Trump Se Dice “El Más Entusiasmado” Sobre la Ejecución de Personas que Venden Fentanyl en China

El presidente Trump habla afuera de la Casa Blanca el 15 de Febrero

El presidente Trump alabó el uso de la pena de muerte para las personas condenadas por delitos de drogas, y asegura haber convencido al presidente chino de ejecutar a aquellos que venden fentanilo.

En declaraciones a los periodistas en la Casa Blanca el 15 de febrero, Trump denunció las “tremendas cantidades de fentanilo” – una poderosa droga opioide – que ingresan ilegalmente a los EE. UU. desde China. Hubo más de 28,000 muertes en los EE. UU. en 2017 relacionadas con “narcóticos sintéticos”, según el Instituto Nacional de Abuso de Drogas, y la mayoría de ellas se atribuyeron al fentanilo. Las autoridades estadounidenses afirman que la mayor parte del fentanilo en los EE. UU. es llevado de contrabando desde China.

“El presidente [chino] Xi [Jinping] acordó poner al fentanilo en su lista de drogas mortales, y es una sanción penal. Y la pena es la muerte”, dijo Trump. “Y francamente, es una de las cosas de que más me entusiasma de nuestro acuerdo comercial”.

Trump ha afirmado anteriormente, en Twitter en diciembre de 2018, que el presidente Xi introduciría la pena de muerte por tráfico de la droga, aunque el gobierno chino no declaró explícitamente que lo haría.

China regularmente ejecuta personas por delitos de drogas no violentos, pero el estado no divulga la cantidad de personas que mata. En un informe de 2018 de Harm Reduction International – La Pena de Muerte por Delitos de Drogas – se observó que “las estadísticas sobre sentencias de muerte y ejecuciones [en China] se consideran tan delicadas que siguen siendo un secreto de Estado, lo que hace que sea imposible conocer la verdadera cifra del número de ejecuciones que tienen lugar cada año”.

Durante su discurso en la Casa Blanca, Trump sugirió que EE. UU. tiene un enfoque suave para los delitos relacionados con las drogas, y que la ejecución de personas que venden drogas terminaría con el uso de drogas “mucho más rápido de lo que uno piensa”.

“En su lista criminal, un narcotraficante recibe una cosa llamada la pena de muerte”, dijo. “En nuestra lista de delincuentes, un traficante de drogas recibe una cosa llamada '¿qué les parece una multa?'”.

Contrariamente a la declaración de Trump, la venta de drogas – incluso en pequeñas cantidades – se castiga con largas penas de prisión en los EE. UU. De los aproximadamente 2.3 millones de personas encarceladas en el sistema de justicia de los EE.UU., aproximadamente una de cada cinco (alrededor de 456,000) están encarceladas por delitos de drogas no violentos. EE. UU. es uno de los 33 países que mantienen la pena de muerte por delitos relacionados con drogas en los libros de estatutos, aunque aún no han ejecutado a alguien por tal delito.

El apoyo de larga data de Trump para la ejecución de personas por delitos relacionados con las drogas ha recibido críticas generalizadas de grupos de derechos humanos, sobre todo porque es ilegal según el derecho internacional.

La ejecución de personas por delitos relacionados con las drogas es una violación del artículo 6.2 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos: “En los países que no han abolido la pena de muerte, la pena de muerte puede imponerse solo por los delitos más graves”. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos ha declarado que “'los delitos más graves'... ha sido interpretado para significar solo los delitos relacionados con asesinatos intencionales”.