Singapur Establece Nuevos Delitos de Drogas con Largas Condenas

Fuente: Hédi Benyounes

El 15 de enero, el Parlamento de Singapur aprobó enmiendas a la Ley de Uso Indebido de Drogas, las cuales introducen una serie de nuevos delitos relacionados con las drogas.

Una vez que se implementen dichas enmiendas, será ilegal proporcionar información a otra persona sobre cómo consumir, producir o vender drogas. Esto será punible con una sentencia máxima de 10 años de prisión en la primera condena, pero sin sentencia mínima. Sin embargo, en una segunda condena, el delito será castigado con una sentencia mínima obligatoria de dos años de prisión.

También tipifica como delito la difusión o publicación de información sobre la “realización de actividades relacionadas con las drogas”, lo cual se castiga con hasta cinco años de prisión y una multa de 10.000 dólares singapurenses. (Código de la divisa: SGD).

Estas infracciones de gran amplitud pueden criminalizar a las personas que proporcionan a terceros información sobre la reducción de daños, en relación con el uso de drogas, situación que priva a muchos usuarios de drogas de las posibilidades de aprender a administrar sus dosis de manera apropiada, de evitar la transmisión de enfermedades infecciosas y de reducir el riesgo de sobredosis.

A modo de justificación de estas enmiendas, el Ministro del Interior y Justicia, K. Shanmugam, dijo:

   “Suponiendo que el perpetrador no tenga conocimiento de la intención del destinatario     de cometer una actividad de drogas. [SIC] Aun así, el perpetrador igual ha causado daño. Ha difundido información sobre la realización de actividades de drogas”.

“Esto puede abarcar una gama de conductas, desde la conducta irresponsable, como publicar información en las redes sociales - vistas por mucha gente - sobre cómo fabricar drogas, hasta la conducta totalmente dolosa, como tratar de enseñar e influenciar a los amigos para que tomen drogas. Debemos tratar de evitar tales comportamientos”.

La modificación legislativa evoca la metodología de Rusia con respecto a la reducción de daños, aunque es más punitiva; una ONG de Moscú, la Fundación Andrey Rylkov, recientemente recibió una multa de 12.000 dólares por distribuir consejos sobre el uso seguro de drogas.

Otras ofensas que acaban de ser creadas en Singapur incluyen dejar drogas al alcance de los niños y presentarle a una persona a alguien que vende drogas, sabiendo que es probable que se lleve a cabo una transacción.

Shanmugam dice que la creación de esta variedad de nuevos delitos va dirigida a combatir las “conductas contaminantes” en la sociedad de Singapur que no habían sido penalizadas con anterioridad.

Una nueva enmienda a la Ley de Uso Indebido de Drogas también cambia la respuesta del estado al uso personal de drogas, lo que aumenta el número de personas que ingresan a “rehabilitación” en lugar de prisión.

Antes de la enmienda, una persona condenada tres veces o más por “consumo de una droga específica o por el delito de no proporcionar una muestra de orina” enfrentaba una sentencia mínima de cinco años de prisión, además de ser golpeada al menos tres veces con una vara. De acuerdo con las reformas, dicha persona será enviada a un centro de detención forzosa para “rehabilitación” por hasta cuatro años.

La evidencia existente sobre los programas de tratamiento por drogas bajo coacción sugiere que tales ordenamientos tienen un impacto perjudicial sobre los detenidos. En 2015, una revisión sistemática de estudios que evaluaban los resultados del tratamiento obligatorio descubrió que tal enfoque podía producir el efecto contrario al de su pretendida intención, dada la posibilidad [existente] de aumentar los daños a la salud y conducir a abusos contra los derechos humanos.

Estas enmiendas marcan una continuación de las estrictas políticas de drogas en Singapur, uno de los 33 países que continúa ejecutando personas por delitos de drogas no violentos.