1. Inicio
  2. Artículos
  3. La organización de VIH más grande de Noruega ignora las recomendaciones de la ONU sobre la despenalización de las drogas

La organización de VIH más grande de Noruega ignora las recomendaciones de la ONU sobre la despenalización de las drogas

En vista de las claras recomendaciones tanto de ONUSIDA como de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que el uso de drogas debe ser despenalizado, la organización de VIH más grande de Noruega se ha negado a defender tal medida.

Una declaración de HivNorge realizada el 22 de diciembre de 2015 decía:

“Creemos que es correcto limitar el uso de medidas penales para uso personal y posesión de drogas. La adicción debe verse como un problema de salud, no como una delincuencia. Eso no significa que HivNorge esté a favor de una despenalización general de las drogas, sino de un enfoque de reducción de daños”.

La declaración de HivNorge es extrañamente contradictoria. Las recomendaciones de la ONU para despenalizar las drogas están destinadas a eliminar el miedo y el estigma para establecer la confianza entre los usuarios y los servicios de salud. Uno no logra ese objetivo a través de la criminalización continua, incluso si las medidas penales son "limitadas", como defiende HivNorge.

Un exlíder del lobby antidrogas noruego es el actual líder de HivNorge, lo que puede explicar su renuencia a cambiar de postura. Además, una organización antidrogas que pretende ser una organización de usuarios pero que en realidad no está formada por personas que consumen drogas, RIO, se encuentra entre las organizaciones miembros de HivNorge. Esto podría haber influido igualmente en la declaración de HivNorge, aunque por ahora solo podemos especular.

Las llamadas “alternativas al castigo” que ha implementado hasta ahora el gobierno noruego no resuelven en modo alguno el problema. Solo uno de cada tres completa con éxito los programas de los tribunales de drogas y la alternativa sigue siendo la prisión si no es elegible para inscribirse, no pasa los controles de orina o rechaza la entrada. Dado que la recaída es un síntoma de adicción, penalizar a los usuarios por la recaída parece irrazonable.

Aún se imponen fuertes multas, antecedentes penales y sentencias a las personas que consumen drogas. Cómo HivNorge puede ver la adicción como un "problema de salud y no como un delito" sin apoyar realmente la despenalización es un misterio. La recomendación de la ONU es clara: “Los países deben trabajar para lograr leyes que despenalicen la inyección y otros usos de drogas y prohíban el tratamiento obligatorio”.

Las organizaciones de la sociedad civil, incluyéndonos a nosotros mismos, seguirán exigiendo a HivNorge que rinda cuentas por sus fallas.

Publicación anterior
Lo que hicimos bien en política de drogas durante 2015
Publicación siguiente
Perspectivas sombrías para la política de drogas del Reino Unido en 2016

Contenido relacionado