¿Puede Perú Llevar el Desarrollo a la Principal Región Cocalera del País?

¿Puede Perú Llevar el Desarrollo a la Principal Región Cocalera del País?

El VRAEM (Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro) es una de las áreas clave en Perú para el cultivo de coca. Fuente: Wikipedia

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski (PPK), ha propuesto un nuevo plan de desarrollo alternativo para la principal región productora de coca del país con la esperanza de reducir el cultivo de la cosecha ilícita. ¿Es posible que esta medida sea aplicada con exito en esta área históricamente empobrecida?

Hace sólo cuatro años, Perú tenía la ignominia de ser el mayor cultivador mundial de coca, la materia prima utilizada en la producción de cocaína. Sin embargo, los niveles de cultivo se han reducido drásticamente desde un máximo reciente de 62,500 hectáreas en el año 2011 a 40,300 hectáreas en el año 2015, la más baja en 15 años, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (United Nations Office on Drugs and Crime - UNODC).

La región del VRAEM (Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro) - uno de los lugares más aislados y empobrecidos del país - ha sido siempre la región donde se ha producido la mayor cantidad de coca desde el año 2011 y es la única área donde el grupo guerrillero Sendero Luminoso aún permanece activo. La región representa actualmente alrededor del 45 por ciento del área cultivada de coca en el Perú.

Mientras las políticas de erradicación agresivas son aplicadas en otras partes del país, la administración anterior recortó los objetivos en el VRAEM en el año 2014 debido al temor de que el cambio de medio de vida forzado de los agricultores podría conducirlos a las manos de Sendero Luminoso.

Teniendo en cuenta los fracasos del pasado, PPK, quien asumió el cargo en julio, tiene como objetivo el hacer frente a los cultivos de coca de una manera diferente - a través de los programas de desarrollo bajo su propuesta: Corporación Económica del VRAEM. El plan supone la financiación de infraestructuras, proyectos de educación y la agricultura en el VRAEM, con el objetivo de ofrecer medios de vida alternativos viables y sostenibles para los agricultores que cultivan coca.

La parte integral de estos planes, que están incluidos en la campaña electoral, es la propuesta de conceder créditos y asistencia técnica a los agricultores con el fin de facilitar el cambio a un cultivo diferente. PPK espera repetir el éxito de otras partes del país, donde los cocaleros han sido asesorados para formar cooperativas de café con éxito.

PPK afirma que la coca ya no es un buen negocio, y que por lo tanto, ahora es el momento de establecer tales reformas y atraer a los agricultores a otros cultivos - según el presidente, el precio de la coca se ha reducido un 60 por ciento en los últimos tres años.

Sin embargo, los programas de desarrollo alternativos - bien intencionados - que tienen como objetivo lograr que los agricultores dejen de cultivar coca y los cambien por cultivos lícitos, no están exentos de dificultades.

Como señala la Profesora Julia Buxton, entre los problemas que se presentaron en las iniciativas de desarrollo alternativo en otros lugares alrededor del mundo, el principal fue el hecho de que muchos fracasan en contactarse con los grupos más marginados y entender sus motivaciones económicas al formar parte del tráfico ilícito. Por ejemplo, muchas personas pueden hacerlo porque la coca ofrece mejores precios que los cultivos lícitos a largo plazo y la posibilidad de un mercado sostenido es decir, las personas que consumen cocaína.

De hecho, la importancia dada por PPK a la caída del precio de la coca en los últimos años tal vez enfatiza su falta de comprensión del escenario general. La realidad es que si la demanda se mantiene a nivel mundial, entonces la oferta siempre se mantendrá porque siempre existirán lugares a donde ir y personas dispuestas a cultivar la planta - este es el llamado efecto globo, cuando se erradica un cultivo en una determinada área simplemente lo empuja a reaparecer en otra parte . Por ejemplo, mientras que los niveles de cultivo en Perú se redujeron en 17,500 hectáreas entre los años 2012 y 2014, al mismo tiempo aumentaron en Colombia en 21,000 hectáreas.

La coca es particularmente atractiva para los agricultores empobrecidos, ya que se puede cultivar en suelos pobres, a gran altura y sin la necesidad de una infraestructura sofisticada. Además, un cultivo se puede cosechar de cuatro a seis veces en un año, en comparación con los tres años que normalmente se requieren para cosechar granos de café, por ejemplo. Cuando se agrega a esto el hecho de que la demanda está suficientemente asegurada entonces es fácil ver por qué la coca siempre será una opción atractiva, si no es la única opción, para las comunidades andinas empobrecidas que luchan por la supervivencia.

En pocas palabras, el desarrollo alternativo tendrá éxito sólo cuando otro medio de vida se adopte a pesar de la existencia de la coca.

El desarrollo alternativo es una bestia extremadamente compleja y hasta cierto punto las manos de PPK están atadas. Sin embargo, su compromiso con un desarrollo significativo puede ser cuestionable. Como Ricardo Soberón, el progresivo ex jefe de la agencia antinarcóticos de Perú Devida, declaró al dirigirse a los candidatos presidenciales a principios de este año: "No hablen de cómo van a acabar con el narco [tráfico] cuando no hicieron nada cuando ya estaban en el poder".