La Reforma del Cannabis: El Problema que une a una América Polarizada

A pesar del clima político tenso en el período previo a las elecciones de medio término en los Estados Unidos, un tema cuenta con un amplio apoyo en todo el espectro político: la reforma del cannabis.

Los estadounidenses deben votar en las elecciones de medio término el 6 de noviembre para elegir a sus representantes en el Senado y la Cámara de Representantes. Junto con esta decisión, muchos votantes también decidirán sobre el futuro del cannabis en su estado. Los residentes de Michigan y Dakota del Norte decidirán si legalizan el cannabis para uso no medicinal recreativo, mientras que los votantes de los estados de Utah y Missouri decidirán si legalizan el cannabis con fines médicos.

Sin embargo, estos cuatro estados llevaron a Donald Trump a su victoria en las elecciones presidenciales en el año 2016, lo que sugiere una invalidación de la idea de que la legalización del cannabis es solo un tema de interés para los demócratas de izquierda.

Aunque la política en los EE. UU. se ha polarizado cada vez más en los últimos años, la reforma del cannabis es uno de los temas políticos que generan menos conflicto. Según una reciente encuesta realizada por Gallup, la legalización del cannabis fue el único tema, entre varios temas polémicos, que fue favorecido por más de la mitad de los encuestados republicanos y demócratas.

Según la encuesta, alrededor de dos tercios de los estadounidenses en todo el país están a favor de legalizar el cannabis recreativo, y más del 80 por ciento apoya la legalización para uso médico. Actualmente hay nueve estados, así como Washington DC, donde la producción y el uso de la droga se han legalizado con fines recreativos.

Muchas iniciativas electorales estatales anteriores para la reforma del cannabis, así como las que se llevarán a cabo en noviembre, son el resultado de que los ciudadanos hayan adquirido un gran número de firmas y apoyo público. El alto nivel de compromiso público en torno a este tema es indicativo de una creciente aceptación social hacia el cannabis y la oposición a las leyes federales que dictan su prohibición.

Este cambio en la actitud pública parece influir en los legisladores demócratas y republicanos.

En Utah, un estado que ha apoyado a todos los candidatos presidenciales republicanos durante medio siglo, la Iglesia Mormona se unió recientemente al gobernador del estado y a los principales legisladores para respaldar la votación de la reforma del cannabis. Jack Gerard, un miembro de alto rango de la iglesia, anunció lo complacido que estaba el grupo por ayudar al "alivio del dolor y el sufrimiento humano".

Como Canadá está programada para legalizar el cannabis con fines recreativos el 17 de octubre, y el presidente electo de México ha respaldado tal movimiento en su país, un cambio continental podría estar en el horizonte en América del Norte. Esto puede, a su vez, tener efectos profundos para el movimiento reformista del cannabis en todo el mundo.