Monkey Dust en el Reino Unido: ¿Una "epidemia" de drogas o una exageración?

Los informes sensacionalistas en los medios informativos del Reino Unido sobre una nueva droga llamada Monkey Dust van en aumento mientras que los periodistas hablan engañosamente de personas "zombis que comen caras" que saltan de los edificios.

El término Monkey Dust se usa en la prensa para referirse a sustancias desconocidas de catinona, como el MDPV (methylenedioxypyrovalerone), que es un medicamento de clase B. El Monkey Dust comenzó a llamar la atención de los medios nacionales en agosto del 2018, y está siendo descrito como un polvo blanco amarillento que puede ser ingerido, inyectado o inhalado por un precio barato. Según Sky News, el Monkey Dust impide que los que lo usan sientan dolor, produce alucinaciones y puede causar paranoia, lo que provoca una sensación de persecución.

En los últimos meses ha estado en los titulares debido a su supuesto uso por parte de grupos marginados, incluidas las personas sin hogar, en Staffordshire, particularmente en Stoke-on-Trent. Más de 170 incidentes con Monkey Dust han sido registrados por el Servicio de Ambulancia de West Midlands desde abril del 2018, y la Policía de Staffordshire dice que ha tenido 950 incidentes relacionados con la sustancia en los últimos tres meses.

Mientras tanto, alimentando la histeria, aparecen en los periódicos locales y en las redes sociales imágenes de personas que presuntamente tomaron Monkey Dust, y muestran a personas aparentemente enloquecidas en los techos, en el piso de las ambulancias y siendo retenidos por la policía. Un clip en particular, publicado por the Stoke Sentinel, muestra a un hombre balanceándose sobre un techo antes de saltar y sufrir lesiones, aparentemente bajo los efectos del Monkey Dust. Sin embargo, se ha descubierto que dicho video no estaba relacionado con la llamada epidemia del Monkey Dust; este video fue filmado en el año 2014, y la policía no está segura qué drogas había tomado la persona.

En los informes las personas que han usado Monkey Dust son comparadas con zombis, y son descritas como "psicóticos violentos", esto solo crea y perpetúa imágenes dañinas y degradantes de personas en situaciones vulnerables. Es sorprendente como Sky News nos dice que los "usuarios típicos [son] personas con estilos de vida caóticos, problemas de dependencia y sin residencia fija", lo más probable es que usen la droga como medio de escape. Las personas que se encuentran en tales situaciones no necesitan una mayor marginación causada por el miedo innecesario; ellos necesitan apoyo.

La afirmación de que quienes están bajo la influencia del  Monkey Dust tienen antojos caníbales no está probada y probablemente se basó en un caso en EE. UU. En el año 2012, un hombre fue atacado por un agresor que supuestamente utilizó bath salts, otro término relacionado con el Monkey Dust, sin una definición fija ampliamente utilizada en la prensa. El atacante en esta historia no tenía rastros de sustancias sintéticas de catinona en su sistema, según el informe toxicológico.

Se ha revelado que el laboratorio de ciencia forense que cubre el área de West Midlands se ha ocupado de al menos seis casos fatales relacionados con el Monkey Dust en los últimos 18 meses, sin embargo esto no es una "epidemia". Las drogas relacionadas con el Monkey Dust son aparentemente usadas por un número muy reducido de personas altamente excluidas socialmente en el Reino Unido, que merecen apoyo y no burla.

Al impulsar la retórica divisiva y alarmista sobre este fenómeno, muchas publicaciones en la prensa del Reino Unido están induciendo innecesariamente el miedo y empeorando las cosas.