Sexo, drogas y reducción del daño

A selection of erotic drugs, Amsterdam. Source: Dominic Milton Trott

Según nuevos informes, la popularidad del “Chemsex” (referido al consumo de drogas para facilitar la actividad sexual) se mantiene en una trayectoria ascendiente. Desgraciadamente, el diálogo abierto y los consejos de seguridad no han seguido la misma práctica, lo que ha provocado consecuencias inevitables e incluso trágicas.

 

Traté bastante intensamente este tema cuando escribí “The Drugs Users’ Bible” (La Biblia del Consumidor de Drogas). Aun que se sabe que me auto administré 157 drogas diferentes para el proyecto, no se conoce tanto que uno de mis puntos de referencia se relacionaba directamente con el Chemsex.

Por cada planta y químico aplicable, intenté identificar su efecto sobre el apetito sexual, el aguante o la libido en general. ¿Cómo de efectiva era cada droga en mejorar o prolongar mi experiencia sexual? ¿Y lo más importante, cuáles eran los riesgos?

Mis descubrimientos fueron sorprendentes en algunos casos y, dada la atención que pone el libro en la seguridad, documenté problemas de sentido común relacionados con la reducción del daño y el cuidado personal.

 

Las drogas del Chemsex

 

Los efectos y la experiencia cambiaron de manera significante de un tipo de droga a otro. El resumen es el siguiente:

  • Algunos estimulantes (sobre todo anfetaminas) producen el placer orgásmico mas primitivo, prolongado e intenso.
  • Los cannabinoides (cannabis) te ayudan a perderte en el momento y a dejarte llevar.
  • En pequeñas dosis muchos psicodélicos te pueden llevar a lugares diferentes y pueden potenciar la sensación física.
  • Empatógenos, como el MDMA, suelen tomar un camino similar, dejando la cabeza mas silenciosa pero apenas sorprendentemente, con una empatía aumentada.

Sé que mucha gente cita el alcohol y el GHB en este campo, pero yo los veo principalmente como relajantes y no como potenciadores sexuales activos. No los pondría al mismo nivel que a ninguno de los anteriores en este sentido.

 

El Lado Oscuro

 

Si esto parece sonar a invitación para sumergirse y participar, no lo es. Como con la mayoría de los placeres de la vida siempre hay un lado oscuro: en este caso estar expuesto a un peligro significativo. El uso de drogas conlleva riesgo, y el uso de drogas para la satisfacción sexual no es diferente.

Constatando lo evidente inmediatamente, aquí se siguen aplicando los procedimientos de reducción de daño habituales. Os dirigiré a Los 10 Mandamientos para un Consumo de Drogas Seguro para un enfoque general y genérico. 

 

 

 [Transcripción] Los 10 Mandamientos para un Consumo de Drogas Seguro

  1. Investiga, investiga e investiga tu droga de elección. Conoce toda su información relevante incluyendo el tiempo que tardará en afectarte, duración, efectos, datos sobre con que se puede (o no) combinar y posibles contraindicaciones.
  2. Elige tus fuentes con cuidado. ¿Cómo estás seguro de que tu sustancia es exactamente la que esperas que sea y que no está contaminada?
  3. Prueba su pureza: es mas fácil de lo que parece. O haz que la pruebe un tercero. Si no estas 100% seguro de su contenido o su pureza, tíralo.
  4. Considera la dosis correcta y racionalmente. Recuerda que siempre puedes tomar mas si lo necesitas, pero no puedes des-tomar. Tómate tu tiempo y no tomes decisiones apresuradas o te dejes mal influenciar por otros.
  5. Pesa tu dosis con cuidado, no lo hagas a ojo nunca. Invierte y usa una balanza de precisión al milímetro, que te de seguridad y pesa volumétricamente cuando sea apropiado.
  6. Realiza pruebas de alergia; por ejemplo, pon un fragmento muy pequeño debajo o sobre la lengua y controla si surge alguna reacción.
  7. Pregúntate si te sientes bien. Si te sientes mal, enfermo, con baja salud o con dudas sobre esto, no continúes. Esto también se aplica a tu salud mental.
  8. Planea la experiencia y sus parámetros para que no tengas que tomar decisiones precipitadas bajo la influencia. Esto puede incluir: poner un límite, restringiendo el acceso a tomar más; asegurar un ambiente seguro y adecuado.; tener agua, comida y entretenimiento disponibles, etcétera.
  9. Ten el contacto de los servicios de emergencia a mano en caso de necesitar ayuda urgente. Escribe cuánto has tomado y pon la nota en un lugar a la vista sobre tu cuerpo. Si vas a vivir la experiencia con un grupo, encárgate de que haya un individuo que se abstenga por si acaso se necesita ayuda o racionalidad objetiva.
  10. Dale mucho tiempo a tu cuerpo para recuperarse y a tu mente para asimilar la experiencia. En otras palabras, si eres un consumidor habitual, date un tiempo entre sesiones psicoactivas y haz una pausa mas larga entre sesiones si estas usando sustancias de la misma categoría.

 

A esto le añadiría otras consideraciones relacionadas específicamente con el Chemsex:

En algunos casos, sobre todo con estimulantes/anfetaminas, se puede alcanzar un nivel mas alto que no es alcanzable sin la droga. Esto es un cáliz envenenado. Puede causar un gran numero de problemas, haciendo que la actividad sexual normal resulte relativamente insatisfactoria, lo que implica complicaciones obvias y reales en tus relaciones. No arriesgues ni descartes este aspecto: es mas común de lo que imaginas.

Normalmente relacionado con esto, está el deseo por la carga sexual que aporta la droga en cuestión. Añadir esta fuerte estimulación adicional a lo ya existente componente adictivo puede acelerar el camino a la adicción. Sé constantemente consciente de esto y tenlo completamente en cuenta.

Es importante tener en cuenta que bajo la influencia el juicio se deteriora y los eventos pueden desarrollarse rápida y potencialmente sin la reflexión debida. Tomar mucho probablemente no es la mejor idea para un individuo si el otro, o los otros no lo hacen también. Al mismo tiempo, se deberían acordar los parámetros y los limites por adelantado.

Finalmente, el estrés compuesto tanto por el sexo como por las drogas en el cuerpo se debería contemplar cuidadosamente, particularmente para aquellos con condiciones médicas preexistentes.

 

La Ultima Palabra

 

Es un hecho que ciertas drogas pueden aumentar el apetito sexual y mejorar la experiencia en sí. Sin embargo, mi última palabra aquí sería que, aunque complazcas, el mundo real todavía existe y sus riesgos también. No dejes de usar la lógica y practica siempre la reducción de daños. O, alternativamente, mantente alejado.

 

*Dominic Milton Trott, Autor: The Drug Users Bible