Comienzan en el Reino Unido las Primeras Pruebas del Mundo para Tratar con Éxtasis la Dependencia del Alcohol

Fuente: Pixabay

Han comenzado en el Reino Unido los primeros ensayos clínicos del mundo que exploran el uso de la terapia asistida con éxtasis para el tratamiento de la dependencia del alcohol.

El estudio está dirigido por investigadores de la Escuela Imperial de Londres. Consiste en múltiples sesiones de terapia, con dos de las sesiones - en la tercera semana y en la sexta - asistidas con [el uso de] éxtasis. Las sesiones iniciales del estudio ya han comenzado, y las primeras dosis de éxtasis se administrarán en las próximas semanas. El estudio podría proporcionar revelaciones valiosas sobre terapias alternativas para los trastornos de salud mental.

           Haciendo Más que Sólo Encubrir el Problema

TalkingDrugs habló con el Dr. Ben Sessa, un médico consultor en psiquiatría infantil e investigador superior de la Escuela Imperial, quien está trabajando en estos ensayos. Resaltó cómo las opciones de tratamiento actualmente disponibles simplemente no funcionan para mucha gente.

Según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y el Alcoholismo de Estados Unidos, aproximadamente el 90 por ciento de las personas dependientes del alcohol tiene probabilidades de experimentar al menos una recaída durante el período de cuatro años posterior al tratamiento.

“No existe ninguna otra parte de la medicina que tolere eso” [sic], nos dijo Sessa. “Imagine [el mismo] tipo de resultados en cirugía o inmunología o, incluso, en oncología. Los médicos no tolerarían eso. ¡Después de 100 años de psiquiatría moderna, es indignante! Si podemos lograr algo mejor que un 90 por ciento de tasas de recaída, entonces [ya] tenemos algo”.

La terapia asistida con éxtasis ya ha demostrado ser altamente efectiva en el tratamiento del trastorno por estrés postraumático (TEPT, por sus siglas en español) en veteranos, tras estudios realizados en Estados Unidos. Las similitudes entre el TEPT y la dependencia del alcohol, en particular su asociación con el trauma, ha conducido a la exploración del éxtasis como un fármaco viable para mejorar la terapia.

“El alcoholismo es TEPT, en lo que a mí respecta”, dice Sessa, “la gran mayoría de mis pacientes con [dependencia del] alcohol y otras adicciones son esencialmente 'TEPT’ plus”.

Él explica que como psiquiatra infantil ha pasado 15 años trabajando con niños abusados, “Y ahora también trabajo con adultos adictos - es el mismo grupo etario de niños que ha crecido [y ahora padece] estos trastornos mentales”.

“Es tan frustrante ver la forma en que tratamos estos trastornos, porque no los curamos, sino que [sólo] ocultamos el problema con tratamientos sintomáticos”.

           Eliminando el Miedo Asociado al Trauma

Después de haber trabajado en psiquiatría durante casi 18 años, Ben Sessa ha descubierto que muchos de sus pacientes son, al parecer, resistentes al tratamiento [tradicional].

“Existe una barrera real en el trauma severo, puedes hablar de todo tipo de cosas pero no hablarás de eso. Y la razón es que, apenas te aproximas a ese recuerdo, el miedo es tan grande que no te atreves a abrir esa puerta. Es ahí donde todos los tratamientos se estancan: las personas tienen demasiado miedo de hablar acerca de su dolor”.

“Las psicoterapias tradicionales serían, ya sabes, 'cuéntame sobre tu violación...' y en ese momento [los pacientes] simplemente salen huyendo por la puerta. En cambio, [usando] el éxtasis, dices `cuéntame sobre tu violación´ - personas que han estado reprimiendo [su conflicto] durante 30 años - y dicen “Sabes qué... puedo”, y [ellos] hablan sobre eso. Logran hacer la psicoterapia centrada en el trauma que no habían podido hacer con todos los tratamientos tradicionales”.

El Dr. Ben Sessa disertando en TEDX: ¿Es el éxtasis el antibiótico de la psiquiatría?  (Vídeo)

Básicamente, dice Sessa, el éxtasis ayuda a eliminar el miedo que a menudo acompaña el recuerdo doloroso de la memoria.

“Es la única droga con la que me he encontrado, en 18 años de psiquiatría, que puede hacer esto. Propicia un estado mental en el que la respuesta al miedo se elimina selectivamente, y las otras facultades quedan intactas. Las personas pueden pensar, sentir, recordar, hablar, moverse, tener una buena función cognitiva, pero no tienen miedo. Y ésta es una combinación notable”.

“Si imaginas [el poder] perfeccionar esta característica farmacológica [y convertirla] en una asociación psicoterapéutica, entonces tenemos la herramienta más increíble al alcance de la mano”.

Dado el potencial de [lo que implica] derribar la barrera del miedo, Sessa sugiere que el éxtasis podría ser el “antibiótico de la psiquiatría”. Esto no significa que un paciente vaya a tener una experiencia gozosa o extática durante la sesión de terapia, pero que los recuerdos que normalmente son demasiado dolorosos como para poder ser verbalizados, simplemente se vuelven manejables después de tomar el fármaco.

“Lo que sustenta toda la psicoterapia es [la posibilidad de tener] una relación con una persona en la que confías, con la que puedes hablar y compartir tu dolor y, curiosamente, tu dolor no se siente tan mal”.

           Salvando Escollos Regulatorios para Preparar el Terreno de Futuras Investigaciones

No ha sido fácil para el equipo de investigación llevar adelante este estudio. El obstáculo principal ha sido financiero. La mayoría de la investigación farmacológica la realiza la industria farmacéutica, que “tiene un nutrido programa para crear productos que se usan todos los días”, advierte Sessa, “por lo que la idea de [que un paciente] tome éxtasis sólo dos veces y luego no tenga que depender de los ISRSs1 por el resto de su vida no favorece los intereses de la industria farmacéutica. No van a invertir dinero en una droga como el éxtasis, que cura al paciente y luego le [permite prescindir de] todas sus drogas”.

También existen barreras enormes cuando se trata de la aprobación regulatoria y opiniones éticas. El equipo de investigación tiene un atraso de 18 meses debido a los escollos regulatorios que han tenido que salvar. El éxtasis continúa estando clasificado como un psicotrópico del Grupo I en el Reino Unido, lo que significa que los investigadores tienen que obtener la aprobación del Ministerio del Interior y pagar licencias que tienen un precio exorbitante. El costo del éxtasis solo fue de 10.000 libras esterlinas (13.943 dólares) por gramo.

No obstante, Sessa está seguro de que el trabajo de su equipo facilitará que investigaciones similares se lleven a cabo en el futuro: “Se está haciendo más fácil debido al trabajo que estamos haciendo. Por lo tanto, en cierto modo, somos precursores”.

 

Nota de la traductora: 1. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS, por sus siglas en español) son medicamentos aprobados para tratar la depresión. (Fuente: Clínica Mayo)