Las Complicaciones al Legalizar el Cannabis en el Círculo Polar Ártico

Los legisladores en Nunavut han aprobado leyes para legalizar el comercio de cannabis

Los legisladores en Nunavut han aprobado leyes para legalizar el comercio de cannabis (Fuente: Wikimedia)

El territorio ártico de Nunavut se ha convertido en la más reciente jurisdicción en aprobar una ley que legaliza el cultivo, la venta y el uso de cannabis recreativo.

El 13 de junio, Nunavut - el territorio más al norte de Canadá, que representa más de una quinta parte de la superficie del país - se convirtió en la última de sus 13 provincias y territorios en aprobar leyes que legalizan la droga. Cada uno de los gobiernos subnacionales promulgó su propia política territorial para el cannabis recreativo después de que el primer ministro Justin Trudeau anunciara el año pasado la legalización de la droga a nivel nacional.

Legalizar el cannabis en Nunavut, una región inmensa, remota y, a menudo, inhóspitamente fría, tuvo sus complicaciones para los legisladores.

En primer lugar, una vez legalizado el comercio de la droga ¿dónde comprarán los residentes locales su cannabis? En Nunavut, un lugar donde las temperaturas invernales descienden hasta -40° C, no existen centros comerciales efervescentes como los que se pueden encontrar en Toronto o Montreal. Según una entidad gubernamental de Nunavut, muchos residentes “traen comida y otros artículos difíciles de encontrar desde el sur de Canadá en embarcaciones de transporte marítimo que visitan cada comunidad en el verano”.

Felizmente para los habitantes locales de Nunavut, los proveedores online estarán autorizados a vender y entregar cannabis a las personas en el territorio. Esto es particularmente importante, dado que a ninguna tienda física le está permitido vender legalmente cannabis en el territorio por lo menos hasta 2019, debido a un largo proceso de discusión sobre las solicitudes de venta al por menor.

La mayor parte de la superficie terrestre de Nunavut está sobre el Círculo Polar Ártico

Con la tecnología apropiada para el cultivo en interiores, los residentes de Nunavut podrían cultivar su propio cannabis en sus viviendas y evitar por completo tener que acudir al suministro comercial, pero la ley del territorio aún tiene que definir los derechos de los residentes en lo que tiene que ver con el cultivo personal.

De acuerdo con la ley federal, pueden cultivarse legalmente hasta cuatro plantas por casa, pero esta práctica ha sido puntualmente prohibida en las provincias de Quebec y Manitoba. Si bien las autoridades de Nunavut también inicialmente intentaron prohibir la práctica, una decisión de último momento de los legisladores llevó a que el tema [de la prohibición] quedara excluido de la legislación,  dándole tiempo al gobierno para redactar futuras reglamentaciones que podrían permitir el cultivo para uso personal. Según una publicación regional, Nunatsiaq News, los legisladores están considerando permitir el cultivo, pero en una cantidad inferior a cuatro plantas por vivienda.

Las diferencias culturales también han jugado un rol en el desarrollo de la legislación sobre el cannabis en Nunavut: el territorio tiene la mayor proporción de poblaciones Inuit autóctonas de cualquier parte de Canadá, con más del 77 por ciento de los residentes identificados como tales (comparados con menos del 0,3 por ciento de las personas en todo el país).

En marzo, Isaac Shooyook, un anciano Inuit, le dijo al Comité de Pueblos Aborígenes del Senado que temía las consecuencias de la legalización del cannabis debido a la falta de inversión en servicios sociales en Nunavut.

“Si bien nuestro gobierno está tratando de legalizar la marihuana, no existen medidas preventivas o de asistencia. Esto es muy crítico. No hay recursos, no hay centros asistenciales y no hay refugios para los ancianos”, advirtió Shooyook. “Por favor, tomen conciencia de que en Nunavut, no existe un sistema de apoyo para aquellas personas que necesitarán ayuda”.

Otro problema - no obstante, menos crucial - que ha surgido entre las comunidades Inuit en Nunavut en torno a la legalización del cannabis se refiere a la nomenclatura de la droga. El idioma Inuktitut, que es hablado por más de dos tercios de las personas en Nunavut, no posee una traducción literal para [la palabra] “cannabis”, dado que la planta está lejos de ser común en esta helada región. Según se informa, varias palabras, incluyendo “surrarnaqtuq” y “ujarak”, han sido propuestas.

La legalización federal del cannabis entrará en vigencia en Nunavut, y en todo el país, el 17 de octubre de este año. [La medida] convertirá a Canadá en el primer país del G-7 en regular legalmente la droga con fines recreativos.