Las Incautaciones de Heroína en la Costa Este de África Resaltan el Cambio en las Rutas del Tráfico

Narcóticos incautados son expuestos en la cubierta de un barco de la Marina en la costa de Kenia. Origen: Combined Maritime Forces

Las recientes incautaciones de heroína por parte de las fuerzas marítimas en el Océano Índico revela la creciente importancia del Este de África como punto de tránsito para la heroína afgana.

En seis semanas a partir del 10 de mayo, las Fuerzas Marítimas Combinadas (the Combined Maritime Forces - CMF, por sus siglas en Inglés) - una fuerza naval compuesta por 30 naciones que patrulla las aguas de la costa Este de África - incauto 1.5 toneladas de heroína, informó la AFP.

Si las incautaciones de las Fuerzas Marítimas Combinadas (CMF) continúan a este paso, el 2015 parece que superará la cantidad de heroína interceptadas en los dos años anteriores; 3.4 toneladas fueron incautadas en el año 2014, un aumento del 66 por ciento de la cantidad incautada en el año 2013, según Reuters.

Este repunte sugiere que los traficantes están utilizando cada vez más esta ruta, moviendo la heroína producida en Afganistán a través del Este de África hacia los mercados locales y europeos. Como The Economist señaló en enero, esta ruta ha estado en uso durante las últimas tres décadas, aunque ha sido relativamente menor en comparación con rutas más populares, tales como la Ruta de los Balcanes que se mueve a través de Irán, Turquía y Europa del Este. Sin embargo, esto podría estar cambiando.

Las razones detrás de este aparente comienzo de un cambio son, por supuesto, el colector. Por un lado, como la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) señaló en su Informe Mundial sobre las Drogas 2014, el consumo de heroína de Europa occidental ha caído con el número de usuarios estimados al pasar de 1.6 millones en el 2003 a 1.13 millones en el 2012. En conjunto con esto, se ha producido un incremento reportado en el consumo de heroína en el Este y el Sur de África en los últimos años, en particular, en Kenia, Tanzania y Mauricio.

El éxito de las fuerzas del orden a lo largo de la Ruta de los Balcanes también pueden haber contribuido a una disminución de la actividad de tráfico a través de estos países, lo que obligó a los traficantes a buscar una ruta de menor resistencia a través de África del Este, donde las fuerzas del orden no están tan bien equipadas para contrarrestar el tráfico de drogas.

Esto proporciona un ejemplo clave del llamado "Efecto Globo" en acción por la cual la presión sobre una ruta simplemente cambia la actividad hacia otra; o, para usar la analogía, "apretar un globo en un lugar hace que se expanda en otro."

El Efecto Globo se puede observar en muchos otros casos a lo largo de la historia, tanto en relación con la producción y el suministro de narcóticos ilícitos. Por ejemplo, durante la década de los 1980s, alrededor del 80 a 90 por ciento de la cocaína destinada a Estados Unidos pasaba por el Caribe; sin embargo, debido a que la presión de la policía aumentó, las rutas se desplazaron hacia América Central, por donde ahora pasa el 90 por ciento de la cocaína con rumbo a los EE.UU.

De hecho, con una mayor atención en América Central durante la última década por parte de los organismos antinarcóticos, hay evidencia de un cambio de ruta por el Caribe - nuevamente.

Mientras que la Ruta de los Balcanes sigue siendo la principal ruta de acceso a Europa de los traficantes de heroína, no sería una sorpresa ver como su importancia disminuye a medida que más contrabandistas utilizan el Este de África, alimentando un mercado aparentemente en crecimiento y explorando la falta de preparación de la policía local y de las fuerzas antinarcóticos en la región.