Mefedrona, droga legal, genera debate en Europa

En las últimas semanas los principales periódicos británicos han informado sobre los peligros de una nueva droga llamada mefedrona. La muerte a mediados de marzo de dos adolescentes luego de tomar la droga ha provocado un abierto llamado a su prohibición. En noviembre de 2009 algo similar ocurrió cuando algunos periódicos publicaron artículos sobre la muerte de una chica británica de 14 años quien supuestamente había fallecido producto de una sobredosis de mefedrona, según contaron sus amigos. La policía detuvo a dos personas sospechosas de proveer la droga. Sin embargo,  un mes más tarde, el informe de autopsia comprobó que la chica murió por causas naturales -derivadas de una bronconeumonia- por lo que la policía confirmó que no se tomaría ninguna acción legal.

Es interesante observar que luego de casos como los descritos arriba, los medios, políticos y la opinión pública en general han llamado a una inmediata prohibición de la droga. La mefedrona es legal en casi todo el mundo, se usa como alimento para plantas y se puede comprar fácilmente y a un promedio de 11 euros el gramo. La droga, conocida en el Reino Unido como “M-Cat”, “MC”, “mieow”, “meow”, “4MMC” o “fertilizante para plantas”, se presenta en forma de polvo blanco o amarillento y se produce principalmente en China.

Sus efectos se asemejan a los producidos por las anfetaminas o la cocaína, es decir, una sensación de euforia y bienestar. Entre sus efectos secundarios figuran dolor de cabeza, náuseas, palpitaciones, alta tensión arterial, hemorragias nasales, pérdida de peso e insomnio, además de mucho calor.

Hasta ahora sólo existe información preliminar sobre sus efectos. Informes preliminares sugieren que es una alternativa no adictiva a la metanfetamina, cocaína y otros estimulantes, mientras que otros dicen que puede provocar patrones de consumo compulsivos similares a los producidos por otros estimulantes. Como su uso es relativamente nuevo, no se conocen a cabalidad los efectos secundarios a largo plazo ni el potencial que tiene para crear adicción.

¿Será la prohibición la única alternativa para eliminar su potencial peligrosidad? ¿Qué puede hacerse a nivel de prevención y campañas educativas?