Subidones legales

La agencia para el control de drogas y drogadicción europea (EMCDDA) ha publicado recientemente su informe anual sobre los problemas concernientes a las drogas en Europa. Además de identificar las consabidas tendencias en materias de tráfico y consumo de las sustancias más conocidas como la cocaína, las anfetaminas, los opiáceos y el cannabis la agencia ha prestado una especial atención al problema del cannabis sintético y   otras sustancias conocidas como “legal highs” o “subidones legales” ya que su continua propagación constituye un serio riesgo en materia de control para los estados miembros donde el numero de sustancias identificado ha pasado de 13 en el 2008 a 31 en el presente año.
  
El término “subidón legal” hace referencia a un gran numero de sustancias abarcando  desde compendios herbolarios o drogas de diseño y “party pills” que son consumidas de diferentes formas (fumadas, esnifadas, ingeridas). En la mayoría de  las ocasiones los “subidones legales” se distribuyen a través de Internet. Sin embargo también hay tiendas especializadas (smart shops) que venden estos productos. La EMCDDA ha declarado que el mercado de los “subidones legales” es muy dinámico y esta altamente estimulado por sofisticadas y agresivas estrategias de marketing. Lo más curioso de este hecho es que, según la información proporcionada por la agencia, los “subidones legales” son generalmente etiquetados incorrectamente con el fin de esquivar controles y esconder cualquier trazo de las sustancias ilegales que contienen.
      
Una nueva de las nuevas tendencias reflejada en el informe es el continuo aumento de la popularidad de  los “synthetic cathinones”, especialmente la mefedrona la cual esta estructuralmente ligada a la anfetamina. La EMCDDA ha demostrado que esta sustancia se encuentra realmente disponible en Internet y que además es  vendida como alternativa a la cocaína o al ecstasy.   Aunque las estrategias de marketing lo promueven como subidones legales también existe la práctica de venderla de tapadillo. Así por ejemplo el informe cita casos donde la mefedrona fue vendida con la etiqueta de “producto para la investigación química o botánica”    “sales de baño” o “alimento para plantas”. En marzo de este año esta sustancia estaba a la venta en 77 diferentes páginas web   inglesas y aunque su prohibición resultó en una disminución de las ventas el suministro de ningún modo se vio afectado ya que a los proveedores se les ocurrió la brillante idea de rebautizar su producto con el nombre “legal high”, Ivory Wave” o “NRG-1” sin informar al consumidor que en realidad estaban comprando drogas ilegales.     

Según los datos presentados en el informe, la EMCDDA ha identificado 170 tiendas online donde se puede comprar “subidones legales” y setas mágicas. Este año el número es casi seis veces mayor que en el 2006 cuando la agencia alertó  de la existencia de 39. Entre los países europeos el mayor número de  tiendas se encuentra en Holanda (38) seguido del Reino Unido y Alemania (20). En los siguientes estados miembros (Polonia, Francia, Hungría, Republica Checa, España, Portugal, Eslovaquia, Italia y Suecia) se han localizado entre una y cinco tiendas online.
 
El cannabis sintético, popularmente conocido como “spice” es el último problema del que el informe se hace eco. La forma mas común de hacerse con el es de nuevo Internet.  En el 2008 químicos forenses descubrieron que el spice no era el perfecto sustituto inocuo del cannabis. Sus conclusiones demostraron que esta sustancia contenía elementos sintéticos psicoativos   imitando los efectos del THC en el cannabis. Debido a las fuertes medidas reguladoras el spice ha sido ampliamente diversificado en contenido y presensación desde el 2009 y el mayor problema que presenta es la escasa información sobre sus efectos aunque todo apunta a que se trate de unas sustancias muy potentes aunque se consuma en pequeñas dosis.