lo tienen guardado bajo el mostrador.
Estación de metro de Semenovskaya, otra pequeña farmacia. “Yo había venido aquí con mi compañero Andrey. Todo un personaje, quince años usando heroína y ahora está en Coaxil. ¡Con su pinta y su traje negro yo no le vendería a Andrey ni talco para bebés! Pero el farmacéutico cogió su billete de quinientos y, evitando el contacto visual, dispensó el  Coaxil y tres jeringas sin receta. Según Andrey, lo curioso es que los farmacéuticos venden el Coaxil siempre sin caja ni instrucciones...”

Tercera reunión. Los usuarios de Coaxil

Somos  tres en la cocina, Andrey, su novia Olga y yo. Esta cocina fue decente una vez, ahora está completamente arruinada y huele mal ya que la taza del váter está justo al lado, un plano típico de los edificios de tres plantas de la era de Stalin. Andrey pone nuestras “compras ilegales” en la mesa y trae algodón y papel higiénico para hacer filtros. Olga se sienta junto a la ventana y saca su bolsa de maquillaje.
“ ¡En esta cocina se trabaja mucho!”. Andrey empieza a darme las primeras clases:
“Lo más importante es que los platos estén limpios. ¡Que Dios nos libre de que partículas de grasa o suciedad lleguen a la disolución, eso sería terrible! El mejor papel higiénico es el más barato, el papel importado hace que la disolución se vuelva rosa o lila...

Andrey pone las pastillas en un vaso y las enjuaga bajo el grifo. Luego las seca, no es broma, con un calzoncillo marrón reservado para tal fin  que se guarda en un cajón de la mesa. A continuación, machaca las píldoras con una cuchara, con lo cual podéis imaginar la de partículas que todavía quedan.
No voy a describir el resto del proceso, sólo diré que el aspecto del producto final no me gustó. Un líquido blanco y turbio, que no se aclararía ni tras un largo proceso de filtración.
¡Y estos idiotas! Andrey parecía feliz mientras filtraba  el líquido a través de papel de fumar...
Mientras tanto Olga se estaba maquillando para ir a trabajar. Ella había tomado Coaxil sin complicaciones, o eso pensaba, durante medio año. Sólo su vista había empeorado un poco. Pero viéndola, espejo en mano, me pregunté si ella había notado lo hinchada que estaba. ..
“Es muy simple”, dice Olga mientras mueve lentamente su pincel de maquillaje, “el Coaxil cuesta de cuatrocientos a quinientos rublos, la heroína unos mil quinientos por menos de un gramo. Comprar heroína es como jugar a la  lotería, nunca sabes lo que te van a dar, incluso cuando consigues comprarla. Es difícil...”

¿Crees que el *FSKN se preocupa por ti?
                         * Servicio federal ruso de control de drogas

“¿Por  mi?” Exclama Olga apartando su cara del espejo. “El FSKN combate la heroína, pero por otro lado me ofrece Coaxil, ¿tú crees que eso es forma de preocupase por mí? Hubo un tiempo en  que la dosis diaria de Andrey era de doce paquetes. La farmacia obtenía unos cinco mil rublos por día sólo de él. De enero a junio la farmacia debió hacer  alrededor de medio millón de rublos. Si observas una farmacia durante  tres o cuatro minutos, verás que seis de cada diez personas compran Coaxil.

¿Hay mucha gente en Coaxil ahora?

Muchos, a pesar de que todos saben que pueden perder sus brazos y piernas. El Coaxil no se hizo para ser inyectado. Se lo inyectan incluso en la calle...
“En el área de Yuzhnaya”, dice Andrey, “en las escaleras que conducen a los pisos de cualquier edificio de viviendas podrás ver las manchas de agua típicas derivadas de la filtración del Coaxil. La gente prepara la droga  en las escaleras, entre suciedad y con agua fría. Estas pastillas no se disuelven nunca por completo y los restos permanecen en tus riñones. A continuación las venas se bloquean y  pierdes el brazo desde el codo hacia abajo, convirtiéndote así en un discapacitado, con lo cual  el gobierno tiene que proporcionarte ayuda económica. Pero es inútil intentar convencer  a algunas personas. Si empiezas la conversación con ellos se encogen  de hombros  pensando para sí mismos " ¡qué más da!”.  Estas son la clase de personas que pierden sus brazos y piernas. En esta zona se ven muy a menudo, y  aún así siguen yendo a la farmacia a comprar la droga. El Coaxil es terriblemente adictivo...

¿Ambos queréis que se prohíba el  Coaxil?

Si sucediera estaríamos muy agradecidos - respondieron al mismo tiempo. No habría ninguna tentación. El Coaxil es demasiado fácil de adquirir. Hay una gran diferencia entre gastarse mil quinientos rublos o  solo quinientos.
Por ejemplo, hay un nuevo "agujero" de heroína  cerca de la estación de Electrozavodskaya, dice Olga. A sólo tres paradas de aquí hay una farmacia donde puedo comprar tres veces más Coaxil que heroína por el mismo dinero. Pero quiero dejarlo y ser bautizado...

La miel llama a las abejas...
-Yo quiero vivir. ¡No quiero perder mis brazos o mis piernas, el Coaxil  destruye totalmente a las personas!

La reunión final

“Creo que nunca ha habido una droga más destructiva que el Coaxil. Los médicos y los drogadictos están  luchando por su prohibición. Pero se olvidan de una cosa, ¡el Coaxil es un medicamento que solo debería  venderse con receta!
“¡Por supuesto que necesitamos un control más estricto sobre esta droga!”, dice Aleksey Petrov, “pero estas medidas restrictivas no son eficaces cuando la demanda del producto es tan alta. No debemos luchar contra la sustancia, sino que debemos ofrecer apoyo a los usuarios que están tratando de dejarla”.

“Pero siguen tomando esta basura, aun conociendo sus efectos secundarios…”

 “Es una cuestión de dinero. Si tuvieran el suficiente comprarían otro tipo de drogas. Si una persona no es auto-suficiente, o no está satisfecha con su vida, cualquier droga le puede servir de estímulo para elevar su confianza, su sociabilidad o simplemente a mantener la calma. ¿Sabes cual es el principal problema al que un adolescente se enfrenta hoy en día? Los adolescentes no creen que sus familias les necesiten.
Lo único que escuchan de sus padres es  "¡Tienes que estudiar, necesitas un título, lo necesitas, tienes que hacerlo, y nosotros debemos ir a trabajar para ayudarte, y por cierto tampoco me gusta tu forma de vestir!".

“En estas circunstancias es difícil para los adolescentes decirles a sus padres abiertamente lo que realmente les preocupa. Y la calle es más simple”.
“Los padres ya no son capaces de hablar con sus hijos. La persona más cercana a ellos es la televisión, su mejor amigo es Internet, su amigo de confianza es el blog. Por eso las drogas representan  una manera fácil de apaciguar el dolor de alma.

Nadie pensaría que un drogadicto puede sufrir de dolor, especialmente dolor de alma.

Créeme ¡viven en tal mierda!, que Dios les perdone...

El artículo original fue publicado en el periódico "Moscú Komsomolec", N0 24 921,
 el 11/24/2008