La Lucha Brutal Contra las Drogas de Isis Refleja las Normas de Prohibición Global

La comunidad internacional ha criticado a Isis por su marcada brutalidad, sin embargo, sigue guardando un curioso silencio sobre las atrocidades cometidas por Isis en el nombre de la lucha contra las drogas, tal vez porque estas reflejan muy bien las leyes de drogas represivas en otras partes del mundo.

Isis, el grupo militante que ha tomado el control de grandes extensiones de Irak y Siria desde el año 2013, implementa un régimen autoritario sobre todos los que residen en su territorio reclamado. De acuerdo con su estricta interpretación de la ley islámica, los líderes de Isis consideran que todas las sustancias intoxicantes son haram, lo que significa que están prohibidas por el Islam.

Las reglas precisas no son claras, pero los activistas encubiertos en la región - junto con los mensajes de los miembros de ISIS en las redes sociales  - han arrojado alguna luz sobre cómo Isis hace cumplir la prohibición de drogas en su territorio, desde la producción y el tráfico hasta la posesión y el uso.

Las autoridades de Isis erradican periódicamente cultivos de estupefacientes dentro de su jurisdicción. Un video filmado en el año 2014 en Akhtarin, una ciudad en el norte de Siria, muestra a varios miembros de ISIS arrancando de raíz y quemando docenas de grandes plantas de marihuana. The International Business Times (IBT) informó que los refugiados sirios están arriesgando sus vidas por el cultivo de marihuana en el valle Beqaa - una región fértil en el Líbano, a unas pocas millas de Damasco; "Si [Isis] supiera que trabajamos con el hachís, ya nos hubieran matado", describe un refugiado adolescente.

El tráfico de drogas ilícitas, que en los territorios de Isis, incluye el alcohol y el tabaco, es estrictamente castigado, a menudo con la muerte. En marzo del año 2016, IBT informó que Isis había ejecutado a cinco personas en Siria por tráfico de drogas, "murió a tiros [después de haber sido descrito por Isis como] 'basura en la tierra'". Tres meses más tarde, militantes de Isis ejecutaron públicamente a seis hombres por vender cigarrillos, según the regional ARA News.

Un corte del video que muestra a varios hombres quemando grandes cantidades de marihuana.

El consumo y la posesión de drogas son duramente castigados por Isis, el grupo ha twitteado fotos de hombres enmascarados que azotan públicamente a "drogadictos" en Siria. Los castigos específicos de Isis para quienes consumen drogas ilegales no son de conocimiento público; Sin embargo, según IBT, las personas que fuman cigarrillos se enfrentan a un mínimo de 40 latigazos, y los bebedores de alcohol se enfrentan al menos a 60. Los delincuentes reincidentes enfrentan penas de cárcel, o incluso la ejecución - como fue el caso de un oficial desafortunado de Isis que tenía un cigarrillo en la boca después de haber sido decapitado en el año 2015.

Muchos gobiernos critican a Isis por su persecución a las mujeres y las minorías religiosas. Sin embargo, ninguno ha condenado abiertamente a los líderes de ISIS por su tratamiento atroz a los delincuentes de la droga. Tales países 'están renuentes en hacerlo, quizás, porque también son culpables de abusar de los derechos de sus ciudadanos en nombre de la política de drogas. La erradicación de cultivos a gran escala, las violaciones a los derechos humanos y las ejecuciones en masa, no son únicamente el resultado de la ideología tiránica de Isis. Estos han sido mecanismos  largamente utilizados dentro de la política internacional de drogas.

La erradicación de cultivos, con poca preocupación por la subsistencia de los agricultores pobres que cultivan coca o amapola, ha sido frecuente durante décadas. A diferencia del enfoque de Isis en cuanto al arrancado de las plantas, el gobierno de Colombia ha fumigado de manera aérea millones de acres de tierra de cultivo de coca con glifosato, una sustancia química que es "probablemente cancerígena para los seres humanos", según la agencia de cáncer de la Organización Mundial de la Salud.

La ejecución de personas por tráfico de drogas no es exclusivamente utilizado por Isis. Se estima que China ha ejecutado al menos a 600 personas por delitos de drogas en el año 2014, mientras que los regímenes de Irán y Arabia Saudita también son ejecutores prolíficos de delincuentes de la droga.

Castigar a las personas por posesión de drogas es, por supuesto, algo común en gran parte del mundo. Aunque el uso de la violencia directa es inusual, la privación de libertad - por medio de prisión o "tratamiento" obligatorio - está muy extendida, a menudo en condiciones inhumanas.

Los actos brutales cometidos por Isis, mientras estas se adhieren a las normas internacionales de la política de drogas es un ejemplo de la naturaleza inherentemente tiránicas de la prohibición. El silencio del mundo hacia los crímenes de guerra de drogas de Isis es ensordecedor.