La lucha de Ucrania contra la epidemia del VIH

Aunque a Ucrania se la relaciona habitualmente con el resto de Europa del Este y particularmente con Rusia, en lo que se refiere a la propagación del VIH ha sabido diferenciarse. De conocida preocupación internacional en los últimos 10 años, la epidemia del VIH se ha concentrado principalmente en Europa del Este y Asia debido en mayor medida al alto porcentaje de personas que se inyectan drogas. De hecho, el área de Europa del Este y de Centro Asia es la única en la que los casos de VIH están creciendo y donde el número de personas con VIH ha aumentado un 50% entre 2001 y 2011. No sólo el número de casos de VIH está creciendo, particularmente entre 3.7% de la gente que se inyecta dogas de la zona, sino que únicamente el 23% de aquellos que lo necesitan reciben terapia antirretroviral u otro tratamiento necesario, muy por debajo de cualquier parte del mundo. Debido a este aumento del número de gente contagiada por el VIH, muchas organizaciones que luchan contra el SIDA alrededor del mundo han unido sus esfuerzos para encontrar los métodos más efectivos de Reducción de Daños.

La Reducción de Daños es un término acuñado para referirse a la minimización de la propagación y del daño causado por el consumo de drogas. Ha conseguido significar mucho más que un simple recambio de agujas ya que son operaciones que se centran en las necesidades individualizadas de cada cliente que consume drogas. Esta campaña, con base en Ucrania, ha mostrado resultados que sobrepasan las expectativas iniciales. La Alianza Internacional contra el VIH/SIDA en Ucrania (Alianza Ucraniana) ofrece una gran variedad de servicios para las comunidades en riesgo y que se inyectan drogas, como el cambio de jeringuillas, sesiones informativas, materiales, preservativos, Tests rápidos de ETS y VIH y servicios de asesoramiento. Desde el comienzo de estos programas, Ucrania ha visto un descenso en los casos de VIH entre los consumidores que se inyectan, lo cual ha estabilizado el impacto de la infección de la población en general. En 2012, Ucrania vio la primera caída del número de casos registrados de VIH de la población en general desde 1999.

En 2011 se demostró que Rusia y Ucrania eran  las responsables del 90% de los casos de VIH de la región.  Mientras que otros países del Este de Europa tienen campañas similares de concienciación, las aportaciones que las organizaciones ucranianas han hecho en la estrategia contra el VIH  han comenzado a invertir esas cifras. Ofrecer programas como los de terapia de mantenimiento por sustitución ayuda a las personas a controlar su adicción a las drogas y los programas activos de prevención, dirigidos a las personas que se inyectan drogas, son los responsables de la disminución de las infecciones en la población general. Además de las organizaciones que suministran ayuda a las personas que viven con el VIH y a las personas que se inyectan drogas, algunas organizaciones se han centrado en llegar también a las mujeres. Las mujeres son un subgrupo de consumidores a menudo estigmatizado, pero una vez que los programas y los grupos de apoyo han sido diseñados pensando en ellas, en determinadas organizaciones ucranianas como Virtus, por ejemplo, se ha producido un aumento del 50% en clientes femeninos y del 80% en mujeres con hijos.

Mientras que los programas de reducción de daños demuestran reducir la volatilidad de este brote de Europa del Este, la pregunta sigue siendo ¿qué significan estas mejoras en las estadísticas para Ucrania? En la actualidad, son uno de los únicos países sin fondos para el VIH u otros programas de prevención y tratamiento de las ETS. La presentación de una nueva solicitud de financiación terminará a mediados de mayo y las organizaciones tienen la esperanza de que una mayor financiación dará grandes resultados. Este dinero va a crear el Programa Nacional de VIH / SIDA para los años 2014-2018, que se centrará en la implementación de programas específicos para Ucrania, siguiendo los modelos de Alianza Ucrania y Virtus, que han tenido tanto éxito.