Tribunal de Georgia Falló a Favor de la Posesión de Marihuana, pero ¿Esto Hará la Diferencia?

El tribunal dictaminó que era "inconstitucional" encarcelar a alguien por el uso personal de la marihuana

El tribunal dictaminó que era "inconstitucional" encarcelar a alguien por el uso personal de la marihuana.

Un tribunal de Georgia ha dictaminado que las personas no deben ser encarceladas por la posesión de marihuana para uso personal; Sin embargo, aún es incierto que esta reforma tenga un impacto significativo en moderar las leyes represivas sobre las drogas en el país.

La demanda, iniciada por la Oficina del Defensor Publico (the Public Defender’s Office - PDO, por sus siglas en Inglés) en la ex república soviética, argumentó que encarcelar a una persona por posesión o uso personal de marihuana constituía un "castigo severo y degradante", por lo que era inconstitucional. 

El caso se llevó a cabo en el Tribunal Constitucional de Georgia el 22 de diciembre, y resultó en una decisión favorable para la Oficina del Defensor Público (PDO). En un comunicado, el tribunal dijo que falló a favor de reducir las penas porque las leyes "que se refieren al uso de una pequeña cantidad de marihuana [...] son inconstitucionales". En el año 2015, el Tribunal identificó la cantidad considerada "pequeña" como algo inferior a 70 gramos.

El Tribunal también dictaminó en diciembre que nadie puede ser encarcelado simplemente porque una prueba de orina encuentre evidencia de uso previo de marihuana

A pesar de estos fallos, no está claro si realmente ocurrirá algún cambio.

Zurab Japaridze, ex diputado y líder del partido liberal Girchi, advirtió que las consecuencias del fallo del Tribunal eran ambiguas, ya que "no se han aprobado enmiendas a la ley y como sabemos [las autoridades] no planean hacer cambios serios [a la ley] ".

Japaridze ha pedido la legalización absoluta de la industria de la marihuana del país, y apoya un enfoque similar al del estado de Colorado en los Estados Unidos. Él ha proclamado que su partido "no está luchando para el uso de la marijuana; Estamos luchando por las libertades básicas ".

La campaña para la reforma de la marihuana en Georgia es particularmente notable, ya que la aplicación de políticas duras para delitos de drogas ha sido estricta en la última década.

En el año 2006, a dos años del inicio de la administración del entonces presidente Mikheil Saakashvili, Georgia comenzó a aplicar sanciones estrictas para los delitos relacionados con la marihuana como parte del enfoque de "tolerancia cero" del gobierno a los delitos menores.

Entre las nuevas regulaciones se encontraba el Decreto Conjunto No. 1049-233n, en el que se describen los procedimientos para que las fuerzas del orden tomen muestras de orina de los miembros del público si hay sospecha de uso de drogas ilegales.

Tal y como lo informó TalkingDrugs en octubre, el decreto exige que la persona que resulte positiva en una prueba de uso de drogas pague una multa de 500 GEL ($183), esto es más de la mitad del salario mensual georgiano promedio. Antes del fallo del mes pasado, el decreto también permitía que alguien fuera encarcelado por hasta un año por resultar positivo en las pruebas.

En el año 2006, la introducción del artículo 260 al Código Penal de Georgia tuvo como resultado que una pequeña cantidad de marihuana fuera castigada con hasta 11 años de prisión, mientras que una cantidad grande podía ser castigada con entre siete y 14 años.

En el año 2015, las enmiendas redujeron estos castigos a seis años por una cantidad pequeña, y entre cinco y ocho años por una cantidad grande.

A pesar de la aparente reducción de las medidas punitivas, las personas que cometen delitos relacionados con la marihuana siguen estando amenazadas por el comportamiento extrajudicial de las autoridades. En un ejemplo reciente, un joven, Demur Sturua, se suicidó después de que presuntamente fue víctima de violencia y hostigamiento por parte de la policía después de haber dado positivo por uso de marihuana.

En su nota de suicidio, Sturua dijo que los policías lo golpearon y amenazaron con "acusarme de cosas con las que yo no tenía conexión" si el no les decía "si alguien estaba cultivando marihuana en las aldeas".

De hecho, un informe del año 2013 de Transparencia Internacional advirtió que "la corrupción arraigada [está desafiando] el buen gobierno en Georgia".

El enfoque del gobierno parece no estar de acuerdo con la población en general; Una encuesta gubernamental indica que alrededor del 70 por ciento de la población apoya la despenalización del consumo de la marihuana, así lo informa Democracy & Freedom Watch. Algunos políticos prominentes también han expresado su oposición al statu quo.

El continuo uso de las pruebas de orina, la corrupción y la violencia entre la policía, ponen de manifiesto la ineficacia de las reformas modestas, como la reciente sentencia judicial. Parece que se necesita un enfoque político más claro y concreto para separar la marihuana de la criminalidad.

Existe la posibilidad de nuevos cambios en el horizonte. The White Noise Movement, un grupo de activistas que apoyan la reforma de la política de drogas de Georgia, ha presentado una demanda contra el gobierno en favor de la legalización del cultivo personal de marihuana. El Tribunal Constitucional escuchará el caso el 25 de enero.