Sri Lanka Inicia la Primera Plantación de Cannabis Medicinal en Asia

Fuente: Gavin White / Flickr

Sri Lanka comenzará a cultivar cannabis con fines médicos a finales del presente año, anunció el ministro de Salud.

Rajitha Senaratne, ministro de Salud, dijo que planea que se destinen 100 acres1 de tierra de cultivo para plantaciones de cannabis en los distritos centro-norte de Anuradhapura y Polonnaruwa. Se estima que esto producirá 25.000kg de droga por año, la que será usada para el Ayurveda doméstico, un sistema de medicina sudasiático, y para exportar a Norteamérica.

Los agricultores [encargados de] cultivar el cannabis serán contratados por el estado, y la producción será supervisada por los militares.

“Si se diera luz verde al sector privado para el cultivo de cannabis, se requerirían permisos y se deberían imponer otros mecanismos regulatorios. De esta manera, no habrá necesidad de emitir permisos, dado que no hay partes privadas involucradas”, dijo Senaratne al Sunday Observer.

La prohibición del cannabis fue iniciada por colonizadores británicos en Sri Lanka (por entonces llamada Ceilán) a fines del siglo XIX y principios del siglo XX. A pesar de que el país obtuvo su independencia en 1948, la prohibición del cannabis se ha mantenido; la producción, venta y posesión de la droga continúan estando fuera de la Ley de Tóxicos, Opio y Estupefacientes Peligrosos.

Sin embargo, a pesar de la ilegalidad del cannabis, las autoridades han reconocido su potencial terapéutico. Cuando las fuerzas del orden público confiscan remesas, a menudo se asignan pequeñas porciones de las mismas a los profesionales de Ayurveda para preparar medicamentos. Sin embargo, esto ha demostrado ser insuficiente: “Para cuando nuestros médicos nativos obtienen este cannabis, [el mismo] tiene entre cuatro y cinco años y ya ha perdido su eficacia”, sostuvo Senaratne.

Senaratne quiere que los médicos tengan acceso a un cannabis fresco y de alta calidad que, según dice, debe [usarse para] elaborar medicamentos, [en vez de] venderse como material vegetal combustible. “Produce efectos adversos sólo si se fuma; si se usa para jarabe o como fármaco, no tiene efectos nocivos”, afirmó. "[El] mundo occidental está actualmente usando cannabis [para elaborar] los tranquilizantes, los fármacos contra la depresión y otros trastornos psicológicos”.

Este es un paso revolucionario para el país y el continente; actualmente, no hay países en Asia que permitan la producción y venta de cannabis con fines terapéuticos (aunque Singapur ha iniciado recientemente investigaciones médicas sobre los cannabinoides sintéticos).

Los planes de Senaratne han sido respaldados por el comité asesor del Ministerio de Salud, y ahora están a la espera de la aprobación final del gabinete. Él espera que el cultivo comience antes de que concluya 2018.

Nota de la traductora: 1. En el sistema anglosajón, 100 acres equivalen a 40,47 hectáreas.