Se Debe Tratar el Uso de Drogas como Problema Sanitario, Dice el Presidente del Sindicato Irlandés de Farmacias

Se ha hecho común ver residuos relacionados con la droga en las calles de Dublín (Fuente:Tony Duffin / Pixabay)

Daragh Connolly, Presidente del Sindicato Irlandés de Farmacias, (IPU, por sus siglas en inglés), ha dicho que las personas con problemas por uso de drogas deberían recibir atención y tratamiento, en lugar de ser criminalizadas.

El 6 de mayo, en la Conferencia Nacional de Farmacias en Dublín, Connolly propuso una moción para que las personas “que sufren drogadependencia” tengan “acceso a un tratamiento integral, que incluya apoyo psicosocial, farmacoterapia y prevención y manejo de problemas de salud relacionados, tales como VIH, tuberculosis, hepatitis viral, trastornos de salud mental y sobredosis de drogas.” 

Connolly mencionó que los miembros de la IPU - cuerpo representativo de los farmacéuticos de la comunidad irlandesa que cuenta con más de 2.200 afiliados - podrían jugar un rol importante en la prestación de la mencionada asistencia.

Afirmó que “los farmacéuticos deben estar a la vanguardia en lo que hace a esta postura de cambio. Nosotros ya proporcionamos la substitución de opiáceos usando metadona; ofrecemos servicios de intercambio de jeringas en zonas de necesidad; proveemos un punto fundamental de contacto con el cuidado de la salud para aquellos cuyos problemas los han convertido en personas marginadas de nuestra sociedad. Queremos hacer más.”

Tony Duffin - Director Ejecutivo de la organización irlandesa Ana Liffey Drug Project, que trabaja para reducir los daños causados por el uso problemático de drogas, elogió a la IPU por brindar su apoyo a la reforma de la ley de drogas. Duffin dijo que “este es un respaldo importante por parte de los farmacéuticos de Irlanda, un grupo fidedigno de profesionales de la salud, en lo que hace a una futura política nacional de despenalización de drogas para uso personal.”

Los comentarios de Connolly son especialmente oportunos, ya que llegan en medio de una continua crisis con el uso problemático de opioides en Irlanda. A partir de 2016, había alrededor de 3.000 personas que se inyectaban drogas sólo en Dublín, de las cuales unas 400 lo hacían en público, según The Irish Times. En promedio, una persona muere todos los días en Irlanda por sobredosis de droga, según Duffin. 

Actualmente, bajo la Ley sobre Uso Indebido de Drogas (1977) de Irlanda, un individuo que sea encontrado en posesión de cualquier droga ilegal - incluida la heroína - puede ser sancionado con pena de reclusión.

Dicha legislación fue implementada aparentemente para disuadir a las personas de usar drogas ilegales; sin embargo, la criminalización de aquellos que usan drogas en forma problemática, puede - de hecho - aumentar el estigma que enfrentan y, de ese modo, disuadirlas de buscar ayuda o tratamiento. Este estigma también puede impedir que las personas que usan drogas accedan a equipos seguros y esterilizados, aumentando así la transmisión de enfermedades infecciosas.

Kathy Maher, que fue Presidente de la IPU hasta abril de 2016, secundó la moción de Connolly, citando el éxito de Portugal en su despenalización de la posesión de droga para uso personal.

Portugal, que descriminalizó la posesión personal de todas las drogas en 2001, “ha visto los beneficios de este enfoque que disminuye daños: por ejemplo, se ha constatado un aumento en el número de personas abusadoras de las drogas que buscan ayuda para su adicción, una disminución en el número de casos de VIH / SIDA, y un ahorro considerable en gastos relacionados con los servicios policiales y judiciales”, dijo Maher.

Maher señaló que el enfoque portugués fue significativamente diferente al de Irlanda, ya que permite a las personas halladas en posesión de drogas evitar la criminalización. Y agregó que “si un individuo es hallado con una provisión de uso personal para 10 días o menos, se le puede exigir que se presente ante la Comisión para Disuasión de Adicciones, en vez de ser procesado.”

El ex Ministro de Estado para Estupefacientes, Aodhán Ó Ríordáin, respaldó la despenalización de pequeñas cantidades de drogas, aunque la postura de su sucesora - Catherine Byrne - si bien es potencialmente prometedora para los reformistas, es menos clara. La nueva estrategia irlandesa sobre drogas, que Byrne está por lanzar en los próximos meses, propone la creación de un grupo para “considerar los abordajes utilizados en otras jurisdicciones en lo que hace a la posesión de pequeñas cantidades de drogas para uso personal”, reporta The Irish Times.

Si dicho grupo toma en cuenta las recomendaciones de la IPU, entonces la despenalización de la droga para uso personal y el tratamiento del consumo de drogas como una cuestión de salud pueden no estar demasiado lejos en Irlanda.