Trinidad y Tobago Despenalizará el Cannabis, Se Considera Legalización

Mientras la reforma referida al cannabis arrasa el Caribe, Trinidad y Tobago anunció que llevará a cabo consultas públicas sobre el tema, antes de despenalizar la droga para uso personal en junio de 2019.

A fines de diciembre, el primer ministro Keith Rowley anunció que el cannabis sería despenalizado en todo el país caribeño a mediados de 2019, pero que el gobierno no tenía intenciones de legalizar la droga.

“Esperamos que entre mayo y junio de 2019, la despenalización pueda ser concretada”, dijo a los periodistas. “Hay una gran diferencia entre la despenalización y la legalización de la marihuana. Nos hemos abocado [al tema de] la despenalización. En lo que estamos trabajando ahora es en el método [a seguir] y en lo que eso representa en términos de uso”.

Sin embargo, una declaración reciente del Procurador General sugirió que cabe la posibilidad de la legalización, ya que las autoridades consultan a los interesados ​​del sector público para programar la forma más apropiada [de llevar a cabo] la mencionada reforma.

El 11 de enero, el fiscal general Faris Al-Rawi dijo que su fiscalía organizará próximamente una serie de consultas con expertos, profesionales de la medicina y estudiantes para determinar cómo poner fin a la prohibición del cannabis en el país. En diálogo con la publicación regional Newsday, dijo:

“Si bien el uso del [cannabis] puede tener ventajas de tipo medicinal y dado que hay un cierto grado de activismo en pro de la legalización, creemos que deberíamos escuchar lo que las partes interesadas tienen que decir al ser consultadas, [analizar] los pros y los contras del feedback [que aporten] los interesados directos de la sociedad, para luego tomar una decisión informada”.

Las discusiones a nivel nacional sobre la reforma referida al cannabis en el Caribe se fortalecieron en agosto de 2018, tras la publicación de un informe de la influyente Comunidad del Caribe (CARICOM), una organización regional de quince estados y dependencias. El informe pedía el fin de la “prohibición y de las sanciones penales draconianas” por posesión de cannabis, y aconsejaba a los países que consideraran tanto la despenalización como la legalización.

Trinidad y Tobago

En Trinidad y Tobago, la legalización absoluta ha sido respaldada por varios grupos, incluyendo All Mansion of Rastafari (AMOR), quienes insisten en que la despenalización es insuficiente para combatir los daños de la prohibición. Jesse Daniel, abogado y miembro de AMOR, dijo en una conferencia de prensa en enero que la legalización total - incluida una industria regulada del cannabis y el cultivo personal legalizado - reduciría la violencia entre pandillas y la presión sobre el sistema judicial, al tiempo que mejoraría la economía agrícola del país.

Daniel también denunció al estado por continuar criminalizando a las personas por posesión de cannabis durante el presente período de transición.

“Lo que […] está sucediendo día a día [es que] la policía continúa arrestando a muchos jóvenes por [la posesión de] pequeñas cantidades de [cannabis]. Es como si estuvieran tratando de decir ‘antes de que se modifique la ley, despleguemos una red tan amplia como sea posible para que podamos ver [cuánto] podemos embolsar’”, dijo.

En los últimos años, Trinidad y Tobago sigue a muchos otros países del Caribe en lo que hace a la implementación o planificación de la reforma progresiva del cannabis.

Antigua y Barbuda despenalizó la droga en 2018, y tiene la intención de regular la producción en los meses venideros. Antes de aprobar la ley de despenalización en ese país, el primer ministro ordenó a la policía que pusiera fin a todos los procesos judiciales por uso personal de cannabis, teniendo en cuenta el carácter discriminatorio de la ley hacia la comunidad rastafari en particular.

Jamaica despenalizó la posesión personal y el cultivo de cannabis en 2015, San Vicente y las Granadinas han anunciado planes para crear una industria legal de cannabis medicinal y el primer ministro de Dominica ha exhortado a despenalizar la posesión personal.

Las consultas públicas en Trinidad y Tobago se llevarán a cabo durante enero y febrero, y el gobierno se regirá por ellas para tomar una decisión más concreta sobre el tipo de reforma a implementar.