Políticos de Sri Lanka Luchan por Impedir que el País se Transforme en un Centro de Tráfico de Drogas

Sri Lanka está estratégicamente ubicada en una importante ruta marítima entre el sudeste asiático y Europa

Sri Lanka está estratégicamente ubicada en una importante ruta marítima entre el sudeste asiático y Europa (Fuente: Pixabay)        

Dado que grandes e inusitadas incautaciones de drogas se registran en Sri Lanka, las autoridades están tomando una serie de medidas en un esfuerzo por evitar que su país se convierta en un centro principal de tránsito.

En apenas más de un año, las aduanas de Sri Lanka han detectado seis envíos de alto valor de cocaína que alcanzan los 1.770 kg. Esto incluye 928 kg encontrados en un buque en diciembre de 2016, hasta ahora el más grande decomiso de cocaína en Asia. Estas incautaciones demuestran que el país está siendo utilizado cada vez más como un centro de tráfico, dado que hay poco o nada de mercado local para la cocaína en Sri Lanka. Por esto, es poco probable que los estupefacientes estuviesen destinados a permanecer en el país.

Además, la frecuencia en la detección de heroína también está en aumento. Según informó en marzo la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (INCB, por sus siglas en inglés) de Sri Lanka, "se incautaron 134 kg de heroína entre enero y junio de 2016, en comparación con los 18 kg incautados durante el mismo período de 2015".

El 30 de agosto, el ministro de Orden Público Sagala Ratnayaka alegó que el tráfico de drogas aumentó en Sri Lanka debido a la participación de los Tigres Tamiles, un grupo militante separatista. Afirmó que los Tigres Tamiles utilizaron fondos provenientes del tráfico para financiar sus actividades durante la guerra civil, que duró 25 años y que finalizó en 2009. Desde que terminó la guerra, afirmó, muchos de los miembros del mencionado grupo han continuado con el tráfico ilícito.

Ratnayaka también señaló la ubicación estratégica de Sri Lanka sobre las rutas marítimas entre el sudeste asiático y Europa para explicar por qué el país se había convertido en "un punto de tránsito para los traficantes de drogas a gran escala".

Esto puede estar agravado por el hecho de que los controles de los envíos internacionales son insuficientes. Shanaka Jayasekara, coordinador del programa de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés) en Colombo1, afirmó que las personas contrabandean grandes cantidades de cocaína en los buques y "después de llegar [a Sri Lanka], salen en pequeñas embarcaciones de pesca”, para traer las drogas a tierra firme en forma encubierta.

La política de drogas en Sri Lanka es firmemente prohibicionista. La Oficina Policial de Estupefacientes (PNB, por sus siglas en inglés) expresa que tiene como objetivo "liberar a la sociedad del flagelo de las drogas", y educar a la gente sobre "los males de las drogas". El presidente de Sri Lanka Maithripala Sirisena avaló estas opiniones a principios de este año cuando - en una declaración en su sitio web - prometió "salvar al país y a la gente de la amenaza de la droga".

El presidente Sirisena ha prometido "salvar al país y a la gente de la amenaza de la droga" (Fuente: Wikimedia)

En 2016, en la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre Drogas (UNGASS, por sus siglas en inglés), Ratnayaka describió el plan de Sri Lanka de crear un enfoque polifacético que apunte a la reducción tanto del suministro como de la demanda de drogas, con métodos que incluyan medidas más amplias de lucha contra el tráfico. También anunció que "el objetivo general del gobierno en relación con el problema de las drogas es ambicioso: apunta a reducir el suministro y el consumo de drogas a niveles mínimos para 2020".

Con este fin, el gobierno ha enmendado su política nacional sobre drogas existente desde 2005. En agosto de 2017, las autoridades describieron cómo se había introducido una unidad especial de policía para centrarse específicamente en las cuestiones relacionadas con los estupefacientes. Además, a principios de este año, el gobierno estableció un Centro de Intercambio de Información sobre Narcotráfico para la "difusión precisa de información en las regiones de Asia meridional y del sudeste asiático".

La nación también está recurriendo a sus pares para pedir cooperación. El Presidente Sirisena ha declarado “que muchos líderes estatales a los que conoció durante las visitas de estado le han garantizado su colaboración en las actividades de prevención de la droga".

Recientemente, en la Conferencia del Océano Índico celebrada el 31 de agosto en Colombo, Sri Lanka reiteró su profunda preocupación en torno al narcotráfico y pidió apoyo a las naciones asistentes. En respuesta, la Secretaria de Estado norteamericana para Asuntos de Asia Meridional y Central, Alice Wells, anunció que "también estamos ampliando nuestra relación de marina de guerra con Sri Lanka, con nuestro primer ejercicio naval fijado para octubre". Wells habló acerca de las iniciativas estadounidenses para "mejorar el intercambio de inteligencia entre los aliados regionales y optimizar la consolidación de capacidades en áreas como policía comunitaria, lucha contra los narcóticos, seguridad aérea y análisis forense".

El gobierno de Sri Lanka parece fervientemente comprometido a impedir que el país se convierta en un centro establecido para el narcotráfico. Queda por verse si su enfoque va a alcanzar con éxito el objetivo para 2020 de reducir el uso de drogas a niveles "mínimos".

 

Nota de la traductora: (1) Colombo es la ciudad más poblada de Sri Lanka y su capital comercial. No debe confundirse con Colombia. Fuente: Wikipedia.