Los Cambios Progresivos en el Nuevo Plan de Acción Sobre las Drogas de la Unión Europea

El Parlamento Europeo tendrá que aprobar el nuevo Plan de Acción antes de que pueda ser implementado

El Parlamento Europeo tendrá que aprobar el nuevo Plan de Acción antes de que pueda ser implementado (Fuente: Wikimedia)

La Comisión Europea (CE) ha propuesto un nuevo plan de lucha contra las drogas para la Unión Europea, que incluye varios cambios aparentemente progresivos.

Entre las nuevas propuestas está examinar la relación del tráfico de drogas con la trata de personas, la implementación de medidas de reducción de daños basadas en la evidencia y la consideración de los derechos humanos cuando países extranjeros financian actividades para la lucha contra las drogas.

El 15 de marzo se publicó el Plan de Acción sobre las drogas de la Unión Europea (UE) 2017-2020 y - si es aceptada su implementación - constituirá la base de la segunda mitad de un esfuerzo multinacional de ocho años, la Estrategia sobre las Drogas de la UE para los años 2013-2030 ("La Estrategia").

Hay cinco objetivos generales que la Estrategia pretende alcanzar. Estos son, en términos generales: la reducción de la demanda de drogas; reducir el suministro de drogas; mejorar la coordinación entre los diferentes actores - incluidos la Comisión Europea (CE), los Estados miembros y la sociedad civil; Cooperar internacionalmente - particularmente con los estados productores de drogas; Y promover la investigación, particularmente la relación del tráfico de drogas con otros tipos de delitos.

El texto del plan propuesto 2017-2020 es en gran parte el mismo que su predecesor - el Plan de Acción sobre las drogas de la UE 2013-2016 - pero incluye varias enmiendas o adiciones clave.

Al abordar la demanda, el Plan propuesto ofrece un enfoque renovado a los grupos que la CE percibe como vulnerables.

El Plan destaca que los Estados miembros deben trabajar en equipo, intercambiando mejores prácticas entre sí "focalizándose en las acciones de prevención [del uso de drogas]" en los niños y jóvenes.

Insiste en que los funcionarios tomen en consideración la vulnerabilidad de los migrantes y los solicitantes de asilo, los cientos de miles que han entrado en la UE desde el año 2013 y están particularmente expuestos a las drogas.

El Plan propuesto también incluye un llamado a la investigación renovada sobre las relaciones entre los grupos de narcotraficantes con "grupos terroristas" y "redes criminales de tráfico de migrantes". Si bien es indudable que la investigación en esta área es importante, no hay evidencia que sugiera que el tráfico de drogas y la trata de personas estén significativamente entrelazados. El supuesto vínculo entre los dos podría ser utilizado como excusa por parte de las autoridades para aplicar medidas duras a las personas involucradas en el tráfico de drogas.

Otra adición que puede ser bienvenida por los expertos en salud es un mayor uso del calificador "basado en la evidencia". Aunque el término se incluyó en el Plan 2013-2016, es más frecuente en el Plan recientemente propuesto; Se ha insertado en varias oraciones que, por lo demás, no han cambiado.

Por ejemplo, las peticiones para mejorar la eficacia de las medidas de prevención se han modificado para exigir "la eficacia de las medidas de prevención basadas en la evidencia".

No está claro si se trata de un truco retórico dirigido a apaciguar a los críticos, o quizás sugestivo de un cambio progresivo gradual en las actitudes de la UE hacia el uso de drogas.

El Plan propuesto también pide que se amplíe el acceso a los servicios de reducción de daños [incluidos] los programas de intercambio de agujas y jeringas (Needle and Syringe Exchange Programmes - NSPs, por sus siglas en Inglés), los tratamientos de sustitución de opioides (Opioid substitution treatment - OST, por sus siglas en Inglés) y los programas de naloxona para llevar a casa.

Ni los programas de intercambio de agujas y jeringas (NSPs), ni los tratamientos de sustitución de opioides (OST) fueron mencionados en el Plan 2013-16.

El apoyo a la naloxona para llevar a casa - un fármaco que puede salvar vidas y que puede revertir las sobredosis de opiáceos - es particularmente importante, ya que las muertes relacionadas con las drogas están aumentando en numerosos países de la UE. El Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (The European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction - EMCDDA, por sus siglas en Inglés) informó el año pasado que el número de muertes está aumentando en Suecia, Lituania e Irlanda. En Inglaterra y Gales, el número más reciente de muertes anuales relacionadas con las drogas es el más alto desde que comenzaron los registros.

En un paso sin precedentes, el Plan propuesto pide a los estados miembros que incorporen "las normas y principios del estado de derecho y las normas internacionales de derechos humanos en las medidas de aplicación de la ley relacionadas con las drogas". Esto es particularmente importante ya que los Estados miembros de la UE y el organismo en su conjunto han suscitado controversias por financiar medidas represivas de política de drogas en el extranjero.

Por ejemplo, la UE ha financiado un programa de lucha contra las drogas en Irán, que ejecuta a cientos de personas por delitos de drogas cada año.

El propuesto Plan de Acción sobre las drogas de la Unión Europea (UE) 2017-2020 ofrece considerables mejoras progresivas basadas en la evidencia y en los derechos humanos - mejorando el Plan anterior. Sin embargo, debe ser evaluada y aprobada por el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo antes de que pueda aplicarse.