Oregón Reducirá Penas por Posesión de Metanfetamina, Heroína y Éxtasis

Fuente: Wikimedia

Las sanciones por la posesión de drogas en el estado de Oregón, en Estados Unidos, se reducirán significativamente, ya que los legisladores de este estado aprobaron dos proyectos de ley centrados en la reforma de la justicia penal.

El jueves 6 de julio, el Senado de Oregón aprobó los proyectos de ley 2355 (HB-2355) y 3078 (HB-3078), que ya habían sido aprobados por la Cámara de Representantes del mencionado estado el día anterior.

Entre sus disposiciones, la propuesta HB-2355 reduce la clasificación del delito de posesión ilegal de sustancias controladas para las categorías de las Listas I y II a una sentencia máxima de un año de prisión, una multa de 6.250 dólares, o ambas cosas. La venta de drogas y la posesión de drogas con la intención de vender continúan siendo delitos graves.

Hasta ahora, la posesión de drogas de la Lista I - como el éxtasis y la heroína - y la posesión de drogas de la Lista II - como la metanfetamina y la cocaína - se habían clasificado como delitos graves. Estas figuras delictivas eran punibles  con hasta 10 o 5 años de prisión, respectivamente. La propuesta HB-2355 redefine estos delitos como delitos menores.

El proyecto de ley HB-2355 también establecerá “un programa educativo [para reducir] la elaboración de perfiles… por parte de oficiales de policía y agentes de la reserva”. La ley vigente define la elaboración de perfiles como “la selección de un individuo por parte de un organismo de aplicación de la ley o de un agente del orden público, por la sospecha de que dicha persona haya violado una disposición legal, basada exclusivamente en la edad real o aparente del individuo, su raza, etnia, color, nación de origen, idioma, sexo, identidad de género, orientación sexual, filiación política, religión, carencia de vivienda o discapacidad, a menos que el organismo o el agente actúe sobre la base de una descripción sospechosa  o información relacionada con una violación  - identificada o presunta - de una disposición legal”.

Kimberly McCullough, Directora Legislativa de la División de Oregón de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), elogió la propuesta HB-2355 porque ayuda a que “Oregón se oriente hacia el tratamiento de las drogas como un problema de salud pública y hacia [la reducción] de las duras consecuencias colaterales de las condenas por posesión de drogas”. McCullough específicamente manifestó su beneplácito por la referencia que la futura legislación hace sobre la elaboración de perfiles, y señaló que esta práctica, hasta el presente, ha “estado basada en suposiciones falsas, prejuicios implícitos y estereotipos ampliamente aceptados”.

La propuesta HB-3078, también conocida como la Ley de Seguridad y Ahorro, no reforma específicamente la legislación vigente sobre drogas, pero reduce las penas para los delitos que tienen que ver con el uso problemático de drogas, a saber, delitos menores contra la propiedad que impliquen una adquisición ilícita. Principalmente, la ley “reduce las sentencias presuntivas y elimina las condenas obligatorias para ciertos delitos contra la propiedad cuando [el] acusado tiene condenas anteriores por delitos contra la propiedad”. También “incrementa [el] número de condenas penales previas por delitos contra la propiedad requeridas para que la sentencia presuntiva aplique [y] elimina ciertos delitos que pueden ser utilizados como condenas previas”.

La ACLU también ha apoyado la propuesta HB-3078, y Kimberly McCullough la describe como “justicia sabia” y la considera como “una solución que reduce daños”. “Las sentencias excesivas [por] delitos de drogas y de propiedad”, dijo, “exacerban las disparidades raciales en nuestro sistema de justicia, aumentan nuestra población carcelaria, le cuestan a los contribuyentes y perjudican a nuestras familias y comunidades”.  

La senadora Jackie Winters, una defensora clave de ambos proyectos de ley, y la mujer afroamericana de mayor antigüedad en el Senado de Oregón, hizo hincapié en la relación existente entre la raza y la aplicación de leyes punitivas para los delitos de drogas. “Hay pruebas empíricas de que hay ciertas cosas que acompañan a la raza. No nos gusta ver la disparidad de nuestro sistema carcelario”, dijo, según The Daily Caller. “Es racismo institucional. Podemos fingir que no existe, pero sí existe”.

De hecho, como ha difundido la organización Drug Policy Alliance, en los Estados Unidos los individuos de raza negra y los latinos están mucho más expuestos que los blancos a ser criminalizados y encarcelados por delitos de drogas, a pesar de que los tres grupos usan y venden drogas a tasas comparables.

La implementación de los proyectos HB-2355 y HB-3078 se establecerá en forma de pasos graduales significativos para revertir los daños discriminatorios de la guerra contra las drogas. Antes de convertirse en ley, ambos proyectos tendrán que ser firmados por la Gobernadora de Oregón, Kate Brown. Es de esperar que lo haga pronto.