¿Qué Puede Aprender Australia de la Visión sobre las Drogas de Portugal?

Fuente: Pixabay

Después de presenciar el éxito de Portugal en su abordaje de las drogas, un político australiano ha requerido la despenalización de los estupefacientes en el Territorio Norte de Australia, que ya ha despenalizado el cannabis.

Jeff Collins, Ministro Adjunto de la Policía, Bomberos y Servicios de Emergencia en el Territorio del Norte de Australia (NT, por sus siglas en inglés), ha pedido que se ponga fin a la criminalización de las personas que poseen drogas para uso personal. Dijo que era importante tratar a estas personas como "individuos que tienen un problema de salud, y no necesariamente un problema asociado a lo delictivo", según un comunicado notificado por ABC.

Los comentarios de Collins surgieron tras completar una visita a Portugal. Durante dicha visita, Collins se reunió con expertos legales y con profesionales de la salud, con quienes discutió la implementación de la estrategia antidroga del país y observó el funcionamiento de las instalaciones para tratamiento y de los servicios de educación sobre drogas, con la esperanza de que tales experiencias pudieran fundamentar su política de abordaje al uso de drogas en el Territorio del Norte.

La decisión de Portugal, que despenalizó la posesión personal y el uso de todas las drogas en 2001, no fue casual. Desde 2001, Portugal ha experimentado una fuerte reducción en los diagnósticos de VIH atribuidos a la inyección de drogas, y las muertes relacionadas con las drogas han descendido significativamente hasta llegar a representar una de las tasas más bajas de la UE. Según datos recientes, el índice de mortalidad inducida por fármacos entre los adultos está apenas por debajo de 6 por millón de habitantes en Portugal, cifra considerablemente inferior a la media de la UE de 20,3 por millón, y asombrosamente inferior a la tasa de 88 por millón de Australia.

Gráfico basado en los datos disponibles más recientes

"Usted tiene aproximadamente el mismo número de personas que usan drogas, pero también tiene más gente en tratamiento [en Portugal], así que si ese es el resultado final del sistema - poner a esa gente en tratamiento en lugar de mandarla a prisión -   entonces, para mí, ese es un programa exitoso ", expresó Collins.

Mientras que la posesión y el uso de la mayoría de las drogas están penalizados en el Territorio del Norte, el mismo estuvo entre las primeras jurisdicciones del mundo que despenalizó la posesión personal de cannabis - hace más de dos décadas, en 1996. Desde entonces, alguien que sea hallado en posesión de menos de 50 gramos de cannabis enfrenta una multa de hasta 200 dólares australianos (123 libras esterlinas, 160 dólares estadounidenses) en lugar de enfrentar un proceso penal.

Los datos disponibles sugieren que este cambio legislativo ha sido un éxito.

"Las tasas de consumo de cannabis en el Territorio del Norte han disminuido significativamente desde 1998 - dos años después de la introducción de la despenalización - con un uso declarado en ese año del 36,5 por ciento de la población, lo que significa que el  índice de prevalencia se ha reducido a más de la mitad en los últimos 17 años, apoyando la evidencia de que la supresión de las sanciones penales no conduce a un aumento en el uso", señala un informe de 2016, Una Revolución Pacífica: La Despenalización de las Drogas alrededor del Mundo, escrito por Release, el centro de conocimientos especializados sobre drogas y leyes de drogas del Reino Unido.

Aunque Collins no especificó a qué fármacos se refería cuando habló de la despenalización, el Territorio - y el país - ha experimentado un aumento en el consumo de metanfetamina en los últimos años. Según el Instituto Australiano de Salud y Bienestar Social (AIHW, por sus siglas en inglés), la tasa de personas que declararon consumo de metanfetamina durante el año pasado se mantuvo constantemente por encima del 2 por ciento (o uno por cada 50 adultos) entre 2010 y 2013.  AIHW informó que durante el mismo período hubo "un aumento en la frecuencia registrada de uso de metanfetamina - el uso diario o semanal aumentó de 9,3 por ciento a 16 por ciento".

El fin de la criminalización del uso de drogas y de la posesión personal podría ofrecer una gran cantidad de beneficios potenciales a las personas que consumen drogas, incluyendo una mejor protección de sus libertades civiles y una reducción de la estigmatización, lo cual, a su vez, podría alentar a las personas mencionadas a buscar ayuda para el uso problemático, como ha ocurrido en Portugal. Sin embargo, se necesitaría más que la despenalización por sí sola para compensar los daños potenciales causados ​​por el uso de determinadas sustancias ilícitas, tales como la metanfetamina. Cabe destacar que un paquete integral de reducción de daños que reduciría muchos riesgos para la salud debería incluir programas efectivos de agujas y jeringas que proporcionan equipos de inyección estériles, y salas de consumo de drogas más seguras.

Jeff Collins es una de las muchas figuras políticas que este año han estado elocuentemente a favor de la despenalización de las drogas, junto a Jeff Kennett, ex-primer ministro de Victoria, y Bob Carr, ex-primer ministro de Nueva Gales del Sur. Sin embargo, no está claro si una reforma progresiva de la política de drogas puede darse en el clima político actual en el Territorio del Norte o, más ampliamente, en Australia. El gobierno nacional se dispone a diseñar un esquema dentro del cual  los beneficiarios de los planes sociales no obtendrán sus pagos si no aprueban los exámenes de detección de drogas, una medida punitiva controvertida que ha provocado críticas por parte de los miembros de la comunidad médica por falta de evidencia que la respalde.